El segmento B de utilitarios está más concurrido que una discoteca el día de noche vieja. Los hay de todos los países y colores, y aunque muchos tienen un hermano SUV, siempre serán la mejor opción para quién haga un uso diario de ellos por ciudad y carretera. Nuestro protagonista viene de Martorell, lleva más de 30 años con nosotros y esta es la quinta generación de uno de esos coches que ayudó a motorizar España, y que ahora incluso cuenta con “una versión SUV”, el SEAT Arona que deriva de él. Además contamos con su versión más deportiva de aspecto y de mejor equipamiento. Demos la bienvenida a este nuevo curso escolar al SEAT Ibiza FR 2017.

Hay quién lo ha criticado a su llegada por parecerse demasiado al León, pero nunca es demasiado cuando algo se parece a otra cosa atractiva y tan carismática. Pero es que lo mismo le ha ocurrido a su primo alemán con su correspondiente modelo superior. Sin embargo, en detalle, el Ibiza sigue poseyendo su propia personalidad, con un morro más afilado que antes, una trasera con varias superficies planas, y todo ello aderezado con buen gusto por un acabado FR que siempre ha sido el favorito entre los compradores de este coche. Y nuestro también por qué no.

El SEAT Ibiza FR se diferencia de una versión básica gracias a una serie de elementos y opciones muy bien pensados para darle un look joven y dinámico sin caer en macarradas. Tenemos ópticas LED delante, en nuestro caso las Full LED opcionales y recomendables, un capó con dos nervios muy marcados y paragolpes específicos que le otorgan un nuevo marco para las luces antiniebla. Las carcasas de los retrovisores van pintadas en un negro brillante, como también la parte vertical de los marcos de las puertas. Además llevamos unas bonitas llantas de 18” de cinco radios bicolor, opcionales porque monta 17” de serie, que esconden unas pinzas de freno pintadas de color ojo.

En su zaga tenemos un discreto y agradecido alerón en su zona superior de la luna trasera, así como paragolpes específicos y un doble embellecedor de escape en color cromado. Ojo porque la salida de escape queda por debajo del paragolpes, pero el resultado visual es atractivo y deportivo, y en un coche de este tipo y precio queda hasta bien, no así en otros premium que también recurren a este detalle estético. Con el tirador en el símbolo de SEAT, como siempre, accedemos a su maletero, muy amplio y limpio de recovecos, de 355 litros.

Dentro el SEAT Ibiza FR también se diferencia del resto de la gama gracias a detalles como las inserciones en piano black en las puertas, del mismo tipo es la pieza central del salpicadero  a la derecha de la pantalla multimedia. Esta por cierto es de serie en el acabado FR, siendo de 8 pulgadas y gracias a dios, SEAT ha mantenido las dos ruedecillas, la de volumen y la del zoom del mapa, para un ajuste más cómodo y rápido, en lugar de tener que usar botones táctiles como ocurre en otros modelos del grupo alemán. Esta es táctil y a color con superficie acristalada, con una respuesta de acciones muy rápida y unos menús claros y sencillos.

La calidad de los materiales del interior es bastante buena para un coche de este segmento, con tacto adecuado y apariencia de calidad en las zonas más visibles. Al ser el Ibiza FR tenemos un volante con costuras en rojo y la insignia FR en la parte inferior, de tacto agradable y piel perforada en los laterales. Los asientos también son diferentes, con las costuras también en rojo y opcionalmente se pueden pedir con tapizado de piel en los laterales y Alcantara en su parte central, añadiéndose también a las plazas traseras.

Y hablando de esta parte del SEAT Ibiza, hay que comentar que ofrecen un espacio más que sobrado para dos personas, con amplitud suficiente para las rodillas y la cabeza. Para tres, aunque la plaza central está bien acolchada, ya será algo más incómodo, pero ahí está la posibilidad de llevar tres personas.

SEAT en el lanzamiento del Ibiza ha apostado, al igual que la mayoría de competidores, por los motores gasolina. No os preocupéis los amantes del diésel porque llegará un 1.6 TDI el año que viene en dos potencias. De momento tenemos un 1.0 MPI de 75 CV, seguido del 1.0 TSI de tres cilindros en 95 o 115 CV, esta última nuestra versión equipada. Más adelante, a finales de año llega el 1.5 TSI de 150 CV, el tope de gama en potencia porque por desgracia, no hay versión Cupra a la vista. Lo que  si hay es un Ibiza propulsado por gas natural gracias al motor 1.0 TGI de 90 CV.

Aunque sea un tres cilindros, me ha  sorprendido gratamente lo bien que suena a bajas vueltas, casi como un cuatro cilindros, y es que en marcha, salvo que peguemos acelerones a fondo, su rumorosidad será muy baja, gracias a su arquitectura y al buen asilamiento del interior. No es la panacea de la deportividad pero ha demostrado ser más que suficiente para mover al pequeño SEAT Ibiza FR con unos consumos muy buenos. Quizás el de 95 V sería mucho más justo en incorporaciones a autopista o adelantamientos, pero en el caso que nos ocupa ha aprobado notablemente.

Y es que este SEAT Ibiza FR 2017 homologa un consumo mixto medio de 4,7 litros. En carretera y ciudad se le puede acercar a esa cifra, pues nos hemos quedado en 5,2 litros sin hacer mucho hincapié en una conducción “Eco”. Hablando de Eco, tenemos equipada la suspensión adaptativa y por tanto tres modos de conducción, el mencionado, uno normal, y uno Sport. Este último viene bien en carreteras secundarias, pues “tensa más” al Ibiza FR y lo hace más vivo y divertido.

En términos generales es un coche ya de por sí ágil y que se presta con facilidad a ir animado, pues su dirección, aunque no es la más transmisora, es muy rápida y directa. El tacto del cambio, uno manual de seis velocidades en esta ocasión, pues lo hay DSG de 7 en opción, es bueno, con recorridos bien marcados y de buena precisión, ayudando mucho en consumos con esa sexta marcha en carretera.

¿Cuánto cuesta el atractivo SEAT Ibiza FR 2017? Pues en esta versión en concreto, la más alta de equipamiento y más deportiva de aspecto, son 18.530 euros, que es el mismo precio que la versión Xcellence de igual mecánica, pero con otro aspecto. Si quisiéramos el cambio DSG el precio crecería cerca de 1.500 euros. Por otro lado, le precio de partida del SEAT Ibiza 2017 son 14.060 euros para el 1.0 de 75 CV. Con este motor nos ha parecido la mejor opción, incluida una de las mejores del segmento, el nivel de equipamiento ya al gusto de cada uno.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 10 =