Tag Heuer presenta una nueva versión modernizada de su Tag Heuer Carrera Chronographe Tourbillon. Un diseño contemporáneo que cuenta con dos de las complicaciones más famosas de la relojería tradicional: un tourbillon y un cronógrafo. El movimiento va alojado en una magnífica caja (45 mm) de cerámica azul noche, adornada con un bisel y unas asas también de cerámica. Su movimiento Heuer 02 Tourbillon con reserva de marcha máxima de 65 horas pueden observarse por la parte trasera de la pieza.

 

Para los acabados se han utilizado el pulido, el cepillado y el pulido con chorro de arena para lograr un resultado elegante, moderno y acorde con la elevada calidad tecnológica de la relojería suiza. El sello «Tête de Vipère» se encuentra estampado en el puente y puede verse a través del cristal de zafiro del fondo de la caja.

Tag Heuer Carrera Chronographe Tourbillon se completa con una fantástica correa de piel de aligátor negra cosida sobre caucho con pespuntes en azul que ofrece un aspecto deportivo y estilos, muy Tag Heuer.

Símbolo de la tecnología, excelentes calidades, rendimiento y savoir-faire de la manufactura y dominio total de los procesos industriales, el TAG Heuer Carrera Chronographe Tourbillon Chronomètre «Tête de Vipère» enriquece a la perfección el ADN y los códigos de Tag Heuer.

Este Tag Heuer Carrera Chronographe Tourbillon es una edición inédita, limitada a 155 piezas y homenaje a sus 55 años de historia.

Sello «Tête de Vipère»:

En 1897 el Observatorio de Besançon estampó por primera vez el sello «Tête de Vipère» en un cronómetro. Prueba de la elevada calidad metrológica de un reloj, este emblema es un símbolo de excelencia y precisión inigualable. Abandonado en los años 70 se volvió a utilizar de nuevo en 2006, el sello «Tête de Vipère» se ha estampado desde entonces en tan solo 500 piezas. Para obtener este certificado de excelencia, cada reloj, una vez montado por en su totalidad, se somete a un protocolo de 16 días de prueba en cinco posiciones y a tres temperaturas distintas.

El Observatorio de Besançon, en nombre de la Oficina Internacional de Pesos y Medidas, es el único organismo público e independiente habilitado para revisar los cronómetros. Más que una prueba de calidad y precisión, este sello valida un savoir-faire técnico que raza la perfección. De hecho, el sello certifica el reloj en su conjunto y no solo el movimiento de la pieza.

Precio: c.p.v.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 20 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.