COMPARATIVAS

Saab 900 Turbo, 9000 Aero y 9-3 Cabrio, El Valhalla puede esperar

RevistaCAR 1 de enero, 2020 | Tiempo de lectura 7-8 min

Han pasado seis años desde que las luces de Saab se apagaron, pero las cenizas del fabricante de Trollhättan aún perduran. Si nos pasamos por uno de sus antiguos catálogos la apariencia es la misma, diseño inspirado en la aeronáutica, ingeniería altamente efectiva o la seguridad sin ningún tipo de compromiso.

Los fabricantes de recambios aún son buenos, los costes de mantenimiento permisivos, y aún quedan especialistas a los que llamar cuando tengamos algún problema. Gracias a uno de ellos hoy reunimos una selección de Saabs para esta guía, con coches que parten desde los más bajos precios a los más altos, pasando por la historia de Saab de los años 70, cuando la empresa se independizó de Fiat para pasar al gigante de GM. Una marca de la que siempre recordaremos sus anuncios en los que aparecía algún avión de combate, con su instrumentación verde cuando caía la noche. Con modelos injustamente estereotipados, como esos 9-5 de dentistas o arquitectos modernos.

El caso es que hoy trataremos el 900 Turbo, un coche inspirado en el mundo de los rallyes, proveniente de una época en la que la palabra Turbo era motivo de marketing. Junto a el una berlina que pasó sin pena ni gloria y hoy rinde mejor que muchos modelos modernos, el 9000 Aero, aún con todo el sabor retro de la época. Y para los más vanidoso y que no quieran renunciar a ningún placer, un 9-3 Cabrio. Si te pensaste mucho hacerte con un Saab cuando la marca existía, ahora es el momento perfecto antes de que consigan el status de clásicos y sus precios suban como la espuma.

900 Turbo

¿Par motor desbocado en el volante? ¿Un coche de calle que se transforma en un avión de combate si se conduce rápido? Sea lo que sea que te recuerde el 900 Turbo, no hay otro Saab que empaquete mejor los atributos clásicos de la marca, y bien entallado para la conducción diaria. Puedes hacerte con el encanto del Turbo desde 10.000 euros.

Saab 900 Turbo

El 900, más grande y más lujoso, y siguió siendo peculiar, desde un motor longitudinal inclinado de cuatro cilindros impulsando las ruedas delanteras hasta la ubicación del contacto de arranque cerca del freno de mano.

El Turbo estuvo disponible desde el lanzamiento del 900 en 1979. El primero era un modelo de ocho válvulas y 144 CV, que suele dar más problemas que los Turbo 16 válvulas introducidos en 1984. Estos coches posteriores producían entre 160 y 175 CV.

Nombrado así después de la puesta a punto del piloto de rallyes Eric Carlsson, su edición que estamos conduciendo es particularmente especial, completada con el kit de carrocería Aero y un incremento de potencia a 185 CV. Solo se produjeron 600 entre 1990 y 1992.

La turboalimentación significa un acelerador perezoso, y que el motor gruñirá y tardará en responder por debajo de 3.000 rpm. En marcha también es bastante inquieto, posiblemente gracias a las barras estabilizadoras que llegaron al final de vida del 900 Turbo, y aunque hay flotabilidad en la dirección en el primer movimiento de giro, hay una sensación decente que penetra en el volante de tres radios, y un peso más uniforme en el tope de giro.

Saab 900 Turbo interior

Después de esas 3.000 rpm el rendimiento es más pronunciado, y con su suspensión delantera de doble brazo el 900 Turbo se conduje pulcramente. Los amortiguadores de este coche se notan nuevo y firmes, y el giro involuntario del volante al acelerar raramente aparece, en realidad se nota más un leve patinaje de las ruedas y el subviraje si aceleramos fuerte en la curva. Quizás lo más notable, es lo sensacionales que son los frenos en este coche, firmes y con tacto, y poderosos. Después de casi 40 años, el 900 Turbo mantiene un buen rendimiento. Pocos iconos de los 80 representan un mejor valor.

Necesitas saber:

Comprueba la corrosión, especialmente alrededor de los brazos delanteros de suspensión, y en los bajos de las puertas.

El árbol intermediario del cambio puede fallar. Necesitarás que se reconstruya, sacando el motor y la caja de cambios. La tarifa supera los 2.000 euros, pero te ayudará a solucionar pequeños problemas del motor al mismo tiempo.

Arregla los discos de freno delanteros y cambia pastillas. Un tubo de escape inoxidable son 700 euros con catalizador, 600 sin él.

El techo tiende a caerse y arreglarlos supera los 400 euros.

Piensa en pagar unos 300 euros por revisión cada 10.000 kilómetros. Los motores son duros y capaces de llegar a 300.000 kilómetros.

Está disponible en tres y cinco puertas. La caja automática era opcional desde 1981. El modelo 16v se ofreció desde el 84, el de 8v se dejó de hacer en 1990.

9000 Aero

Lanzado en 1984 antes de que General Motors tomara el control, el 9000 fue el primer Saab en ser una berlina ejecutiva y permaneció a la venta hasta 1998, bien entrado el control de GM. Puede parecer familiar porque su plataforma se compartía con el Fiat Croma, Lancia Thema y el Alfa 164.

