Stefan Winkelmann (1964) es el nuevo jefe de Audi Sport, la división de la marca alemana para versiones deportivas y competición. Desde 2005 había ocupado el cargo de presidente de Lamborghini, y ahora afronta un nuevo reto.

Winkelmann siempre ha estado entre los directivos favoritos de Car, desde sus primeras apariciones al frente de Lamborghini con sus trajes ajustados. Es curioso pero en Lamborghini nunca ha habido un personaje gris al frente. Desde los hermanos Mimran que controlaron la empresa tras la crisis de finales de los 70 y hasta Tommy Suharto, el hijo del dictador indonesio, antes de que Audi comprara la marca.

Winkelmann parecía una especie de James Bond del mundo del motor, e incluso fue paracaidista en el Ejército Alemán antes de estudiar Políticas. Nacido en Berlín pero criado en Roma, dirigía Fiat en Alemania cuando en 2005 le ficharon para ponerse al frente Lamborghini, una labor en la que ha demostrado su gran valía y gracias a la cual ha recibido varios reconocimientos del gobierno italiano. Ahora le sustituye en la marca italiana Stefano Domenicali (conocido en España de cuando era el jefe de Alonso en la Scuderia), y su nueva misión es expandir y consolidar la división deportiva de Audi, antes llamada Quattro GmbH y ahora rebautizada como Audi Sport. Esta división se encarga del desarrollo, ventas y producción de los modelos R y RS, competición para clientes, artículos de lifestyle y modelos con preparaciones y acabados especiales.

Stefan Winkelmann con nuestro subdirector Guillermo Lahoz.

Siempre se ha dicho de usted que es el directivo alemán más italiano. ¿Ha sido duro dejar Italia para volver a Alemania?

He vivido la mayor parte de mi vida en Italia, y sí, me siento como en casa allí. En términos de cambio de residencia es un pequeño desafío, pero desde el punto de vista laboral es una gran oportunidad, muy interesante, de modo que estoy contento con el cambio.

Qué cosas de las que ha aprendido como presidente de Lamborghini pueden ser buenas para potenciar Audi Sport?

En cuanto al producto y la marca es importante estar muy centrado, porque es fácil enamorarse de estos coches, todo el equipo es de gente muy apasionada, y puedes acabar descuidando algo tan importante como es la rentabilidad. También debes tener claro lo que quieres, una estrategia clara, con un mensaje claro para todos los que trabajan en la empresa. Siempre me ha gustado trabajar en equipo.

¿Donde está Audi Sport ahora y donde quiere que esté dentro de unos años?

Hoy tenemos una gama muy buena, mañana quiero una marca más enfocada en ser un jugador global en el segmento alto del mercado premium de deportivos. Quiero coches muy enfocados en el factor prestigio. Es más importante la exclusividad que el volumen, aunque seguiremos creciendo en ventas, y con una presencia equilibrada en todo el planeta. La deportividad del futuro no es solo decidir entre motores turbo o atmosféricos, sino que deben tener un enfoque sostenible. Ese es un punto muy importante.

 

¿Por qué cree que un cliente compra un R8 en lugar de un Lamborghini Huracán?

(Risas) son dos marcas muy diferentes con diferentes clientes. El R8 es un coche muy prestacional pero también cómodo y usable a diario. El Huracan es un superdeportivo puro pensado para actividades diferentes, más extremo. También tenemos clientes que tienen los dos coches…

 

¿Cual es el modelo de Audi que más le gusta?

Se suele decir que el que acaba de salir, pero tengo debilidad por el RS6, un coche que vale para todo y que representa muy bien lo que somos.

 

En Lamborghini usted impulsó mucho el uso de la fibra de carbono. Que futuro tiene este material en Audi Sport?

En el R8 ya empleamos una estructura híbrida de aluminio y fibra de carbono. Esto ultimo permite mucha rigidez y un bajo peso, pero también es muy caro. También hay que tener en cuenta que, aparte del R8, nuestros coches derivan de otros modelos de serie y solo influimos en ellos en una etapa final de desarrollo, de modo que debemos adaptarnos, no podemos hacer grandes cambios estructurales.

 

Parece inevitable que el futuro a largo plazo sea eléctrico. Cree que la deportividad es compatible con ese tipo de propulsión?

En mi opinión hay dos tipos de deportivos, los superdeportivos puros que no son para usar cada día, y los que ofrecen un equilibrio entre deportividad y comodidad de uso diario. Ahí estamos nosotros, nuestros coches deben poder usarse a diario. Prestaciones, diseño, comodidad y calidad es lo que define a nuestros modelos. Y debemos definir como ha de ser esa nueva deportividad, ya que también deben ser socialmente aceptables.

 

Cual fue el primer coche que condujo?

El Fiat 500 de mi madre, y el primero mío, un Fiat Uno. Después trabajé en Fiat once años…

Cual es su coche de sus sueños? Moderno, clásico, el que sea…

Tras haber trabajado en Lamborghini tiendes a ser muy exigente, nunca es suficiente… el Aventador SV es increíble, pero el RS6 es otro coche que marca la diferencia. Los clásicos me gustan pero reconozco que no tengo paciencia para cuidarlos, etc.

 

Tiene usted familia? Esta casado, tiene hijos? hobbies?

Estoy divorciado y tengo un hijo de 16 años que vive en Ginebra. Me gusta leer, montar en bicicleta y ver a mis amigos.

Donde se hace usted los trajes?

(Risas) voy a un sastre de Turín que conozco desde que estaba en Fiat, no es conocido pero es un buen amigo y me trata muy bien.

 

Esas mujeres morenas espectaculares que Lamborghini lleva a los salones, muchas veces las mismas, las elegía usted?

(Más risas) Cuando empecé en Lamborghini tuvimos el primer casting. Y desde entonces intentamos que sean las mismas chicas, modelos y azafatas, las que asisten a los salones. Iban conociendo a los periodistas, al equipo, y así era más fácil porque ya conocían la dinámica.

Nustro protagonista en 2013 en Frankfurt, durante la presentación del Lamborghini Gallardo LP570-4 Squadra Corse.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres + dos =