- Publicidad -

Parece que la marca de lubricantes de alto rendimiento se ha propuesto conquistarnos a base anuncios, o más bien pequeños vídeos dignos de una película de acción. Acostumbrados a verlos desafiar las leyes de la física y la velocidad en su tierra natal, Pennzoil se ha animado a cruzar el charco para una nueva entrega de sus vídeos en los que un misterioso piloto “rescata” deportivos atrapados. Aquí el protagonista es un BMW M4 CS, amarillo claro está, que huirá del Infierno Verde a golpe de gas y entre humaredas de derrapes vertiginosos.

Ya nos habían demostrado lo que saben hacer con coches como un Dodge Viper, o como se puede hacer derrapar un animal de devorar rectas como el Dodge Challenger Demon y sus 850 CV, pero ahora se han atrevido a desparramar por el circuito más peligroso y a la vez admirado del mundo, Nürburgring.

Hay que tener muchas manos y mucho arrojo para llevar de lado por el famoso Karussell a todo un portento de la deportividad como es el BMW M4 CS. Es todo un M4 más radical y agresivo, sin llegar al extremo del M4 GTS. Aquí se ahorran solo 35 kg de peso gracias a un capó, techo y maletero de fibra de carbono, así como ciertos elementos de su interior, donde de serie no tendremos ni asientos eléctricos, ni navegador. Además su bloque de 3.0 litros biturbo de seis cilindros en línea rinde 460 CV y 600 Nm de par, lo que lo catapulta de 0 a 100 km/h en solo 3,9 segundos.

Pennzoil BMW M4 CS

No se nos ocurre mejor coche para un vídeo así que este M4 CS, radical, bruto y potente, como los vídeos que Pennzoil lleva haciendo desde hace más de un año. Ahora solo nos falta esperar a ver que nos deparará el siguiente capítulo, que montura y escenario. ¿Seguirán por Europa o volverán a casa?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.