La marca americana sigue sin alcanzar los objetivos de producción con respecto a su nuevo modelo, el Tesla Model 3, pero parece que poco a poco la marca está aumentando el número de unidades del que será el vehículo más vendido -con toda seguridad- de la marca.

Tesla describe al primer trimestre de 2018 como “el trimestre más productivo de su historia”, con un total de 34.494 coches producidos. Solamente 9.766 de estos pertenecen a la gama del Model 3 -el resto se dividen entre el Tesla Model S y el Model X-.

Vista trasera del Tesla Model 3.

Solamente la semana pasada salieron 2020 unidades del Model 3 -quedando ligeramente por detrás del récord de 2.500 unidades por semana que hicieron el año pasado. Para la semana que viene otros 2.000 ejemplares del modelo más “asequible” de la marca.

Basándose en los resultados obtenidos en el primer trimestre de este año, la firma americana espera que la producción del Model 3 “comience a subir de forma rápida” en los próximos tres meses. El objetivo es producir un total de 5.000 coches por semana para el comienzo del tercer trimestre de 2018. A pesar de ello, no han garantizado que llegarán a esa cifra para esa fecha, pero afirman que los próximos tres meses serán muy positivos para la marca.

Junto con las cifras de ventas, Tesla utilizó su informe trimestral para destacar la “calidad del Tesla Model 3 que ya está saliendo de la cadena de montaje”, argumentando que tienen el porcentaje de satisfacción en sus clientes más alto de la historia, con un 93%.

El Tesla Model 3 es la nueva berlina compacta de la marca, la cual pretende establecer un nuevo estándar dentro del segmento. Con un precio de partida entre los 30-40.000 euros, el nuevo modelo de la marca americana presenta unas cifras muy notables en el ámbito de los coches eléctricos; el 0-100 km/h en solo 5,6 segundos, junto con una velocidad punta de 210 km/h; todo ello alimentado con baterías de 50 y 70 kWh, que le conferirán una autonomía estimada de más de 400 kilómetros.