- Publicidad -

Suzuki goza de una gama de modelos compactos de lo más práctica y variada, pero es que en la renovación ha incorporado versiones micro-híbridas de la mano de sus sistema Smart Hybrid Vehicles by Suzuki (SHVS). Una hibridación muy sencilla y compacta que casi no notaremos en marcha pero que a final de mes cuando toque rellenar el depósito, sí que nos daremos cuenta de sus beneficios.

El planteamiento técnico no es muy complejo, pues el sistema SHVS se compone de un pequeño motor eléctrico de 3 CV ubicado en el alternador denominado Integrated Starter Generator (IGS), así como de una batería de ion-litio también de reducido tamaño. Este sistema híbrido es un apoyo al motor de combustión, un híbrido puro, ya que no puede circular solo con el motor eléctrico. Es perfecto para los modelos que plantea Suzuki, pues está presente en el Ignis, el Swift y el Baleno, todos modelos compactos que ya contaban con una eficiente gama de motores pero ahora ofrecen esta nueva posibilidad.

El Suzuki Ignis 1.2 SHVS GLX tiene un consumo de solo 4,3 l/100 km. Tiene un precio de 15.620 euros.

El funcionamiento del sistema micro-híbrido es sencillo. En determinadas situaciones este apoya al motor de combustión, en este caso el DualJet de 1.2 litros atmosférico y el 1.0 Turbo solo en el Swift. En el primero la potencia es de 90 CV y en el segundo de 110 CV. El motor eléctrico ayuda al térmico en los arranques desde parado, donde se genera un gran consumo de combustible.

La batería de iones de litio suministra energía al IGS que conectado a la correa de distribución ayuda a la salida desde parado, haciendo el arranque más silencioso y suave. El IGS entra en acción en cuanto pisamos el embrague en parado. Para recuperar la energía usada en el arranque, el sistema micro-híbrido SHVS se sirve de la frenada regenerativa, y además, a menos de 15 km/h el motor se apaga cuando ponemos Neutral, ahorrando así más combustible.

Gama muy eficiente

Consumo medio del Suzuki Swift 1.2 SHVS GLX es de solo 4 l/100 km. Tiene un precio de 16.170 euros.

En el Ignis y el Swift la presencia de este sistema es más notable que en el Baleno, especialmente en las salidas, donde comparado con versiones sin el apoyo eléctrico, se nota más soltura y facilidad para alcanzar velocidad. El sistema eléctrico de la batería de iones de litio además apoya a la batería convencional a suministrar energía a los sistemas del coche como la radio o el climatizador.

Otra ventaja es su reducido tamaño, perfecto para colocarse en los compactos de la marca, pues la batería se sitúa en el suelo del coche y el alternador junto al motor, sumando un peso tan irrelevante que no afecta para nada a las cualidades del coche, por lo que siguen siendo ágiles y dinámicos para su uso en ciudad y fuera de ella. Y además, los tres modelos en sus versiones DualJet + SHVS, están homologados con la categoría de emisiones ECO, la famosa pegatina que en el futuro nos permitirá circular o restringirá nuestra entrada en las grandes urbes del país.

El Suzuki Baleno 1.2 SHVS GLX tiene un consumo de solo 4 l/100 km. Tiene un precio de 15.255 euros.

Esta categoría es la segunda más permisiva y respetuosa con el medio ambiente después de la etiqueta de cero emisiones (modelos EV). La gama Dualjet SHVS de Suzuki se enmarca en todos los modelos en el acabado GLX, el tope de gama con el que se incluye la pantalla de siete pulgadas táctil con navegador, asistente de frenada automática de emergencia, asistente de carril y aviso de objeto en ángulo muerto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − diecisiete =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.