- Publicidad -

Creado en 1963, este reloj se ha ganado su nombre en los circuitos del mundo entero. En esta nueva versión de oro Everose de 18 quilates, la auténtica protagonista es la escala taquimétrica del bisel. La caja está iluminada por 56 diamantes talla brillante engastados en las asas y los protectores de la corona. Los índices se materializan sobre la esfera mediante 11 zafiros talla baguette, cada uno de ellos de la misma tonalidad que la gema situada en el bisel. Los contadores de cronógrafo son en Gold Crystals rosa. Este material, que surge de la cristalización de una aleación de oro rosa se distingue por su resplandeciente aspecto.

Rolex Daytona Arcoiris Revista CAR

Las piedras preciosas utilizadas en esta pieza pasan los criterios de calidad más exigentes. Dichas se ponen a disposición de los engastadores que, con gestos tan precisos como los de los relojeros, sellan las piedras una a una sobre los relojes. Su labor consta de varios aspectos, empezando por la colaboración con los diseñadores de la División de Creación para acordar, en un sutil ejercicio de equilibrio entre criterios estéticos y dificultades técnicas, los colores de las gemas y su disposición. El diálogo continúa con los ingenieros que se encargan de los elementos no mecánicos, es decir, todos los elementos del reloj que no tienen que ver con el movimiento. Posteriormente estudian la futura ubicación de las piedras para preparar y prever la cantidad exacta de metal necesario para la sujeción de cada una.

Rolex Daytona Arcoiris Revista CAR

La caja Oyster del nuevo Cosmograph Daytona, que garantiza una hermeticidad de hasta 100 metros, es un ejemplo de robustez y fiabilidad. Esta pieza se trabaja a partir de un bloque macizo de oro Everose de 18 quilates. La corona, provista del sistema de triple hermeticidad Triplock, se enrosca a la caja con solidez, al igual que los pulsadores. El cristal, se realizada en zafiro y es prácticamente imposible rayarlo. Totalmente hermética, la caja Oyster del Cosmograph Daytona protege el movimiento de alta precisión que alberga en su interior.

Rolex Daytona Arcoiris Revista CAR

El calibre 4130, utilizado en este modelo, es un movimiento cronógrafo mecánico de cuerda automática desarrollado y manufacturado en su totalidad por Rolex. El cronógrafo va acoplado mediante un mecanismo de rueda de pilares y un embrague vertical. Este confiere un arranque instantáneo y es enormemente preciso, así como una gran robustez. El oscilador, verdadero corazón del reloj, cuenta con una espiral Parachrom azul fabricada por Rolex en una aleación paramagnética exclusiva, completamente insensible a los campos magnéticos. El calibre 4130 dispone de un mecanismo de cuerda automática por rotor Perpetual y ofrece así una reserva de marcha máxima de 72 horas.

Rolex Daytona Arcoiris Revista CAR

Como todos los relojes Rolex, el Cosmograph Daytona cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo redefinida por Rolex en 2015. Esta denominación exclusiva atestigua que cada reloj ha superado con éxito una serie de pruebas llevadas a cabo por la manufactura en sus laboratorios internos, más exigentes que las normas relojeras convencionales. Estos tests de certificación se efectúan con el fin de garantizar su rendimiento superlativo en la muñeca en materia de precisión, hermeticidad, cuerda automática y autonomía.

Rolex Daytona Arcoiris Revista CAR

Por: A. Burkhardt

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.