- Publicidad -

El pasado fin de semana asistimos en la localidad catalana de Arenys de Munt la V Subida en cuesta “Coll de Pollastre”, un evento que  tras una década sin realizarse, ha vuelto con mucha fuerza recientemente. Organizado por ADM Racing Division y A fondu Competició, esta ha sido la primera prueba puntuable para el campeonato de Cataluña de Montaña de 2019.

Más allá del éxito de participación del evento en sí, fuera de cualquier duda, la afluencia de visitantes también fue muy notable, convirtiendo Arenys de munt en una Ciudad del motor por un día. Entre los coches que tomaron la salida hubo auténticas joyas, entre los que se pudieron ver Córdoba WRC, Alpine A110, numerosos Porsche, Audi Quattro, Ferrari entre otros coches de todas las épocas.

Hasta aquí nada que pudiera diferenciar este evento de cualquier otra subida en cuesta que se celebre en el territorio nacional. Sin embargo, hubo una particularidad que hizo de este un evento pionero desde el punto de vista medioambiental, algo de lo que la sociedad actual está especialmente sensible.

Coll de Pollastre

A pesar de los muchos litros de gasolina quemados por toda la caballería que se desplegó sobre el asfalto, según los cálculos de la organización, el evento concluyó con un balance neutro en cuanto a emisiones de Co2, ¿Cómo es eso posible? Mediante una colaboración entre la organización de esta competición y la empresa  SolarProfit, líder en instalaciones de autoconsumo fotovoltaico.  Los organizadores calcularon el impacto medioambiental de la subida en relación con los coches participantes y las emisiones emitidas. Tras dicho cálculo se adquirieron bonos de carbono en el mercado libre para compensar dichas emisiones y poder conseguir ese balance neutro.

Otra particularidad del Coll de Pollastre fue que, coincidiendo con la celebración de la prueba, se celebró paralelamente un evento idéntico pero virtual dentro del marco del campeonato de subidas de uno de los simuladores de conducción más populares del mundo: el Assetto Corsa. Para ello el recorrido real fue escaneado con laser in situ y convertido en un circuito jugable de este famoso juego guardando un 100% de fidelidad con la realidad. El éxito de esta prueba virtual fue igualmente notable con centenares de participantes de todo el mundo inscritos.

No queda duda pues, que  la “Pujada al coll de Pollastre” que significa literalmente “Subida a la cuesta del Pollo”, fue un gran éxito, sobre todo gracias al buen trabajo de sus jóvenes organizadores y numerosos voluntarios que consiguieron completar un evento impecable, consolidándolo como una cita ineludible en el calendario de subidas en cuesta.

Texto por: Dani Blasco

1 Comentario

  1. Estuve allí y fué genial,¡espero que el año que viene lo vuelvan a hacer! El campeonato de montaña estava en decadencia y esta prueba está entrando por todo lo alto… No me quiero ni imaginar como será la sigüiente edición, en pocas pruebas de montaña la gente acampa toda la noche para estar en el mejor sitio…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.