En Toyota hace muy poco que han renovado su RAV4, que llega ahora solo con motor híbrido, nuevo diseño, más tecnología y sobre todo espacio para toda la familia. ¿Se puede pedir algo más? Pues anticipándose a la tendencia actual en el mercado de los SUV, Toyota ofrece también un RAV4 AWD-i, o de tracción total, un coche con el que ganar en seguridad sin renunciar a la eficiencia ni al espacio. Lo hemos probado en nieve, en pleno abril, y en Madrid, pero no dónde pensarías.

Aunque en algunos lugares de España aún quedan pistas de esquí practicables, no en Madrid, así que Toyota nos llevó a la pista indoor de Madrid Xanadú. Un lugar perfecto para probar las capacidades 4×4 del nuevo RAV4. Y es que un SUV debe ofrecer ese extra de versatilidad que un turismo normal no puede ofrecer a veces. Además, según la propia marca, la seguridad extra que ofrece un vehículo de tracción a las cuatro ruedas es ya un factor de intención de compra.

¿Qué tipo de tracción a las cuatro ruedas tenemos? Pues en el caso del Toyota RAV4 AWD-i estamos ante una especie de adaptación, o más bien el aprovechamiento de la tecnología híbrida, ya que se añade un motor eléctrico en el eje trasero en lugar de un complejo y pesado sistema de transmisión o de diferenciales. De esta manera el motor trasero se suma a la entrega de potencia del sistema híbrido que ya teníamos.

Traducido en cifras, esto hace que pasemos de los 218 CV que ofrece el conjunto híbrido compuesto por el motor 2.5 gasolina y el eléctrico, a unos 222 CV gracias al segundo motor eléctrico en el tren trasero. Sus prestaciones también mejora, con un 0 a 100 km/h que pasa de 8,4 a 8,1 segundos, y las emisiones, aunque parezca lo contrario, bajan de 102 g/km de CO2 a 100. Y no, no perdemos maletero, conservamos los 580 litros.

Para poder obtener las mejores prestaciones de este sistema AWD, Toyota añade el modo Trail al RAV4 AWD-i. Con él se modifica el comportamiento del acelerador, la dirección, el control del par y el VSC, encargado de las ayudas electrónicas y el reparto de la potencia. El ordenador se encarga de medir que rueda pierde tracción para enviar inmediatamente el par al resto de ruedas. Ahora puede enviar hasta un 80% del par al eje trasero, antes solo 60%, y podremos subir pendientes de hasta el 21%.

Ahora toca comprobar si esto es posible. La pista de Madrid Snow Zone de Xanadú nos espera. Dado que tenemos cambio automático, un CVT sin marchas que ahora trabaja mejor que antes, no tendremos que ocuparnos de poner la marcha adecuada antes de enfilar la pendiente, basta con acelerar los suficiente. La subida se puede hacer suavemente y con mucho control.

El RAV4 AWD-i se comporta a las mil maravillas en la nieve gracias a su tracción total, sin movimientos extraños, y a 30 km/h completamos el circuito con unas cuantas curvas, comprobando lo bien que es capaz de subir la pendiente hasta el 17%, y girar sin apenas mostrar signos de subviraje. Es calmado, obediente y todos llegamos sanos y salvos, justo lo que alguien querría cuando viaja con la familia y se encuentra con una carretera nevada.

Ahora bien, esto no se consigue solo gracias al nuevo sistema AWD. El RAV4 AWD-i puede equipar en el concesionario oficial Toyota los nuevos Bridgestone Weather Control A005. Y es que la potencia sin control no sirve de nada, y como siempre insistimos, un buen neumático es vital. Aquí tenemos el neumático de todo tiempo de Bridgestone, recientemente renovado y que mejora ciertos aspectos a la hora de enfrentarnos a terrenos resbaladizos.

Así pues, en frenada en mojado es capaz de frenar 3 metros antes que su principal competidor, el Michelin Cross Climate. En la frenada en nieve la cifra de frenado es 2 metros antes, y por supuesto cuenta con el certificado de uso en nieve sin necesidad de cadenas, como bien pudimos comprobar con el RAV4 AWD-i subiendo por la pista de esquí. Hay 70 medidas disponibles, algunas incluso con tecnología antipinchazos.

La suma de este neumático con la tracción total hacen del Toyota RAV4 AWD-i un coche ideal para cualquier circunstancia, y como además es híbrido, la ciudad también será su territorio, no solo los caminos y carreteras nevadas que nos encontremos. El precio con descuento del nuevo RAV4 AWD-i es de 33.800 euros, o un precio de 305 euros al mes con la financiación de Toyota Pay Per Drive.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + 19 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.