Nos hemos hasta Croacia para probar el nuevo Skoda Scala. En la simpleza de este coche es donde va a estar escondido su éxito. Y no me malinterpretéis. Con simpleza no me refiero a un coche sin más. Me refiero a que se pueden hacer las cosas buenas de una forma fácil para el usuario y al alcance de todos. Con un diseño cuidado y llamativo, un interior amplio y funcional, y una gama de motores eficientes, Skoda ha creado el compacto perfecto para todo lo que se le puede pedir a este segmento.

Skoda Scala

Empezamos la ruta desde el Aeropuerto de Split, segunda cuidad más grande de Croacia, y el recorrido es prácticamente por autopista. Está claro que es el Skoda Scala es un coche hecho para viajar con confort, sin nervios y disfrutando de la carretera. La sonoridad de los motores, especialmente del diesel, está bien aislada. Una vez que encaras la carretera, metes sexta, y pones la música, podrías llegar desde Madrid hasta París preocupándote solo de parar a echar gasolina. El Skoda Scala está disponible con tres motores TSI de 1.0 o 1.5 litros y un TDI de 1.6 entregan potencias que van de los 70 a los 95 a 150 CV. El 1.0 G-TEC con una potencia de 90 CV, que está diseñado para funcionar con gas natural comprimido (GNC), llegará a finales de 2019. El Selector de Modo de Conducción también afecta la reactividad de la dirección y del motor, así como la transmisión, y ofrece una selección de cuatro modos: Normal, Sport, Eco e Individual.

Skoda Scala

Después de varios kilómetros, nos desviamos, y entramos en zonas más rurales, de carreteras estrechas y pueblos cada pocos kilómetros. El Skoda Scala responde bien a todo tipo de conducción, sube puertos de montaña sin problema, es estable y obediente. Pero sin duda, lo que más nos llama la atención cuando entramos en la Croacia más profunda, es que sin ser un coche demasiado llamativo estéticamente (o eso creíamos nosotros), la gente nos para, nos pregunta y le hace fotos. Estábamos equivocados. Como decía al principio, en su simpleza está escondido el éxito, y no pasa desapercibido entre la gente que no lo había visto antes. Nos ha quedado claro que no hace falta retorcer las líneas ni ensanchar las formas para hacer un coche elegante y llamativo.

Una buena parte de culpa del confort del Skoda Scala tiene su habitabilidad. Es el primero de los vehículos del Grupo Volkswagen basado en la plataforma modular transversal MQB A0 de última generación. Mide 4,3 metros de largo (es más que largo que un Golf), y 1,7 metros de ancho. La distancia entre ejes de 2.649 milímetros y permite una gran cantidad de espacio, sobre todo en las plazas traseras. Además, tiene el maletero más grande su segmento, con una capacidad de 467 litros.

Skoda Scala

En cuanto al infoentretenimiento, el Skoda Scala está más que adaptado a los tiempos que corren, conectado a nuestras vidas como un teléfono móvil. Lo más cómodo del sistema de conectividad, es que por primera vez no hacen falta cables. La tecnología inalámbrica SmartLink+ es un extra opcional que permite conexión sin cables para los smartphones a través de la conexión wifi.

Skoda Scala

Estamos hablando de un compacto bien equipado y con todas las funcionalidades que se esperan de él por un precio más que competitivo para el mercado. Los precios con campañas de Skoda Scala parten de los 13.990 € en su versión de gasolina 1.0 TSI de 115 CV y de los 15.550 € con el motor diésel 1.6 TDI de 115 CV.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − diecinueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.