Una nueva versión de su ya clásico y emblemático Rolex Oyster Perpetual Cosmograph Daytona. En acero 904L, incorpora como novedad un bisel Cerachrom monobloque de cerámica negra, desarrollado y patentado por Rolex.

Esta evolución, que combina alta tecnología con una estética de categoría, rinde homenaje a la herencia de este legendario cronógrafo. El bisel negro recuerda al del modelo de 1965 provisto de un bisel negro, pero con disco de plexiglás. El nuevo Rolex Oyster Perpetual Cosmograph Daytona cuenta con la certificación de Cronómetro Superlativo redefinida por Rolex en 2015 para garantizar un rendimiento excepcional en la muñeca.

El Rolex Daytona es un reloj nacido para la competición. Ha ganado títulos de nobleza en los circuitos del mundo entero por sus prestaciones y ha alcanzado el rango de icono bajo el nombre de “Daytona” como uno de los cronógrafos más famosos del mundo. Un elemento clave de su identidad es el bisel grabado con una escala taquimétrica que permite medir una velocidad media de hasta 400 millas por hora.

El nuevo bisel ofrece numerosas ventajas como su dureza –prácticamente imposible de rayar– y su resistencia a los efectos atmosféricos, conservando su aspecto en el tiempo. Una extrema durabilidad a la que se suma una legibilidad extraordinaria de la escala taquimétrica, cuya graduación es obtenida depositando en las incisiones una fina capa de platino fijada con la misma técnica que con el PVD. El bisel es una única pieza, que garantiza la hermeticidad del cristal sobre la carrura.

La caja Rolex Oyster del Cosmograph Daytona, permite una hermeticidad de hasta 100 metros, creando así una pieza robusta, elegante y atemporal. Su característica carrura está tallada en un bloque macizo de acero 904L. Su fondo acanalado está herméticamente enroscado. La corona provista del sistema Triplock –de triple hermeticidad– y con unos protectores tallados en la carrura, se enroscara eficazmente a la caja, así como los pulsadores. El cristal está realizado en zafiro prácticamente imposible de rayar. Totalmente hermética, la caja de 40 mm protege de forma óptima el movimiento de alta precisión que alberga en su interior. Su esfera se presenta en dos versiones con fondo blanco o negro, según el modelo.

El Cosmograph Daytona está equipado con el calibre 4130, un movimiento cronógrafo mecánico automático de 72 horas de reserva de marcha, que está completamente desarrollado y fabricado por Rolex. Su arquitectura ha sido rediseñada para reducir considerablemente el número de componentes de la función cronógrafo lo que mejora su fiabilidad. El cronógrafo va acoplado mediante un mecanismo de rueda de pilares y un embrague vertical. Este, confiere al cronometraje un arranque instantáneo y enormemente preciso así como una gran robustez.

El volante cuenta con una espiral Parachrom azul patentada y fabricada por Rolex en una aleación exclusiva. Completamente insensible a los campos magnéticos, esta espiral ofrece una gran estabilidad frente a las variaciones de temperatura y es hasta diez veces más precisa que una espiral convencional en caso de golpes. Está provista de una curva Rolex que garantiza su regularidad en todas las posiciones.
Pieza indispensable para todas aquellas personas que busquen un reloj resistente, deportivo y elegante. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + 3 =