- Publicidad -

El Urwek UR T8 es un reloj, como ellos denominan, transformable. Con un sistema de protección de la esfera que no deja de recordarme, como ellos mismos reconocen, el sistema de los Reversos de Jaeger-LeCoultre, aunque con un giro de 180 grados de la caja y el toque evidente de Urwerk.

La forma de presentar la hora es la habitual en muchos de los modelos de Urwerk. Tres satélites con cuatro horas cada uno giran sobre sí mismos y a su vez sobre un eje central que avanza sucesivamente en la escala de 0 a 60 minutos en un arco de 120 grados en su esfera.

Otra característica técnica única de este Urwerk es el control neumático del sistema de cuerda automática. Una veleta rotatoria conectada al rotor de cuerda absorbe cualquier movimiento repentino y violento del rotor sin poner en peligro la eficiencia de la cuerda.

Dispone de una caja con una forma irregular y bastante grande realizada en titanio de grado 5 con recubrimiento en PVD negro y con una hermeticidad de 3 atmósferas. Dispone de un movimiento mecánico automático UR 8.01 que late a 28.800 alternancias y que tiene una reserva de marcha máxima de 50 horas.

El Urwerk UR-T8 está disponible en una serie inicial de 60 piezas con un precio de 100.000 euros. Un reloj que a nadie deja indiferente, lo amas o lo odias. Yo, como casi todas sus creaciones, lo amo y mucho. Fue amor a primera vista.

Por: Alfonso Escámez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.