En el mundo del automóvil hay gente que le gusta llamar más la atención que otros, por ejemplo, con carrocerías ensanchadas hasta el máximo o grandes llantas, hay otros que se deciden por pintar el coche de tonos cromo o en mate, pero algunos famosos pintan el coche de colores psicodélicos como el Porsche 356 de Janis Joplin o el BMW M1 de Andy Warhol, entre otros, John Lenon decidió pintar su Rolls-Royce Phantom V con los colores típicos de los 60’.

El Rolls-Royce Phantom V de John Lennon por lo tanto se unirá al prestigioso club de los ‘Ocho Phantom’, que reúne a piezas de coleccionista de la marca inglesa, en la particular calle New Bond Street en Bonhams, curiosamente, una zona muy transitada por el músico inglés.

‘El John Lennon Phantom V’

Corría el verano de 1965, cuando John Lennon adquiría un Rolls-Royce Phantom V en un color muy sobrio, conocido como Valentine Black, un color que no pegaba con el estilo de Lennon, y que sacando su lado más excéntrico decidiría cambiar en unos años. Para empezar antes de cambiar su color, decidió que tenía que personalizar su Rolls-Royce Phantom V y convertirlo en el coche de una verdadera Rock-Star, por lo que cambio el asiento trasero, convirtiéndolo en una cama doble, con televisión, teléfono y una nevera, a lo que se sumaba un reproductor de discos “flotante” y un sistema de sonido personalizado.

Dos años más tarde, mientras que se graba el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club, Lennon decidió pedirle a JP Fallon que le diera un nuevo aire a su Rolls-Royce Phantom V y que necesitaba que estuviese acabado antes de que el disco fuese lanzado al público, por lo que tras grandes esfuerzos y muchas horas encima, fue entregado a Lennon para la presentación del disco.

Podríamos afirmar que el mundo más psicodélico de las drogas y el rock n’ roll de los 60 es el fiel reflejo del coche, que combina todos los colores del arco iris, con un tono amarillo dominante, que es también el color dominante en la portada del disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club

Este coche era el coche habitual con el que se movía John Lennon hasta el 1969, además también poseía un Rolls-Royce Phantom V, pero totalmente blanco. Después de haberlo usado en infinidad de ocasiones y dejarlo apartado por un tiempo, volvió a la carga con él montado en le protesta contra la guerra de Vietnam en 1969.

El coche se trasladó a los Estados Unidos en 1970 cuando Lennon se mudó allí y se usó para transportar a otras estrellas del rock, como Los Rolling Stones, Bob Dylan y The Moody Blues. En 1977, después de un período de almacenamiento, fue donado por el multimillonario Jim Pattison al Royal British Columbia Museum en Canadá.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × uno =