En el wyoming más profundo, en medio de un bosque de abetos, pinos y abedules, lo último que esperas encontrarte es un reluciente Rolls-Royce de color azul. Y al volante va un alemán canoso y elegante, con un plumas naranja y un Rolex de acero en la muñeca. Los Rolls son escasísimos en esta parte de EE UU. Sería más fácil encontrarte a la reina de Inglaterra comprado en el Carrefour que cruzarte aquí con uno de los grandiosos coches británicos adornados con el “espíritu del éxtasis”. Los automóviles que triunfan en Wyoming son los enormes pick-up GMC o RAM con motor V8, aunque el actor Harrison Ford reside en un rancho cercano y hay quien le ha visto al volante de su Aston DB11.

El jefe de Rolls, Torsen Müller-Ötvös, nunca había estado antes en esta zona. Normal, porque el grueso de sus clientes viven en la costa, con California y Florida a la cabeza. De hecho el concesionario Rolls más cercano está en Las Vegas, a más de mil kilómetros de aquí. Esta es tierra de cowboys y de osos (negros y grizzly), lobos, pumas y de águilas calvas. Por eso nuestro fotógrafo anda con cuidado para no alejarse demasiado de los caminos, y cuando lo hace no olvida su espray contra osos.

Prueba Rolls-Royce Cullinan

Está claro que el Cullinan no es un Rolls al uso. Es el primer SUV de la marca, el primero con tracción total y el primero con portón trasero. Cuando se desveló su aspecto definitivo el pasado mes de mayo hubo mucha polémica, y comentarios comparándolo con el Canyonero de los Simpsons o los taxis de Londres no sentaron bien en la sede de la firma en Goodwood. Poco después el jefe de diseño Gilles Taylor abandonó la compañía tras seis años en el cargo, lo que disparó toda clase de rumores. La realidad es que se fue a una empresa china donde le pagan mejor.

Antes de que se conocieran sus líneas, muchos también se preguntaron si la marca más aristócrata del planeta realmente necesitaba un SUV en su gama. Por eso lo han hecho a lo grande, y es el todocamino más voluminoso y pesado (2,7 toneladas) del mercado mundial. En cuanto a su potencia, con su V12 biturbo de  6.7 litros y 570 CV tampoco tiene rivales, y de momento en la nueva gama Mercedes G no hay un 65 AMG de 12 cilindros.

Prueba Rolls-Royce Cullinan

Para conocer y entender al Cullinan ninguna compañía es mejor que la de Torsen Müller-Ötvös, que lleva nueve años como CEO de Rolls-Royce. Una de las frases que más nos llamó a atención en la presentación del Cullinan fue la de que los clientes lo usarán en “luxury adventures”. Del mismo modo que muchos millonarios viajan a lugares remotos para pescar o cazar, con el Cullinan los clientes podrán rodar por junglas, desiertos o zonas boscosas como en la que nos encontramos. Por eso su capacidad todoterreno se considera tan importante.

En nuestra propia “luxury adventure”

Así, estamos en Jackson Hole (Wyoming) en nuestra propia aventura con el gran jefe de Rolls. Recorreremos el área de Teton County, en el noroeste del Estado, una zona abrupta y llena de montañas. Gran parte de la ruta es offroad, zigzagueando entre pistas de grava a través de frondosos bosques. También hay zonas de rocas resbaladizas y subiremos al Snow King, que en invierno esta llena de esquiadores y que alcanza casi 2.400 metros de altura. Comenzamos preguntando a Torsten sobre esas aventuras offroad de los ricos. “Los clientes del Cullinan querrán usar sus coches en el campo. Por eso he insistido mucho en que el confort debe ser superior al de cualquier otro SUV, y en que el refinamiento en carretera debe estar en niveles próximos al Phantom.

El Cullinan debe ser el Rolls-Royce de los SUV. Hablamos de todoterreno como un ocio alternativo a navegar en un yate, por ejemplo. La meta es: “Sin esfuerzo a todas partes”. Debe poder ensuciarse para que nuestros clientes conquisten los terrenos más desafiantes. Quieren disfrutar de las experiencias más enriquecedoras, eso es lo que desean muchos superricos. Puede ser un viaje de uno o dos días por el desierto o por las montañas. Esta zona es perfecta para ello,  hay paisajes fantásticos y alojamientos de lujo donde pasar la noche”. El directivo añade que durante el desarrollo tuvieron muy claro que los clientes no quieren un SUV suave o una especie de cross country, sino un verdadero SUV con posibilidad de uso dual. Lo que sería un coche para la “última milla”, para llegar hasta un lugar de pesca inaccesible o atravesar un camino lleno de nieve para poder disfrutar de un chalet en la montaña. Los clientes de Oriente Medio también podrán usarlo para jugar por las dunas, cosas que solo se pueden hacer con un SUV con verdaderas capacidades 4×4.

“Será popular en sitios donde las condiciones climatológicas sean duras. Hemos visto mucho interés por el coche en Rusia y en otros lugares donde es frecuente la nieve y el hielo, como Canadá o Suiza”. Torsten considera además que es el primer Rolls verdaderamente práctico: “Las prioridades fueron versatilidad y utilidad, algo que nunca habíamos dicho de un Rolls hasta ahora. También pensamos que alcanzarán más kilometraje que el resto de modelos de la gama, y es un coche sólido y duro, lo podrás comprobar al conducirlo”.

