Hace un mes fuimos a la presentación del nuevo Subaru XV y, tras probarlo en profundidad, nos dimos cuenta que se trata de un vehículo que va a dar mucho juego en el segmento. Se trata de un coche de 4, 46 metros de longitud, con una envidiable altura respecto al suelo de 22 cm, que monta de serie motores bóxer y tracción a las cuatro ruedas, que tiene un precio base de 21.900 € y que, como tal, se muestra como un contendiente natural de SUVs como el Peugeot 3008, el Ford Kuga, el Honda CR-V o el Hyundai Tucson.

Diseño exterior reforzado

El nuevo Subaru XV llega para actualizar la versión de 2016, un vehículo que se diferenció de la primera generación por su vistoso restyling. Aunque en este nuevo modelo el cambo en cuanto a diseño exterior no es tan significativo, si se han añadido nuevos elementos que le aportan un carácter más “todoterreno”. El nuevo modelo está ya disponible en los concesionarios, con cuatro niveles de acabado distintos; Sport, Sport Plus, Executive y Executive Plus.

Prueba Subaru XV 2018

Empezando por el frontal, lo primero que llama nuestra atención es el nuevo diseño de la parrilla hexagonal, con un marco ligeramente más largo y donde los acabados cromados se sustituyen por embellecedores en color negro mate o, a modo de extra, naranja mate. Los faros, disponibles con tecnología halógena y LED, tienen un acabado más afilado y estilizado, aportado en parte por su nuevo fondo negro. Como última característica a destacar en el frontal, encontraos que el protector de plástico negro que se introdujo en la anterior generación se ha extendido hasta cubrir también las luces antiniebla.

Prueba Subaru XV 2018

El lateral se mantiene prácticamente idéntico, con líneas sutilmente más marcadas y con llantas de nuevo diseño, disponibles en 17 y 18 pulgadas. La trasera si muestra cambios más notorios, con un aspecto más afilado y con nuevos faros LED y luces antiniebla de mayor tamaño.

Prueba Subaru XV 2018

Como última novedad, Subaru, pone a disposición de los compradores del nuevo XV una gama más amplia de colores de carrocería. En total son nueve los tonos disponibles; Crystal White Pearl, Dark Blue Pearl, Dark Grey Metallic, Crystal Black Siliac, Ice Silver Metallic, Pure Red, Quartz Blue Pearl y Sunshine Orange y Cool Gray Khaki; siendo estos dos últimos novedad. Además, si se quiere ir un paso más allá en la personalización del vehículo, el fabricante japonés mantiene la gran oferta de accesorios exteriores como las barras del techo, el porta bicis trasero, los cofres de carga, o los protectores de carrocería y motor.

Un interior de categoría

Es en el interior donde realmente se percibe el empeño de mejora de Subaru, que en este modelo ha apostado por materiales de mayor calidad, acabados más sencillos y un aspecto menos sobrecargado. Los asientos se han redefinido, optando por un aspecto más ergonómico que aporta mayor sujeción, y por materiales menos “sufridos” y de mejor aislamiento térmico. Otro aspecto que destacar es el color naranja de las costuras que, presentes en todo el interior, aportan un toque más juvenil y aventurero.

Prueba Subaru XV 2018

El salpicadero destaca por el uso de nuevos materiales, diseños decorativos y por la disposición más centrada y equilibrada de la doble pantalla y el climatizador; un conjunto que aporta una mejora significativa en cuanto a calidad visual. El volante también ha variado en dimensión, pierde 5mm de diámetro; en acabado, luce un nuevo forro de cuero perforado; y en instrumentación, pues incorpora una botonería más cargada, pero a la vez, más útil e intuitiva.

Las plazas traseras ganan en amplitud y comodidad, otorgando a los pasajeros un espacio de lo más holgado que hemos visto en el segmento. En cuanto al maletero, tiene una capacidad, algo inferior a sus rivales, de 385 litros, pero que se puede ampliar hasta los 1,320 litros si se abate la segunda fila de asientos.

