La marca germana ha mostrado un nuevo miembro de la submarca eléctrica, el ID R. Este prototipo de carreras tendrá tracción total y ha sido diseñado por la división deportiva de la marca para subir el Pikes Peak, el cual tiene lugar en junio de este año.

El nuevo modelo ha sido concebido para mostrar las capacidades prestacionales de los coches eléctricos modernos, actuando como un estandarte de tecnología que heredará la nueva gama ID de Volkswagen. La producción de la nueva familia eléctrica comenzará al final de 2019 en la fábrica de la marca en Zwickau.

Una serie de imágenes renderizadas por ordenador han sido mostradas a través de las redes sociales de Volkswagen, mostrando un vehículo estilo coupé de carreras 100% eléctrico, el cual adquiere apariencia de un coche prototipo de LMP1. Tiene un paquete aerodinámico que incluye un splitter frontal ajustable, junto con una aleta trasera que nace en la parte trasera el techo y muere en el spoiler posterior. De la misma forma, a la carga aerodinámica generada por el alerón trasero se une el difusor múltiple.

A estas imágenes le sigue la confirmación oficial por parte de Volskwagen en octubre de desarrollar un coche para el Pikes Peak. “Queremos estar a la vanguardia de la movilidad eléctrica con la familia ID”, afirma Frank Welsch, jefe de desarrollo de Volkswagen. “Compitiendo en la subida más famosa del mundo con el ID R, Pikes Peak no solo tiene un significado simbólico, sino que también es una oportunidad para impulsar el desarrollo de los coches eléctricos”.

A pesar de que todavía no tenemos confirmación oficial sobre sus prestaciones, el nuevo coche de carreras utilizará dos motores eléctricos -uno en cada eje, para proporcionar tracción total-. De la misma forma, hereda el diseño de los modelos de producción de la compañía, el ID Crozz, ID Buzz y el ID Vizzion concept.