- Publicidad -

Tras asistir recientemente a la presentación de la temporada 2019 de las Porsche Classic Series en el Centro Porsche Barcelona, en esta ocasión os contamos la experiencia desde dentro tras haber participando en la primera prueba del campeonato del presente año.

Este campeonato de regularidad ha visto como en los últimos años, y coincidiendo con el impulso de Centro Porsche Barcelona como sponsor principal, aumentaba notablemente tanto el nivel de coches inscritos como el fenomenal ambiente que rodea todas sus citas. Es por ello que en esta jornada que tengo por delante espero encontrarme un ambiente muy animado una vez llegue a Castellolí.

Sin embargo, circulando la A2 dirección al circuito ya empiezo a encontrarme con otros Porsche por la carretera en el mismo sentido de mi marcha, en lo que es una pista de lo que me encontraré una vez en el propio circuito.

Llegamos al circuito antes de las 9 de la mañana. Los primeros rayos de sol se agradecen en el paddock considerando que estamos en pleno febrero y que la noche ha sido fría. Decenas de Porsche de todas las épocas ocupan gran parte de este espacio, llenándolo de color. Entre tanto alemán, también hay que destacar la presencia de numerosos Alfa Romeo que dan su toque italiano al evento.

Es la hora de las verificaciones de los coches inscritos a la prueba, momento que aprovecho para desayunar en el espacio habilitado por la organización. Hay que coger fuerzas. A continuación se celebra el briefing en el Hospitality de Centro Porsche Barcelona, de asistencia obligada, para recibir las instrucciones para todos los pilotos antes de salir a pista en la primera manga de entrenamientos.

Porsche Classic Series

Mi coche para correr hoy es uno de los Porsche 924 de Julià 911, y cuenta con una preparación tan simple como eficaz. Suspensiones de competición, barras estabilizadoras, árbol de levas cruzado y unas trompetas para mejorar el rendimiento del motor de furgoneta con el que venían equipados los 924, tan criticados en su momento como importantes para la historia de Porsche, que vió saneada su situación económica gracias al éxito de ventas de este modelo.

La primera manga tan sólo es de 45 minutos, durante los cuáles debes conseguir rodar en el ritmo constante que te permita concretar el tiempo de vuelta con el que luego tendrás que rodar de forma constante. Parece fácil, pues no es necesario ir al límite, pero la realidad es muy distinta y la práctica poco tiene que ver con la teoría. Puedes intentar rodar cómodo marcándote puntos de referencia de frenada, mantener el régimen de revoluciones según el punto del circuito en el que te encuentres con el fin de marcar siempre el mismo tiempo de vuelta. Sin embargo, la presencia en pista del resto de participantes a distinto ritmo obliga a cambiar trazadas, perder tiempo en algunos momentos y tener que ganarlo en otros. Pero ahí está la gracia.

Tras los entrenamientos, la primera tanda en la que cuentan los tiempos es de 1 h 30 min, en las que los dos pilotos de cada coche hacen sendos stings. Toda la tanda transcurre sin incidentes, y quedo satisfecho, aunque tras comprobar los tiempos confirmo lo que me temía. Mi pasión por la velocidad me traiciona, y lejos de ser constante he estado rebajando el crono en cada vuelta de la primera a la última en que he estado en pista. Qué le vamos a hacer, al menos disfruto mucho. Aunque no sólo conduciendo.

Porsche Classic Series

Tras dejar el volante, el simple hecho de darte una vuelta por el pit lane y por el paddock es en sí una experiencia magnífica para cualquier amante del olor a gasolina. Porsche 911, 968, 924, 914, y entre todos, algo muy especial. Un coche que impresiona y que me acerco a ver de cerca porque no tiene desperdicio. Un Porsche 917. Aunque se trate de una réplica moderna, réplica que supera los 600.000€, se trata de un coche idéntico al 917 original, una pieza de la historia de Porsche que a día de hoy se llega a subastar por 20M de €.

Porsche Classic Series

Contemplando tanta joya y mientras en pista corren los deportivos modernos y las motos clásicas, se hace la hora de comer. A continuación llega la segunda tanda de 2h y media para volver a pista. De nuevo toca ponerse el casco y salir a quemar gasolina y soltar adrenalina. Sabiendo que la posibilidad de hacer un buen papel en la competición es inexistente,  esta vez intento ser más regular que en la primera manga, aunque para hacerlo intento rodar sistemáticamente a fondo para mantener un ritmo más constante. Y lo logro bastante comparado con el primer sting. Por supuesto que el objetivo de participar en cualquier competición automovilística tiene que ser ganar, pero como las opciones son nulas me aferro a aquello de “lo importante es participar” y me centro en disfrutar de la conducción en circuito sin presión. Las Porsche Classic Series son, en este aspecto, una opción para disfrutar enormemente incluso si no estás luchando por la victoria, una experiencia sin duda muy recomendable que repetiré.

Con el fin de la segunda tanda, termina la jornada en pista, para pasar directamente y con mucha expectación a la entrega de trofeos. Tras una jornada muy disputada, estos quedaron así.

Porsche Classic Series

Joan Alabart (Golf GTi) fue el más regular de la jornada, por delante del vigente campeón Jaume Campreciós (Porsche 968) y de Carles Miró (Porsche 924), ambos del Team Porsche Barcelona que volvió a llevarse el Trofeo Escuderías. El trofeo padres e hijos fue conquistado por Néstor Lopez-Néstor Lopez. Olivier Bosio-Jean Jacques Peyraud, con su espectacular Porsche 917 con los colores de la victoria en Le Mans 1970, fueron los vencedores del “Two Players, y por último Carles y Carla Miró se hicieron con el trofeo Porsche Gentlemen.

Tras la entrega de trofeos tocó poner punto y final a la jornada para volver a Barcelona, aunque con el buen sabor de boca de haber vivido desde dentro esta bonita experienciq dentro de las Porsche Classic Series. La próxima cita de Porsche Classic Series será de en Calafat, el próximo 30 de mayo así que tocará hacer un hueco en la agenda.

Porsche Classic Series calendario

Empiezan las Porsche Gentlemen Series

Este pasado fin de semana se estrenó en Castellolí, y con una notable expectación, una nueva competición de regularidad en circuito dedicada a los Porsche modernos, promovida por Centro Porsche Barcelona.

Porsche Classic Series

Este campeonato, que contará con 6 citas durante el 2019 siempre de la mano de las Porsche Classic Series, pretende convertirse en una cita ineludible para los propietarios de deportivos modernos de la marca alemana que deseen disfrutar de su coche en circuito. Contando con una normativa equivalente a las Classic Series, las “Gentlemen Porsche” constan con 2 mangas de regularidad en la que sus pilotos tienen que rodar marcando el mismo tiempo vuelta por vuelta de forma constante. La duración de las mangas es, sin embargo, más reducida que en el caso de los clásicos, como también es más reducido el precio de inscripción a estas pruebas, lo cuál supone un aliciente más para apuntarse.  Los vencedores de esta primera prueba de la temporada fueron Jose Luis y Carla Marcó, que superaron al resto de participantes con su Porsche 911 991.

Todo apunta a que esta primera temporada de las Gentlemen Porsche será el inicio de un campeonato de éxito que de bien seguro se afianzará en el calendario.  En cualquier caso, nosotros ya hemos quedado seducidos y no sólo seguiremos los progresos de esta competición muy de cerca sino que en alguna de las próximas citas os acercaremos una crónica desde dentro.

Texto por: Dani Blasco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.