- Publicidad -

En Skoda acaban de renovar su tercer miembro más importante, el Fabia, que junto al Octavia y el Rapid representa el trío de más vendidos de la marca checa. Y es que desde su llegada en 1999 el Fabia ha vendido 4 millones de unidades. Siempre ha sido una buena alternativa por relación calidad-precio a sus hermanos de grupo, el Polo y el Ibiza, y ahora con este Skoda Fabia 2018 pretende seguir siéndolo. Hemos venido hasta el hogar de la marca para comprobar que tal le ha sentado la renovación al compacto checo, para ver si sigue siendo esa buena alternativa.

Skoda Fabia 2018

Empecemos por su estética. El salto generacional de la segunda a la tercera generación nos dejó un Fabia más musculoso que el anterior. Como estamos ante un restyling, pues no hay cambio de plataforma, los checos se han limitado a retocar su diseño para que sea un poco más jovial. Juntos se notan las diferencias, pero separados los cambios solo son perceptibles por propietarios o por un ojo experto. Estos se centran en sus paragolpes, la calandra, el diseño de los faros LED, y la opción de hasta llanta de 18 pulgadas (solo en el hatchback). Sigue siendo atractivo y Skoda ofrece una buena gama de colores, 15 en total, y llantas como para darle un toque personal al Skoda Fabia 2018.

El interior sigue la misma tónica, cambios sutiles pero suficientes para mejorarlo. El Skoda Fabia 2018 recibe una mejora de los materiales, especialmente los que están más a la vista y en contacto con su uso. Aunque hay mucho plástico duro este está bien rematado y la calidad percibida es bastante buena para un coche de su categoría. Sobre todo gana mucho con la moldura del salpicadero que rodea la pantalla central, de 6,5″ en todos los acabados, y sigue hasta la zona del copiloto. Skoda mantiene los botones del sistema de información y entretenimiento, pero porque la pantalla táctil a color solo puede ser de 6,5 pulgadas.

A pesar de que mide menos de 4 metros (3.997 mm), su batalla es de 2,47 metros y permite un buen espacio para los ocupantes de las plazas traseras. El maletero en el hatchback es de 330 litros, ampliables a 1.150 si abatimos sus plazas traseras, en el caso del Combi, son 530 litros ampliables a 1.395. Además Skoda, siguiendo su filosofía Simply Clever, nos incluye nuevas soluciones de otros modelos de segmentos superiores, como las dos tomas USB en las plazas traseras, el apoyo para la tablet en el reposacabezas del copiloto, un separador de carga para el maletero y en el Combi, la linterna LED extraible.

Skoda Fabia 2018

A nivel mecánico, el Skoda Fabia 2018 dice adiós al diésel, ocupando la gama únicamente motores gasolina, todos los TSI con el filtro de partículas y un segundo catalizador. En lo más bajo tenemos el motor 1.0 MPI de 75 CV, seguido del 1.0 TSI en 95 y 110 CV. El MPI solo se puede asociar al manual de cinco velocidades, el de 95 CV TSI solo puede ser manual de cinco, mientras que el más potente es de serie seis velocidades manual con opción DSG de 7 velocidades.

Hemos probado el 1.0 TSI de tres cilindros en sus dos potencias. Un motor que en su versión de 95 CV es más que correcto para el hatchbak. En carrocería Combi hemos probado el 110 CV y ha resultado ser la potencia también idónea por la ganancia de peso del modelo. Es un motor que hasta 3.000 vueltas no empieza a ser enérgico pero que para mantener la velocidad es perfecto y más en este coche. El Skoda Fabia 2018 no necesita más potencia para lo que ha sido concebido y ofrece consumos contenidos homologados (ciclo NEDC) de menos de cinco litros en todos sus motores.

Skoda Fabia 2018

A nivel dinámico es un coche que cumple a las mil maravillas a la hora de desplazarnos en trayectos cortos y medios. De la anterior generación solo había probado el Fabia Montecarlo que incluye un tarado de chasis específico, pero lo cierto es que este Skoda Fabia 2018 ha resultado muy equilibrado. En las irregulares carreteras secundarias alrededor de Praga, el Fabia ha filtrado muy bien los baches de la superficie a la vez que ofrecía una estabilidad perfecta a velocidad moderada. No se podía ir muy rápido por el peligro que entrañaban sus lugareños al volante y la estrechez de la vía, pero ambas versiones del 1.0 TSI permitían mantener una velocidad constante sin tener que hundir el pie hasta el final de su recorrido. Si bien es cierto, el Fabia pesa poco, 1.121 kilos el hatchback, por lo que es un coche bastante ágil y cómodo para su uso en ciudad. Su dirección es bastante precisa y comunica lo suficiente como para saber por dónde estamos metiendo el tren delantero, pero como el tarado de la suspensión es tan bueno muchas veces pensaremos que el coche no nos hace caso, pero es todo lo contrario.

Skoda Fabia 2018

El Skoda Fabia 2018 es un coche con el que se puede convivir fácilmente, un buen compañero en el día a día y si queremos algo más de espacio ahí tenemos el Combi, aunque rompe la gracia de su estética compacta y un poco más allá tenemos el Scout. La gama de precios arranca en 14.950 Euros para el motot MPI en acabado Active con 75 CV. Llegará un MPI de 60 CV el año que viene. El 1.0 TSI manual de 95 CV salta a los 15.630 euros, la variante más demandada a buen seguro, y el 110 CV pasa a 16.550 euros siendo manual y 17.850 para quien quiera el DSG7. Si nos va el toque desenfadado del Montecarlo, deberemos desembolsar 18.220 euros, que solo está disponible con el motor 1.0 TSI de tres cilindros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cuatro × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.