En un mundo industrializado al máximo nivel, donde las producciones son cada vez mayores y poco a poco se pierde la exclusividad, cada vez más marcas intentan rescatar esa filosofía de tener algo único y personal. Porsche lleva haciéndolo desde 1986 cuando arrancó su programa Porsche Exclusive, dedicado a aquellos clientes exigentes que quieren hacer de su Porsche un vehículo único y especialmente diseñado para ellos. Es por eso que ahora, la casa alemana rebautiza a este departamento bajo el nombre de Porsche Exclusive Manufaktur, una sección de su fábrica de Zuffenhausen que arranca con este nuevo nombre con el Porsche 911 Turbo S Exclusive Series como principal protagonista.

Un protagonista del que nos explicaron algunos de sus más interesantes procesos de montaje y elaboración, para entender que tiene de especial un Porsche cuando sale de esta sección y por qué el cliente debe desembolsar una cantidad extra que para muchos podría parecer excesiva, pero después de ver el trabajo y la tecnología que llevan detrás, está más que justificado. 

Para empezar a transformar el 911 Turbo S en el Exclusive Series, en Porsche Exclusive Manufaktur diseñan una serie de elementos especiales. Dos de ellos son el techo y el capó en fibra de carbono. Pero una vez creadas ambas piezas, estas deben ser pintadas en el mismo color que el coche, pero dejando a la vista las franjas centrales de fibra de carbono. El cliente podrá elegir entre varios colores, el Golden Yellow Metallic, creado especialmente para el modelo y un color gris, uno blanco, y a partir de 2018 un negro, rojo y azul especiales. El proceso es muy complejo y se requieren 3 semanas para pintar y secar tanto el capó como el techo, tapando las dos franjas que dejarán a la vista la fibra de carbono, aplicando la pintura y después, mediante un proceso de lacado y lijado se consigue un resultado mediante el cual la pieza queda lisa, con la pintura y el carbono sin resalto, todo perfecto y a la misma altura. 

La fibra de carbono aparece en muchos más elementos del Turbo S Exclusive Series. Los retrovisores, solo en la carcasa, están hechos en este material, con la base en el color de la carrocería. Los faldones laterales también están acabados en carbono, como también el protector de la admisión sobre la tapa del motor. Este Turbo S tiene un aspecto ligeramente diferente a un modelo estándar, contando con unos paragolpes específicos y el Aerokit que cuenta con el alerón especial. En este, la parta extensible es de carbono visto. A ambos lados del coche, junto al paso de rueda delantero, cuenta con dos placas identificativas de Porsche Exclusive Manufaktur, hechas a mano, ligeramente curvadas y que se pintan de forma artesanal. 

En su zaga, la doble salida de escape con dos colas a cada lado también es especial, con un difusor de carbono específico y las colas en titanio, de forma rectangular más anchas y especialmente diseñadas para el modelo. Otro elemento exclusivo son sus llantas de 20 pulgadas. Estas requieren un proceso especial de pintado. Primero se bañan del color exclusivo dorado, después se pintan toda de negro tapando la capa anterior. Para lograr ese borde dorado que se ve, se elimina la pintura negra mediante un láser guiado por ordenador, dejando a la vista la capa inferior. Sólo se pueden elegir en este acabado o completamente negras, y siempre serán de cierre con monotuerca. Para el secado se precisan 4 días de espera. Además sus pinzas de freno van pintadas en color negro con las letras en dorado, una combinación exclusiva.

Porsche Exclusive Manufaktur

Dentro Porsche Exclusive Manufaktur también ha imprimido su sello, con una serie de elementos que combinan con el exterior y hacen que crezca su valor de colección. La tapicería será de color negro con las costuras, los pespuntes y otra serie de elementos en contraste del color dorado del exterior. En los asientos se cuenta con un diseño especial, dos franjas en el respaldo hechas a base de perforaciones con el color dorado de fondo. Fue un proceso complejo crear ese patrón nos dijeron los técnicos de Porsche Exclusive, pues los asientos pueden elegirse calefactados y ventilados. En los reposacabezas integrados se cuenta con un bordado de Turbo S y el techo, forrado en Alcantara negra, se incluye el mismo patrón de las dos franjas, como si las del exterior del techo calara por dentro. Porsche es consciente de que es una decoración interior algo especial, y como opción sin coste, se puede elegir un “pack neutralizador” que suprime todos esos detalles dorados del tapizado y el techo.

El cuentarrevolciones incluye el mismo diseño de las dos franjas, y una placa identificativa con el número de unidad se encuentra en la parte frontal del salpicadero, una moldura de fibra de carbono, delante del copiloto. El nombre de Exclusive Series también aparece en una moldura de fibra de carbono en el umbral de la puerta y que está iluminada. 

Como os contamos en su día, Porsche pensó que para añadir más exclusividad al Turbo S Exclusive Series podría venir acompañado de dos exclusivos accesorios. Uno de ellos es un set de equipaje diseñado especialmente para el coche. Confeccionado en la misma piel y costuras dobles del interior del coche, el kit consta de cuatro piezas, como una bolsa de ropa, un maletín grande, uno más pequeño y una segunda bolsa de menor tamaño. Además se pueden unir la bolsa pequeña y el maletín y formar una del mismo tamaño que la bolsa grande. El diseño de estas cuenta con el mismo patrón de las franjas doradas el interior, incluso la cinta para colgarte la bolsa es del mismo material que los cinturones. Además hay elementos en fibra de carbono como el cierre. Un cierre especial denominado “fit-lock” que para abrir necesita un movimiento de giro, pero que se cierra solo al soltar el enganche. El coste del set son algo más de 6.000 euros.

Y el colofón final lo pone el exclusivo cronógrafo de Porsche Design Timepieces. Esta compañía, Porsche Design, ya fue creada en 1972 por Ferdinand Porsche, todo un amante de los relojes. De hecho, él mismo diseñó en aquel entonces un crónografo inspirado en las carreras, de color negro y con los números blancos. Ahora operada por una filial suiza, Porsche Design elabora y diseña los relojes según los estándares de calidad de la propia marca automotriz. En este caso, este reloj cuenta con una función flyback. Ha sido creado solo para quienes adquieran el 911 Turbo S Exclusive Series y emplea los  mismo materiales que el coche. El rotor posterior tiene el mismo diseño que la llanta y la esfera superior con las manecillas y los números tiene el mismo dibujo que el coche, portando para este el mismo color del coche, con los seis colores de carrocería disponibles. Además, si el cliente no quiere el reloj, que cuesta unos 9.000 euros, este no se fabricará. 

Pudimos ver allí, en la Porsche Exclusive Manufaktur el nuevo Turbo S Exclusive Series, así como sus accesorios y comprobar de primera mano la calidad que la marca alemana imprime a sus productos, ya no solo sus vehículos, sino lo que les rodea. Además junto al moderno Turbo S había un raro especimen también salido del departamento de Porsche Exclusive en su momento, un 964 Turbo S Lightweight, una joya única procedente del museo Porsche del que solo hay 86 ejemplares y que ya en 1993 rendía 386 CV. 

Después de conocer el proceso de fabricación y toda su magia, además de poder verlo en primera persona y saber que solo habrá 500 unidades del Turbo S Exclusive Series, los más de 300.000 euros que cuesta este 911 con sus accesorios no parecen tan descabellados, y es que hoy en día, hay pocos centros en el mundo como Porsche Exclusive Manufaktur dónde se preste tan atención a los detalles y a los clientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.