La mejor tecnología, de serie

En el aspecto del info-entretenimiento, el Subaru destaca por su doble pantalla, por su sistema multimedia de última generación y su mejorada conectividad. La pantalla superior es la encargada de proporcionar información sobre el vehículo, la situación de la tracción, la inclinación del terreno y un largo etcétera de datos que ayudan al conductor a conocer las condiciones de conducción. En cuanto a la pantalla inferior (disponible en 6,5” y 8”), es la encargada de funciones como la navegación, la radio o el sistema de conectividad APP StarLink, que en este caso es compatible con Apple Car Play y Android Auto y está disponible a partir del acabado Sport Plus.

Prueba Subaru XV 2018

El apartado de la seguridad es, sin duda, uno de los aspectos fuertes del nuevo Subaru XV. De serie, el SUV japonés integra un sistema de asistencia al conductor, denominado EyeSight, que incluye sistemas como el control de crucero adaptativo, el sistema de frenada pre colisión, alerta por salida de carril, alerta por arranque del vehículo delantero, asistente mantenimiento de carril y gestión anticipada del acelerador. A esto debemos sumar el nuevo chasis monocasco reforzado (1,7 veces más rígido), el sistema de asistencia para bajada de pendientes y el nuevo sistema de suspensión, que mejoran, aún más si cabe, la seguridad pasiva del Subaru XV.

Motores bóxer y AWD

Como buen Subaru que es, nuevo XV está disponible con dos motores atmosféricos bóxer gasolina de cuatro cilindros que, por el simple hecho de ofrecer esta disposición de cilindros, minimizan las vibraciones y mejora la adherencia, pues logran bajar el centro de gravedad.

El motor más sencillo es un 1.6 que desarrolla 114 CV y 150 Nm de par, mientras que el más potente es un 2.0 litros que entrega 156 CV de potencia y 196 Nm. Ambos motores van asociados, únicamente, a un cambio automático de tipo convertidor continuo. Más concretamente al cambio CVT Lineartronic de 6 velocidades y función “low”para el motor 1.6; y 7 velocidades y cambio secuencial por levas para la versión 2.0.

Prueba Subaru XV 2018

Ambos motores vienen, ya de serie, acompañados por la tracción a las cuatro ruedas “Symmetrical All-Wheel Drive” y el modo X-Mode, que mejorar la respuesta de la tracción en condiciones de mínima adherencia. Como complemento de seguridad, estos sistemas incluyen las funciones de control de descenso de pendientes y el Active Torque Vectoring, que permite distribuir, de manera automática, el porcentaje de par que se deriva a cada rueda en curva.

Sensaciones al volante del Subaru XV 2018

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de probar el Subaru XV 2.0 Sport Plus, es decir, la versión con el motor bóxer de 153 CV y el cambio automático provisto de levas. Se trata de un modelo que responde tal y como se espera. El motor bóxer es muy flexible y, al no llevar sobrealimentación, ofrece una respuesta inmediata que, además, va acompañada de un sonido fascinante. La transmisión es muy suave y rápida, algo que se podía esperar al tratarse de un cambio automático de convertidor continuo. La opción del cambio secuencial que monta la versión 2.0 es bastante sugerente, ya que, a falta de un cambio manual, nos permite disfrutar más de la conducción. Todo esto queda resumido, como de costumbre por sus cifras. Esta versión, tarda 10, 4 segundos en alcanzar los 100 km/h desde parado, y continúa subiendo hasta los 194 km/h; todo ello con un consumo medio homologado de 6.9 litros a los 100 km.

Prueba Subaru XV 2018

A la vista de todos estos datos, podríamos pensar que el Subaru XV es un coche muy capaz, con características que lo convierten en un buen SUV y con un precio muy atractivo. Sin duda, es así, pero no basta con basarse en los tecnicismos para pronunciarse sobre este coche.

Lo realmente destacable de este modelo es que ha sabido combinar a la perfección todos sus componentes. Es un coche largo y alto, perfecto para disfrutar de una escapada por el campo, pero que no resulta nada torpe en la conducción por carretera. Tiene un sistema de tracción que le permite deslizarse por terrenos off-road pero, que a su vez, lo mantiene firme y estable en asfalto. Un diseño atractivo, que no desentona en la ciudad y que, por supuesto, no causa ni la menor de las carcajadas al enfrentarse a obstáculos fuera de pista. El Subaru XV es, en definitiva, un coche muy versátil, que ha sabido incorporar la último en tecnología todo-camino, sin renunciar a la habitual visión pragmática a la que nos tienen acostumbrando desde Tokio.

Prueba Subaru XV 2018

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =