- Publicidad -

La firma checa amplÍa su gama con un SUV nacido de la prestigiosa plataforma MQB del Grupo Volkswagen para competir en una liga con cada vez más rivales. “Con el Skoda Kodiaq, estamos tomando una nueva dirección y abriéndonos a nuevos mercados”, explica el CEO de Skoda Bernhard Maier. “Con nuestro primer SUV grande estamos añadiendo un nuevo segmento a la marca y, consecuentemente, nuevos grupos de clientes. Esta novedad en nuestra gama es fuerte como un oso: hace la marca todavía más atractiva gracias a un concepto de diseño atractivo, y es el primer Skoda que tiene la opción de estar siempre online, ofreciendo el máximo confort, seguridad e información en tiempo real”.

La metáfora del oso no es por casualidad, si bien este nuevo modelo toma el nombre de un popular oso de Alaska, el Kodiak –con “k” al final, no como el nombre de nuestro protagonista, que termina en “q”. Quizá por eso la primera presentación mundial tuvo lugar en Berlín, cuyo símbolo también es otro oso. El caso es que durante el evento pudimos contemplar en primera persona al Kodiaq y quedamos gratamente sorprendidos.


En lo que se refiere al diseño exterior, luce unas formas robustas y elegantes que se realzan con unos pequeños grupos ópticos en el frontal. En los faros traseros, según el responsable de diseño de Skoda, Jozef Kabañ, se han inspirado en la tradición checa del cristal de Bohemia, que también se refleja en la interacción de luces y sombras de las superficies altamente contorneadas de este SUV. En general, pensamos que el nuevo SUV se diferencia bastante bien de la competencia, incluidos sus “familiares” del Grupo Volkswagen. Por comparar medidas, es casi 35 cm más grande que el Seat Ateca (4,363 m), 32 cm más que el Nissan Qashqai (4,377 m) y 21 más que el VW Tiguan (4,486 m). Nuestro protagonista mide 4,697 metros de largo, 1,882 de ancho, 1,676 de alto –incluyendo las barras del techo– y tiene una distancia entre ejes de 2.791 mm. Esas generosas dimensiones permiten albergar una tercera fila de asientos –en opción, cuesta 815 o 850 euros– y todavía dejar espacio para el maletero. En condiciones normales, con cinco asientos, la capacidad de carga es insuperable: 720 litros, que pueden llegar hasta los 2.065. Además, si se opta por el asiento del acompañante abatible, este SUV puede transportar objetos de hasta 2,80 metros. El portón de accionamiento eléctrico está disponible como opción, y se puede abrir y cerrar con un movimiento del pie o mediante un botón interior.

MOTORES PARA TODOS LOS GUSTOS

Cinco propulsores, dos TDI y tres TSI forman la gama de motores en su lanzamiento, previsto para marzo de 2017. En diésel habrá dos 2.0 TDI: uno con 150 CV y 340 Nm (desde 30.740 euros) y otro de 190 CV y 400 Nm (40.540 euros). Los gasolina serán dos TSI 1.4 y un 2.0. La versión de entrada de este compacto tetracilíndrico genera 125 CV y 200 Nm (25.140 euros). Un escalón por encima encontramos el 1.4 de 150 CV y 250 Nm (desde 31.240 euros). Por último, el 2.0 TSI desarrolla 180 CV y 320 Nm (38.640 euros). En función del motor se ofrece la caja manual de 6 marchas o la DSG de 6 o 7 relaciones. El sistema de tracción total con control electrónico está disponible para la mayoría de variantes –salvo para el motor tricilíndrico– y permite remolcar hasta 2,5 toneladas. Como opción también se ofrece el selector de “Modo de Conducción”, que permite al usuario ajustar la gestión del motor y el cambio DSG, la dirección asistida, el aire acondicionado y otros sistemas en modo “Normal”, “Eco”, “Sport” e “Individual”. Las versiones de tracción total ofrecen también el modo “Snow”, que adapta el funcionamiento de los sistemas ABS, ASR y ACC (si lo incorpora) y la gestión del motor junto al embrague multidisco electrónico.

En Mallorca hemos podido rodar con el que seguramente sea el motor más demandado, el 2.0 TDI de 150 CV, en nuestro caso con cambio manual y tracción a las cuatro ruedas. El comportamiento en todo momento ha sido más que satisfactorio, con una mecánica que mueve con soltura este SUV de generosas dimensiones, pero sin disparar el consumo y ofreciendo unos gasto medio de 5,3 l/100 km. Nosotros abusamos del acelerador un poco, en carretera de montaña y llegamos a los 6,8 l/100 km. En zonas de curvas la estabilidad y suavidad de la mecánica acaban por conquistarte. No obstante, si estuviese nuestro dinero en juego, nosotros invertiríamos en el eficiente y siempre gratificante cambio automático de doble embrague DSG. Pero como cada cliente tiene muy clara sus necesidades, la marca ha sabido adaptarse y ofrece el mismo precio en el 2.0 TDI de 150 CV, para el tracción total con cambio manual que para el tracción delantera y el cambio DSG.


Por otra parte, y siendo realistas, la gran mayoría de los que demandan este tipo de coches no hace conducción off road, por lo que la versión con la tracción delantera será más que suficiente para transitar por pistas y caminos de tierra, siempre ayudados por una generosa altura libre al suelo de 19,4 centímetros. Vayas por donde vayas, dentro te llamará la atención el gran nivel de insonorización y la amplitud del habitáculo. Cierto que son características habituales en todos los modelos de la firma checa, pero en el Kodiaq todavía han ido un paso más allá. Es tan solo 38 mm más largo que el Octavia pero ofrece un espacio interior mayor que el de la media de los SUV del mercado, algo que se aprecia sobre todo cuando montas en la fila de atrás.

SIEMPRE HACIÉNDONOS LA VIDA MÁS FÁCIL

A los mandos la sensación de confort es de primer nivel. Tanto los acabados como la ergonomía son notables. En el salpicadero domina una generosa pantalla táctil de 8 pulgadas desde donde se puede controlar todos los sistemas de conectividad e infoentretenimiento. Y, como en todo nuevo Skoda, no pueden faltar las soluciones “Simply Clever”. Entre ellas está la protección de las puertas que, gracias a unos muelles, despliega automáticamente un soporte de goma para evitar que la parte metálica de las mismas golpee contra la pared u otro coche. Cuando se cierra la puerta, el ajuste se pliega hacia dentro y queda totalmente oculto. Del mismo modo, el cierre infantil eléctrico para las puertas traseras, la comunicación interna del coche o los reposacabezas de descanso están disponibles como extras por primera vez en la marca. En total, el Kodiaq ofrece más de 30 características “Simply Clever”, siete de la cuales son totalmente nuevas.


A la hora de configurarlo se puede escoger entre 14 colores de pintura, cuatro sólidos y diez metalizados, y habrá tres niveles de acabados, como es costumbre en la gama Skoda: Active, Ambition y Style. En definitiva, un coche muy completo, con grandes dosis de comodidad y calidad que seguro que se convertirá en un éxito de ventas. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + catorce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.