La Escuela Vocacional Skoda, ha elegido a 22 de los 900 estudiantes entre 17 y 18 años, que allí se forman para experimentar de primera mano la sensación de diseñar un coche. La elección del vehículo no fue fácil, pero debido a que los coches eléctricos son el futuro, su elección fue directa. Daniel Launa, estudiante de la escuela vocacional de Skoda: “La Electromovilidad no es una moda pasajera es el futuro. Por este motivo, hemos optado por construir un coche con motor eléctrico”. El ‘buggy’ ha recibido el nombre de Skoda Element y está basado en el Skoda Citigo, no tiene techo ni puertas, y cuenta con una fila de dos asientos, con un motor eléctrico que desarrolla un total de 82 CV y un interior totalmente diseñado por los estudiantes.

En otoño del 2016 empezó el proyecto de Skoda para estudiantes, los cuales empezaron a diseñar sus bocetos para el futuro prototipo. En enero, el proyecto empezaba a coger forma, traspasando los bocetos a la realidad, trabajando con equipos de soldadura, mesas de trabajo y tijeras de hojalatero, las cuales han usado para cortar totalmente el techo y los laterales, además de incorporar una nueva tapa en la zona del maletero, rediseñando el coche por completo. Uno de los problemas a los que se han enfrentado los estudiantes ha sido fabricar los componentes de manera individual para el Skoda Element. Desde Skoda, han querido transmitir el “Simply Clever”, donde han aprendido a trabajar en equipo y a poner en practica, ténicas y habilidades tanto de organización como de fabricación, en este ‘buggy’. En todo momento han sido aconsejados por un grupo de expertos en carrocería, diseño y desarrollo técnico, un total de 17 chicos y 4 chicas, han dado forma al proyecto Skoda Element, después invertir 1.500 horas en total.

Los 22 nuevos ‘ingenieros’ que han desarrollado las prácticas provienen de varios campos diferentes, entre los que se encuentran: pintores, carroceros, electricistas, chapistas, mecánicos y especialistas en logística. El proyecto de Skoda lleva presente desde el 2014, desarrollando cada año un vehículo nuevo, en ese año, le toco una versión al Skoda Citigo de dos plazas, en 2015 un pick-up basado en el Skoda Fabia y en 2016 una versión cupé del Skoda Rapid Spaceback.

Estos proyectos no solo resultan muy interesantes y motivadores para los estudiantes, si no que además son un punto de partida para las incorporaciones de estos nuevos ingenieros a Skoda, gracias a esto, la marca checa busca también talento y proporcionarles una oportunidad a estos jóvenes futuros genios que diseñarán y fabricarán los coches del futuro. Además Skoda, defiende el sistema dual de la doble formación: teórica y práctica, una faceta crucial para las expectativas profesionales de los estudiantes, que cada vez demandan más una aplicación práctica de todo lo aprendido en la escuela. Por otra parte, cada vez son más y más las mujeres que muestran interés por estas profesiones, donde el campo estaba dominado completamente por hombres, hoy en día el 12,4% de los estudiantes de Skoda son mujeres.

La Escuela Vocacional Skoda, se encuentra en la sede de la compañía en Mladá Boleslav, que ha celebrado su 90 aniversario este mismo año. Forma parte dela Academia Skoda, que fue fundada en 2013 y está dedicada al aprendizaje y al desarrollo orientados hacia las necesidades de la compañía. Desde 2014, el fabricante checo ha invertido casi 200 millones de coronas en expandir su programa de formación y en modernizar la Academia ŠKODA. El Skoda Element es además un homenaje a Petr Stanislav, antiguo alumno del grupo 2015 que tuvo un accidente de moto que desgraciadamente lo ha postrado en una silla de ruedas, a pesar de ello, quiso completar su formación. Gracias a su compromiso con sus compañeros estudiantes han sido una fuente de motivación para ellos, mientras que Skoda ha querido asegurarse de que fuera capaz de completar el programa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 − quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.