Hace cuatro años que el Skoda Superb sufría una drástica renovación, quizás la punta de lanza del cambio que la firma checa ha vivido desde entonces en el resto de la gama, incorporando incluso tres SUV. Pero volviendo a nuestro protagonista, es una de esas berlinas que le hacen a uno olvidarse de cualquier SUV gracias a su buen comportamiento y su espacio en todos los aspectos.

Si bien es cierto, no estamos ante una berlina compacta, pues con 4,869 metros, 8 mm más que antes, el Superb es toda una berlina de representación, el tope de gama de Skoda. Esto permite que su batalla de 2,8 metros ofrezca un espacio en las plazas traseras digno de una clase business, con suficiente espacio en la cabeza para alguien alto. El maletero son 620 litros en el berlina y 660 litros en el Combi.

Dentro la calidad además está acorde al nivel del coche y además, dependiendo del acabado, hasta cinco niveles que comprenden el Active, Ambition, Style, SportLine y Laurin & Klement , tendremos diferentes molduras, más cuero y hasta microfibra en los paneles de las puertas y los asientos como en el SportLine, que también incluye un volante de cuero perforado.

La tecnología también está presente a bordo con el nuevo Virtual Cockpit digital opcional, que dispone de cinco modos diferentes de visualización. La pantalla central podrá ser de 8 o 9,2 pulgadas, y dice adiós a los mandos analógicos en favor de que todo sea táctil. Es compatible con Android Auto y Apple CarPlay. Con una tarjeta SIM podremos tener acceso a Internet para tener un punto WiFi y disponer de los servicios Skoda Connect. Y para los más melómanos el sistema de audio Canton monta 11 altavoces y un subwoofer en el maletero, de serie en el acabado L&K.

A nivel de conducción la filosofía en este nuevo Superb no ha cambiado apenas, sigue siendo un coche cómodo y resolutivo. La gama de motores es lo suficientemente variada y además el Superb iV, el híbrido enchufable de 218 CV, llegará en 2020. Por ahora disponemos de tres motores gasolina que son un 1.5 TSI EVO de 150 CV, un 2.0 TSI de 190 y 272 CV. El primero se puede asociar al cambio manual de 6 velocidades, y los otros dos solo al DSG de 7.

Hemos probado brevemente el motor de 272 CV en la nueva versión Scout, un estilo y concepto más campero por primera vez disponible en el Skoda Superb. Este motor va ligado al DSG7 y a la tracción total, lo que le convierte en el motor más prestacional de la gama, ya que hace el 0 a 100 km/h en 5,6 segundos. El empuje es bueno prácticamente en todo el rango de revoluciones y en bajas el par motor se ve ayudado por la eficacia de la tracción total.

Lo hemos probado por un breve camino de tierra, y es que el Scout lleva protectores de plástico en los bajos y los paragolpes, así como 15 mm más de altura, además de la mencionada tracción total. La altura extra no parece afectar en la conducción por carretera, pero tampoco hemos podido comprobar en la breve prueba si esto es decisivo cuando se sale del asfalto, aunque a buen seguro si los checos lo han diseñado así es porque ayudará a evitar sustos.

Skoda Superb Scout

El otro motor gasolina probado es precisamente el menos potente, pero no por ello resolutivo. Es más, con 150 CV el Superb ya es un coche que se mueve con total soltura y sin duda una opción muy a tener en cuenta por quien no vaya a hacer muchos kilómetros. Quizás con la configuración de 190 CV gasolina y DSG sea el más equilibrado. A propósito de este cambio, la nueva configuración con siete velocidades le sienta de maravilla al Superb 2019, ya que permite ir más desahogado por autopista y en el resto de circunstancias trabaja igual de bien que siempre, cambiando con suavidad en ciudad y con celeridad cuando echamos mano de las levas o la palanca en cambio secuencial. Incluso parece que han desaparecido esos pequeños tirones al salir desde parado.

En diésel, Skoda ofrece un TDI de 1.6 litros con 120 CV, pasando luego al 2.0 TDI Evo, novedad en la marca, de 150 CV, y un 2.0 de 190 CV. El 2.0 normal y el 1.6 vienen de serie con el DSG 7. En cambio el Evo puede llevar cambio manual de seis velocidades, precisamente el que hemos probado. Este motor se beneficia de ciertas mejoras y una reducción de peso en el bloque que ayuda a reducir el consumo. La potencia es buena en parte por el par de 340 Nm que llega muy pronto. De hecho el motor se siente ya vivo a partir de 1.800 rpm. Lo único que el propio coche nos pide siempre que pasemos a la marcha más larga para ahorrar combustible pero no siempre habrá que hacerle caso ya que si queremos volver a ganar velocidad con facilidad habrá que volver a reducir.

Y por último, el diseño de este Skoda Superb ha cambiado sutilmente, y es que ya gozaba de una buena renovación anteriormente. Lo más importante son sus nuevos faros ahora con opción de tecnología Matrix Full LED, que mejora notablemente la visibilidad de noche adaptando el haz de luz en todo momento para no deslumbrar a otros coches.

A su vez hay nuevas llantas de 18 y 19 pulgadas y en la zaga se añade el nombre de la marca en letras en su portón. Además este se ve cruzado de lado a lado por una moldura decorativa que une ambos faros también LED. Los paragolpes de ambos lados también han sido renovados.

Este Skoda Superb 2019 sale con un precio de partida de 31.590 euros en el 1.6 TDI de 120 CV, y las versiones Scout arrancan en 44.990 en el 190 CV TDI.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

14 + quince =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.