SEAT ha dado el paso y ya tenemos aquí a su primer coche eléctrico, el Mii electric. Podría haber sido el León, o el Ateca, o incluso el SEAT el-Born que vimos en Ginebra, pero la firma de Martorell ha querido empezar por lo básico, que es electrificar la movilidad en ciudad, pero ofrecer un plus para salir de ella. Hoy ha tocado probar el SEAT Mii electric y se podría decir que es casi mejor que un Mii de combustión.

Primero porque sigue pareciendo un SEAT Mii normal. Tan solo le diferencian las llantas de 16″ de diseño específico y los nombres del modelo en los pasos de rueda delantero, o la designación en el portón del maletero. Hay cinco colores a elegir, negro, blanco, rojo, azul y plata, y el techo y los retrovisores se pueden pedir en negro en todos los colores menos en el negro.

Segundo porque su conducción es como la de un Mii normal pero más cómoda incluso por su condición de eléctrico. Y es que este SEAT Mii electric al volante se comporta de maravilla. No vibra como lo haría con un motor tricilindrico, es silencioso, y su mecánica eléctrica lo mueve a la perfección. Donde iría el motor térmico va uno eléctrico de 83 CV y 212 Nm de par. La cifra relevante es que pasa de 0 a 50 km/h en 3,9 segundos, ya que esto es un coche primordialmente urbano. Está eso si limitado a 130 km/h, para que en carretera no gastemos tan a la ligera su batería de 32,2 kWh. Con ella podremos recorrer hasta 260 km (ciclo WLTP), y según SEAT hasta 358 km si solo lo usamos en ciudad. Según nuestra prueba y nuestros cálculos, esos 260 km son bastante reales, ya que hemos conseguido casi igualar la media de consumo eléctrico de 14,4 kWh/100 km.

Para poder conseguir esa media, hay que jugar mucho con su frenada regenerativa y sus modos de conducción, pero no hay nada imposible. Con la palanca de cambios en la posición D, moviéndola a derecha o izquierda reduciremos y aumentaremos respectivamente la fuerza de la frenada regenerativa. Hay tres niveles y son más que suficientes para circular por ciudad sin tocar el freno. Hay un cuarto mucho más agresivo, que es mover la palanca una vez más hacia abajo hacia la posición “B”, pero solo es recomendable en ciudad y una vez hayamos pillado el tino a su intervención.

Por lo demás se comporta muy bien en modo Normal, y en modo ECO y ECO Plus lo único que hace es restringir progresivamente el uso del climatizador y la potencia disponible. Usar el climatizador nos resta automáticamente en modo normal 10 km de autonomía, y en ECO Plus podemos ganar nada más seleccionarlos esos 10 km. No es que perdamos potencia pero si que se nota que al acelerar el coche responde con más lentitud.

Para recargarlo además tenemos varias opciones. El SEAT Mii electric se puede cargar con una potencia de hasta 40 KW, cargador que vendrá de serie, y eso permite recuperar hasta el 80% de energía en una hora. Si usamos un Wallbox, el mismo proceso con 7,2 kW se desarrolla en 4 horas, y si usamos un enchufe normal serán más de 13 horas.

En cuanto al interior, es igual de sencillo que un Mii normal, pero al menos está bien rematado. La navegación la pondremos nosotros a través del móvil, y contamos con puerto USB, toma de mechero y ordenador de a bordo. El volante, la palanca selectora de marcha y el freno de mano pueden ir en cuero en el acabado alto, Electric Plus, así como llevar los asientos calefactados, y otros extras. Por debajo solo hay un acabado, el Electric.

Normalmente acceder a un coche eléctrico es una inversión alta, pero SEAT ha planteado un precio de coche normal, pues el SEAT Mii electric cuesta 21.230 euros sin descuentos. Para quienes busquen un coche de diario con el que reducir los costes de utilización es perfecto, con una buena autonomía para este uso y más, una conducción cómoda y sencilla, y un equipamiento y precio muy bueno.

SEAT Mii electric

Pero aquí no acaba la cosa, porque SEAT lanza en oferta este Mii electric por 17.900 euros con el equipamiento más alto, sumando los cuatro paquetes opcionales que tiene, e incluyendo el punto de carga. El Wallbox cuesta por separado 774 euros, y una instalación sale de media dependiendo del hogar entre 600 y 1500 euros. Pero es que además si entregas un coche te descuentan 1.000 euros, y si es un SEAT 1.400, respecto al precio de oferta, al cual se acoge uno al financiar con la marca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

6 + doce =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.