En Skoda se han tomado muy enserio lo de llegar en el momento adecuado con el producto adecuado, pues tanto con el Kodiaq como con el Karoq no fueron ni mucho menos los primeros en ofrecer un SUV de sus respectivos segmentos. La misma estrategia han elegido con su tercer modelo de este tipo, el nuevo Skoda Kamiq, un coche que llega para que los checos puedan coger del pastel tan sabroso que es el mercado SUV, en especial, los urbanos, que ya son en nuestro país el segundo segmento más vendido.

Prueba Skoda Kamiq 2019

La competencia es dura, pues hay alrededor de 20 modelos de los denominados SUV-Urbanos, por lo tanto, si vas a meter mano a este rentable pastel, al menos que sea de la forma más dulce posible. ¿Y qué han hecho los checos? Mejorar aún más su receta SUV vista en los otros modelos, y añadir algún que otro detalle más para posicionar el Kamiq por encima de sus rivales.

Para ello, la tecnología es clave, e incluso en el diseño ya queda patente, estrenando por primera vez en el segmento y en la marca intermitentes dinámicos tanto en las ópticas delanteras como traseras, por supuesto con tecnología LED en todos ellos, en opción eso sí. Por lo demás, un diseño muy “checo”, con su capó abultado, la nueva calandra con listones cromados, elemento presente en muchas otras partes, paragolpes con protecciones, llantas de entre 16 y 18 pulgadas, y el nombre de la marca en letras en lugar de logo en el portón trasero, que puede ser eléctrico, y que deja paso a los 400 litros de capacidad de carga.

Prueba Skoda Kamiq 2019

Por dentro sorprende su gran espacio, y una tecnología casi de segmento superior. Skoda copia un poco el diseño del morro para la disposición de elementos del salpicadero, y nos encontramos con muchos plásticos blandos en zonas a veces descuidadas como el salpicadero y la parte superior de los paneles de las puertas, pero los duros recubren casi todo lo que suele ser de este material en este segmento.

Para distinguir un poco más el interior del Kamiq Skoda ofrece lo que llama el Dynamic Package, que incluye los asientos deportivos con reposacabezas integrados y en microfibra Suedia, pedalier con inserciones de aluminio, el volante forrado en cuero e iluminación ambiente. Además Skoda en promoción ofrecerá en nuestro país el Virtual Cockpit digital de 10,2″ desde el acabado Ambition, contando este con cinco modos diferentes de visualización. La pantalla central táctil podrá ser de entre 6,5 y 9,2 pulgadas, y como novedades se nos incluye un asistente por voz llamado Laura, o una tienda online en la que comprar apps, y por supuesto todos los servicios Skoda Connect (conexión online o acceso remoto por app).

Las plazas traseras son increíblemente espaciosas para un coche de su talla y categoría, pues mide solo 4,24 metros, ya que se asienta sobre la plataforma MQB-A0 del grupo VW (Ibiza, A1, T-Cross…) pero Skoda ha vuelto a hacer magia y ha sacado 2,65 metros de batalla, una cifra digna de un Segmento C de los SUV. No sabemos cómo, pero en sus plazas traseras cualquier adulto tendrá espacio de sobra en cabeza y rodillas, y eso con otro adulto alto sentado delante.

Fascinados por la primera impresión en todos estos sentidos echamos a rodar, y por delante Skoda nos ha puesto una de las zonas más emblemáticas de esta zona de Europa, la Alsacia, ahora francesa, a pocos kilómetros de Basilea. Por las carreteras reviradas de esta región siempre en disputa, el chasis del Skoda Kamiq 2019 sale a relucir, ofreciendo grandes dosis de dinamismo con una pizca de diversión que no pensábamos encontrar, ya que por lo general los SUV de Skoda son coches más cómodos que dinámicos.

Pero aquí llevamos el Kamiq con el chasis opcional Sport. Este reduce 1 cm la altura libre al suelo, y con el selector de modos cuando pasamos al Sport se endurece un poco más la suspensión, lo que se traduce en un mejor control de las inercias de su pequeña carrocería, y por ende, una confianza mayor para ir a un ritmo elevado sin tampoco volvernos locos, porque los frenos no son los de un Kodiaq RS. Esto es un B-SUV para ir a por los niños y hacer la compra, y sin embargo, nos estamos divirtiendo en estas sinuosas carreteras francesas, un tiempo atrás alemanas.

Para la prueba llevamos el motor 1.0 TSI de 115 CV, con la caja DSG7, y la única opción de tracción delantera. Por debajo hay otro 1.0 con 95 CV y solo caja manual y por encima en gasolina el 1.5 TSI de 150 CV. Si queremos diésel solo está el 1.6 TDI de 115 CV, con manual y DSG, y llegará un GNC de 90 CV. A priori es un motor muy bien resuelto para mover al Kamiq sin gastar demasiado, aunque nuestra unidad marca 7,9 litros de media después de una semana de presentación en manos de la prensa mundial (el homologado oscila entre 5,5 y 6,6 litros según versión y equipamiento). Empuja bien desde abajo y en medios, pero no tiene sentido apurar marcha, aunque el siempre eficiente y preciso DSG ya se encarga de cambiar cuando debe.

Al día siguiente hemos probado el mismo motor con el cambio manual de seis velocidades y el chasis estándar, aunque en el trayecto por autopista no notamos gran diferencia con el Sport sin salir a una carretera revirada, pero si una gran comodidad. Con esta transmisión el tres cilindros de 115 CV parecía tener más vitalidad en primera y segunda marcha que con la DSG, pero al final son igual de rápidos. Más cómodo el DSG para hacer uso del Control de Crucero Adaptativo, que ha demostrado un funcionamiento muy suave y fluido, así como el sistema Line Assist, que nos ayuda a mantener el coche en el carril.

Esperaba un Kamiq cómodo y sencillo, pero Skoda se ha atrevido a darle un toque más personal y diferenciarlo de sus hermanos de grupo, resultando ser un SUV con el que poder divertirte un poco cuando lo sacas de la ciudad o la autopista, y a la vez mantener el carácter de practicidad y comodidad que carcateriza a la marca, todo aderezado con mucha tecnología, la mayoría hay que pagarla eso sí, pero que le colocan como una de las mejores alternativas a día de hoy en el mercado si lo que se busca es un SUV urbano.

En cuanto al precio, Skoda hace una oferta de lanzamiento de 6.000 euros (descuento + financiación) y puedes llevarte el Kamiq en su versión 1.0 TSI de 95 CV por 14.900 euros. Hay un acabado Sport solo para España, que es el tope de gama, que parte de 18.900 euros, y como promoción la marca ofrece también un Pack Confort y el mencionado Virtual Cockpit desde el nivel Ambition de equipamiento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce + ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.