La marca germana está trabajando duro para refinar el diseño del Volkswagen I.D R antes de su intento por establecer un nuevo récord en Nordscheife. El gigante alemán hizo debutar a su prototipo al año pasado, el cual destrozó todos los récords en la subida del Pikes Peak.

Este año, el Volkswagen I.D R se enfrentará a las más de 100 curvas del “Infierno Verde“, con el fin de conseguir alzarse como el coche eléctrico más rápido del planeta. Mientras que el I.D R es más que capaz de mejorar el récord existente aún en la configuración preparada para Pikes Peak, Volkswagen está desarrollando nuevos elementos específicos para es asfalto.

 

La aerodinámica, un punto fundamental

Uno de los grandes cambios que se realizarán en el coche es un nuevo alerón trasero. Este incorporará un sistema parecido al que montan los Fórmula 1, apodado DRS (Drag Reduction System). Con un solo botón, el piloto podrá aumentar la velocidad punta en ciertos momentos o, por otro lado, priorizar la carga aerodinámica.

La firma ha estado testando sus nuevos componentes aerodinámicos en el I.D R en el túnel del viento. Algunos de estos, han sido construidos gracias a las impresoras en 3D.

Una de las grandes diferencias entre Pikes Peak y el circuito de Nordschleife es que este último “solo” está a 600 metros por encima del nivel del mar. Sin embargo, el Pikes Peak se encontraba a 4.302 metros en su punto más alto. Volkswagen ha adaptado el suelo del vehículo y ha mejorado la carga aerodinámica delante también con un nuevo splitter.

El Volkswagen I.D R será conducido por Romain Dumas, el cual intentará destronar al actual rey de los vehículos eléctricos, el Nio EP9. Este paró el crono en 6:45.90 minutos. La vuelta más rápida en el “Ring” es de 5:19. 55 minutos, establecida por el Porsche 919 Hybrid Evo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

9 + nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.