Para completar la prueba de toda la gama Golf, Volkswagen dejó para el final los verdaderos “pura sangre”, el Golf R y GTI Performance. De este modo, el nuevo GTI Performance aumenta la potencia de los 230 CV que tenía en la versión anterior, hasta los 245 CV, y el Golf R también sube el listón 10 CV más, hasta los 310 CV. Aunque son muchas las diferencias que los separan, sobre todo en lo que se refiere a sensaciones de conducción, ambas versiones cuentan de serie con el nuevo Digital Cockpit y con la pantalla de navegación de 9,2 pulgadas.

Golf R y GTI Performance

GTI Performance, desde 36.340 euros

Si bien es cierto que las diferencias estéticas son mínimas respecto al GTI “normal”, cuenta con algunos detalles propios y con un mayor equipamiento que pasa, por ejemplo, por unos discos de frenos más grandes o por el bloqueo variable del diferencial delantero. No obstante, ambas versiones del GTI incorporan las típicas insignias como los legendarios perfiles rojos de la parrilla y los faros Led. Dentro, puedes elegir entre la clásica tapicería Tartán o bien otra que emula las formas de un panal de abejas.

Al volante las diferencias también son sutiles, pero muy gratificantes. Su par máximo aumenta en 20 Nm hasta 370 Nm (desde 1.600 hasta 4.300 rpm). Equipado con este motor, el Golf GTI Performance acelera de 0 a 100 km/h en solo 6,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 250 km/h limitada electrónicamente. Pura diversión que se gestiona a través del cambio DSG de 7 velocidades.

La agilidad siempre ha sido la nota más destacable del compacto alemán, y en esta versión alcanza su máxima expresión. La dirección es precisa y la suspensión está convenientemente ajustada para que puedas pasar un muy buen rato en una carretera de montaña. Puede que el R te adelante de manera fulminante en una recta, pero el menor peso del GTI compensa las cosas cuando llegan las curvas.

Habrá gente que opine, que pagar dos mil euros más por esta versión quizás sea excesivo, pero nosotros no le ponemos precio a la felicidad…

Golf R, desde 43.680 euros

Por eso nos llevaríamos a casa el nuevo R. El modelo alemán ahora aumenta la potencia hasta los 310 CV, pero no es solo la potencia lo que nos ha convencido. Más bien es la forma en la que la entrega, el empuje que emana de su motor turbo de cuatro cilindros y dos litros. Algún día los alumnos de ingeniería estudiarán las bondades de una mecánica que ha sabido evolucionar como pocas y que desmonta alguna ley física con cada siguiente evolución.

Lejos, muy lejos queda el motor V6 del Golf R32 del año 2002. Aquel propulsor era capaz de desarrollar 241 CV y entre otras cosas, pasará a la historia por ser el primer Volkswagen que equipó la caja de cambios DSG (en opción, por supuesto).

Nosotros hemos podido rodar con el nuevo R en el circuito de Mallorca y hemos quedado gratamente sorprendidos. Es un coche que te permite ir muy rápido y que no exige demasiado al conductor, incluso con el modo Race activado y el ESC desconectado. Lo hace todo más fácil de lo que parece, con una “patada” que sonrojaría a más de un deportivo de altas prestaciones.

Cabe destacar que las versiones con DSG entregan un par máximo de 400 Nm en lugar de 380 Nm (desde 2.000 hasta 5.400 rpm). En parte, su excelente comportamiento se debe a la tracción integral, que ofrece una extra de agarre en la salida de las curvas y que te permite dar gas a fondo sin miedo a perder el control.

Y si lo tuyo son los circuitos te recomendamos el paquete Performance (disponible en otoño), que incluye neumáticos semi-slicks, disco de freno más grandes, un alerón trasero más pronunciado que mejora la aerodinámica y un deslimitador de velocidad máxima con el que poder superar los 250 km/h. Además, incluye una importante novedad, el sistema de escape de titanio suministrado por Akrapovič, con el que se reduce el peso 7 kilos y del que brota una exultante melodía que te hace apagar la radio casi de inmediato.

Si todavía no te hemos convencido del todo, quizás porque acabas de formar una familia y te parece poco el espacio disponible en este compacto deportivo… No te preocupes, en Volkswagen piensan en todo. El R también cuenta con una versión Variant que ofrece ese plus de espacio, con un volumen del maletero de 605 a 1.620 litros –frente a los 343 a 1.233 litros del R normal–, pero sin renunciar en ningún caso a un nivel de prestaciones propio de modelos de categoría superior.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 + doce =