Saab 9000 Aero

Se ofrecieron varios modelos, y el soso diseño original fue renovado por uno más atrevido y con faros más delgados en 1987, enfatizando la caída del morro. Pero fue con el Aero de 1993 con el que la cosa se puso interesante, su motor de 2.3 litros turbo producía 228 CV y 340 Nm, convirtiéndose en el modelo de Saab más potente en ese momento. Su velocidad punta eran unos impresionantes 250 km/h.

Hay ecos del 900 en el tablero de instrumentos, y los controles eléctricos de las ventanillas, que se encuentran en la parte inferior entre los asientos. La posición de conducción elevada también es familiar, al igual que la posición de los pedales, ahora menos severa hacia la izquierda.

Pero el contacto del arranque ahora está en la columna de dirección, y esta es una máquina mucho más centrada en la comodidad. Los asientos de cuero con respaldo ancho son amplios, cómodos y con calefacción, así como ajustados eléctricamente.

En la carretera, el desempeño del Aero se siente notablemente más alegre que el 900 Turbo, a pesar de que el 9000 es aproximadamente 100 kg más pesado y tiene solo 40 CV más para jugar. Pero hay un fuerte aumento de potencia en el rango medio por encima de las 3000 rpm, las partes inferiores del contador de revoluciones están marcadas en verde y etiquetadas como ‘económico’, mientras que una línea roja punteada comienza desde 5500 rpm, lo que le da una idea de la banda de potencia. El viaje también es mucho más tranquilo y más aislado, lo que hace que esta sea una mejor opción para largas distancias.

En última instancia, el 9000 Aero no tiene el atractivo para conductor ni el aspecto de culto del 900 Turbo, pero representa un gran valor y útil con un agradable toque sueco. Los supervivientes en buen estado empiezan en 6.000 euros.

Necesita saber:

Evite los modelos anteriores con control de tracción: es un sistema propenso a problemas y las piezas son difíciles de encontrar. Inusualmente, Saab lo suspendió en 1995.

Los discos y pastillas delanteros cuestan unos 200 euros; un escape de reemplazo de acero inoxidable 1.000 euros; mientras que por 300 cubrirá un servicio básico.

Se puede montar un diferencial de deslizamiento limitado en todos los Saabs manuales

El Aero más potente rendía 228 CV como manual, 200 CV automático. Hay disponible un modelo Turbo de bajo soplado que rinde 150 CV en los 2.0 litros sin intercooler, o 170 en los 2.3 con intercooler.

El Turbo Aniversario de bajo soplado fue popular, con el kit de carrocería Aero pero con un precio más asequible que ese modelo, aunque llevaba llantas más pequeñas de 15 pulgadas.

Saab 9-3 Cabrio

Los últimos Saab producidos fueron los 9-3 Cabrio, haciendo que estos coches sean un futuro clásico algo agridulce para los fans de Saab. Basado en la plataforma del GM Epsilon que también compartió el Opel Vectra, la segunda generación del 9-3 debutó en 2003, pero es el facelift de 2008 el más deseable. No fue un simple restyling, Saab aseguraba tener 2000 cambios, siendo estos fácilmente identificables por sus luces traseras de color claro, un salpicadero actualizado y los lavafaros.

Saab 9-3 Cabrio

Entra y te sorprenderán los asientos profundamente cómodos y un tablero de instrumentos completamente lógico que te trae a la mente los ordenadores Amstrad. Al presionar un botón, el techo de tejido grueso y aislado desaparece rápidamente bajo una cubierta de lona, y aún así, en la carretera, esta estructura decapitada se siente increíblemente rígida.

Se ofrecía con motores gasolina cuatro cilindros turbo y diésel de uno o dos turbos cuatro cilindros. Pero aquí tenemos el V6 de 2.8 litros introducido en 2006, y solo disponible en el tope de gama Aero. También turboalimentado, es más sedoso y lineal en su entrega que los motores de cuatro cilindros. A propósito de las cajas automáticas, son suficientemente lentas para frustrar todo lo que no sea un viaje a velocidad de crucero. La desventaja del V6 de 250 CV es una contracción fuerte de la dirección, incluso bajo aceleraciones moderadas, no acaba de acompañar al empuje.

Pero no hay mucho más que apelar en un 9-3 Cabrio. El hecho de conducirlo hoy trae a casa el buen trabajo que hizo Saab al mantener su propia identidad bajo la dirección de GM. Una pena que esto resultó ser el último suspiro de Saab cuando finalmente la administración fracasó. La mayoría de unidades son diésel y hay alguno manual, con precios que empiezan en 10.000 euros con menos de 200.000 km.

Necesitas saber:

La electrónica es la gran debilidad en el 9-3, y con frecuencia se debe a un problema con el Módulo Integrado de Columna (MIC) que no reconoce la llave de encendido y provoca un mensaje de advertencia de «fallo de MIC, contacte al servicio». En el peor de los casos la dirección no se desbloquea y el coche no arrancará. Se requerirá el diagnóstico y reparación de un experto

El 2.8 V6 puede sufrir el estiramiento de la correa de distribución: está marcado con una luz de advertencia y requiere la extracción del motor. Presupuesto de 5.000 euros

Los modelos gasolina llevan cadena, pero los diésel llevan correa. Es fundamental cambiar la correa y la bomba de agua cada 65.000 km.

El diésel biturbo utiliza líneas de alimentación de aceite de microperforación, lo que significa que necesita usar solo aceite totalmente sintético de buena calidad.

¡Valora este artículo!
[Votos: 0 Media: 0]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración