- Publicidad -

Si eres un tiquismiquis, este Tesla Model 3 es un buen automóvil para demostrar tus habilidades. Todos los controles del coche, desde el cuadro de mandos a la radio o los limpiaparabrisas, se activan a través de la pantalla central de 15 pulgadas, el ajuste entre los paneles va de la perfección alemana a la de un coche de los noventa según hacia dónde miremos, la visibilidad por la luneta trasera es de risa, y la lista continua… si eres un tiquismiquis.

Prueba Tesla Model 3

Si no lo eres, esta es, seguramente, una de las máquinas más impresionantes en la historia del automóvil. No solo porque funciona estupendamente, sino porque su tecnología es totalmente nueva y porque es accesible para una gran mayoría, como lo fue el Ford T en su día. El Tesla Model 3 será un hito si el fabricante puede abastecer la demanda. Los pedidos, sin gastar un euro en publicidad, superan el medio millón de unidades, que no es una cifra disparatada –en España hay varias fábricas que producen más de 400.000 coches convencionales al año–, pero es más de lo que ha fabricado Tesla no solo en cualquier año anterior, sino en toda su historia. La clave no está solo en abastecer la demanda, sino en ganar dinero vendiendo coches, y en ambos empeños está Tesla, un objetivo en el que este modelo es la clave; ¿lo probamos?

Prueba Tesla Model 3

Como no está a la venta en España ni en Europa, nos hemos venido a California y hemos alquilado durante tres días una unidad a un particular, así que os presentamos al Tesla Model 3, al menos tal y como lo conocemos hoy, ya que la marca actualiza el software de forma habitual con detalles que van desde una mayor velocidad para el ventilador de climatización a nuevos mapas o una guantera que se abre en caso de impacto para poder acceder a los papeles. Como todos los Tesla producidos hasta ahora, se trata de una versión con la batería de 75 kilowatios, 500 km, de autonomía y un precio 44.000 dólares, aunque viene con el paquete premium de 5.000 dólares –los únicos que se están fabricando hoy en día– y el Autopilot por otros 5.000. Aparte se quedan la preparación para la conducción autónoma, que llegará más allá de 2020 por 3.000 euros y llantas o pintura metalizada, por 1.500 euros cada uno. Unos 54.000 dólares de coche, lejos de los 35.000 prometidos y que llegarán cuando se empiece a fabricar la versión básica. Por si te lo estás preguntando, el pack premium incluye asientos de cuero eléctricos, techo de cristal delantero –el trasero es de serie– acabados en madera, equipo de audio mejorado y faros antinieblas Led, entre otros.

Prueba Tesla Model 3

Da sensación de mucho espacio

El diseño es atractivo en algunos ángulos y feo en otros, como el frontal sin parrilla, no tan bonito como en el Model S. La zaga en cambio tiene chispa, y la línea parece la de un cinco puertas. Por dentro la sensación es de gran espacio, y ahí se percibe lo mucho que ocupa una mecánica convencional. De pronto te das cuenta de que no necesitas todos esos botones, pantallas y consolas para conducir, solo el volante y los pedales. Eso sí, se echan de menos los mandos del climatizador o el limpiaparabrisas.

El motor de 292 CV impulsa las ruedas traseras, y si bien no es tan veloz como en los Tesla conocidos hasta ahora, cuando le pisamos a fondo se pone a 100 en 5,1 segundos, una cifra salvaje en un coche que no hace ruido. La dirección tiene tres programas de asistencia: “Confort”, “Normal” y “Sport”. Las diferencias son grandes, y solo nos gusta el “Sport”, muy preciso y con gran tacto. La suspensión merece máximos elogios. Tesla “pasa” en este modelo de la neumática y apuesta y acierta con muelles convencionales que sujetan a la perfección del coche.

Prueba Tesla Model 3

Nos hemos ido a las montañas de California y lo hemos pasado en grande con sus cambios de giro y escasísima inclinación. Pesa algo más de 1.700 kilos, pero al estar la mayoría en la batería, muy baja, es más ágil que otras berlinas. De vuelta a Los Ángeles, el tráfico es caótico, y dejamos que el Autopilot actúe para pasar de acelerar, frenar o girar, algo que el  Tesla Model 3 hace por sí mismo. Cabe destacar los precisos mapas de Google, que hacen de este modelo el coche con mejor navegador del planeta, toda una honra estos días. A cambio, no hay Apple Car Play ni Android Auto para conectar el móvil al coche.

Prueba Tesla Model 3

Nadie nos había contado que los asientos fueran tan buenos, ni que el sonido en el interior fuera absolutamente mínimo, contribuyendo a viajar francamente descansados. Ni siquiera hay ruido del viento, seguramente porque cada vez que abrimos los cristales de las puertas sin marco se introducen dentro de la carrocería más que en cualquier otro coche. Llegamos a la ciudad y el Tesla parece un coche más normal entre el tráfico. El Model 3 es pequeño para el estandard americano y muy ágil. Los casi 500 kilómetros de autonomía son pesimistas, ya que alcanzamos algunos más sin necesidad de conducir de forma muy económica, así que, por primera vez, las cifras de homologaciones se asemejan al consumo final.

Prueba Tesla Model 3

¿Merece la pena esperar al Tesla Model 3?

Pasemos al balance. El coche tiene algunos defectos que no preocupan a sus futuros propietarios porque, además de que pueden vivir con mayor holgura entre los paneles de la carrocería, las alternativas al Tesla Model 3 son coches mucho menos atractivos, más caros y con menor autonomía… y a veces todas estas cosas juntas. Y esta es la realidad. Con el Model 3 Tesla está haciendo el coche eléctrico accesible y atractivo para millones de consumidores, de ahí esos 500.000 pedidos. Si la marca es capaz de aumentar la producción y empezar a entregar al menos 5.000 coches a la semana, el modelo será un éxito, ya que supondrá 250.000 coches al año y el despegue comercial y económico de la firma.

Prueba Tesla Model 3

Ni siquiera hace falta mejorar los pequeños detalles, aunque Musk seguro que ya está en ello. La producción de la versión de tracción total con dos motores empezará en estos días de verano, le seguirán la versión con batería de menos autonomía y, después, los coches destinados a Europa. Aquí lo veremos, con suerte, a mediados de 2019 y, si pedimos el coche hoy, tendremos suerte de recibirlo en 2020. ¿Mucho tiempo? Dependerá de lo que ofrezca la competencia por esas fechas. A día de hoy el Tesla Model 3 cambia las reglas del mundo del automóvil para siempre. Así de sencillo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − uno =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.