Prueba Rolls-Royce Cullinan dron

Muy capaz y al mismo tiempo silencioso

Subimos por un camino rocoso apenas más ancho que el Cullinan, con los árboles muy cerca de su delicada pintura. Su dirección a las cuatro ruedas es una bendición por estos caminos estrechos, y resulta increíblemente maniobrable a baja velocidad, teniendo en cuenta que es más grande que un Range Rover y media tonelada más pesado. Es esencial la suspensión neumática y las enormes llantas de 22 pulgadas (calzadas con  neumáticos de asfalto), que hacen un gran trabajo sobre las roderas y las rocas. Se mueve con más suavidad que un Range Rover o un Bentley Bentayga y también es más silencioso, ayudado por los 100 kilos de aislantes que lleva y las lunas de doble capa. Es como un transatlántico navegando sobre el mar revuelto.

Estamos rodando en modo offroad, que se conecta usando un elegante botón. Aquí no hay Terrain Response como en los Range, o modos específicos para roca o barro. “Demasiado complicado”, dice Torsten. Tampoco lleva reductora, y es que el enorme par disponible del motor V12 biturbo lo hace innecesario. En esta posición la suspensión sube 40 mm. Aunque no puede vadear tanta profundidad como un Range Rover, es mejor que cualquier otro 4×4 de lujo. El objetivo según Torsten no es el liderazgo absoluto en capacidad 4×4 “porque eso compromete demasiado la comodidad”, sino el liderato en comodidad offroad.

Prueba Rolls-Royce Cullinan campo

Gran parte del salpicadero está tapizado en cuero box-grain, el de tipo granulado que se suele usar para el equipaje de lujo. Es un interior grandioso y bastante tradicional, con unos asientos magníficos. Asimismo la visibilidad frontal y lateral es excelente, aunque vas sentado algo más bajo que en un Range Rover. La instrumentación tipo TFT reproduce unos relojes al estilo clásico.

La parte posterior del habitáculo es enorme, exquisitamente fabricada y majestuosamente confortable, con un espacio para las piernas sin rival. A esta parte se accede al abrir las puertas de tipo “suicida” típicas de Rolls, la forma más elegante de acceder a un asiento trasero. Las grandes manillas de las puertas son de sólido acero inoxidable, al igual que la parrilla delantera. En efecto, es el SUV más espacioso, lo que en cierto modo justifica sus cuadriculadas formas exteriores. No encontramos esa fluidez de la que hace gala, por ejemplo, el Range Rover Velar. El diseñador Taylor me dijo hace algún tiempo que el sellado acústico de las ventanillas traseras podría verse afectado por unas formas caprichosas, de modo que prefirieron priorizar el silencio interior por encima del aspecto estético.

Casi toda la producción ya está vendida

Estamos en medio de una pista en la montaña y al jefe le toca hablar de estilo. “Sí, el aspecto del Cullinan ha sido controvertido. No nos importa que sea un coche que polarice. La funcionalidad, el espacio y el confort eran esenciales. También debía ser un verdadero Rolls-Royce, grande y caro. Los comentarios negativos vinieron de cierta prensa europea, pero a nuestros clientes les encanta el coche. Ni uno solo de ellos ha expresado desacuerdo, les gusta su aspecto imponente”.

Y debe ser verdad, porque la producción de este año está prácticamente vendida, hasta el punto de que podría convertirse en el modelo más vendido de Rolls. Al inicio del proyecto en la marca consideraron hacer una especie de Phantom Shooting Brake, con una línea de techo más baja. “Vi los primeros bocetos y era una bestia muy bella, más elegante que el Cullinan, pero estaba claro que nuestros clientes querían un verdadero SUV”. Así fue como el techo y la cintura se hicieron más altos y el estilo más anguloso. Una parte especialmente peculiar de sus formas es la trasera, que trata de evocar aquellos tiempos en que los baúles del equipaje iban acoplados atrás, atados al coche. Por eso en Rolls dicen que es el primer SUV de tres volúmenes, aunque decir eso nos parece forzar un poco.

El maletero se abre con dos puertas, una inferior y otra superior, como en un Range Rover. Una de las opciones más apetecibles son los llamados Recreation Module para el maletero. Esto supone cajones y espacios hechos a medida para llevar diferente equipamiento especializado. En Rolls hablan de módulos para  carreras de drones, pesca, fotografía, escalada, snowboard, kitesurf, salto base o, simplemente, sentarse a mirar. Nos cuesta imaginar a un rapero preparando su salto en parapente, pero Torsten está convencido de que este tipo de nuevos clientes llegarán.

Nos gusta mucho el llamado Viewing Suite, un par de sillas exquisitamente desarrolladas que se despliegan eléctricamente del maletero, con una tabla para cócteles en el centro. Desde estas se pueden pasar ratos inolvidables observando el Serengeti, las tierras altas en Escocia o un partido de polo.

Tras las montañas volvemos al asfalto, incluyendo zonas con muchas curvas. El Cullinan emplea una versión más alta y más corta de la plataforma que en Rolls llaman “Architecture of luxury”, una compleja estructura de aluminio. Es fuerte, rígida y muy adaptable. Fue estrenada en el nuevo Phantom y la llevarán los modelos del futuro. El motor y el hardware de la suspensión se han tomado del soberbio Phantom, y no puede haber un punto de partida mejor.

En carretera el comportamiento del Cullinan es sensacional, lo que se espera de un Rolls. Rodando por la carretera 191 hacia el parque de Yellowstone se siente tan aislado y estable como un Airbus A380 volando a 10.000 metros. No es tan silencioso como el Phantom, el coche más confortable del planeta, pero está cerca. Está un peldaño por delante del Bentayga, y por delante también de los Range más lujosos y equipados. El propulsor V12 es tan suave y silencioso que parece eléctrico, y la caja de cambios ZF de ocho velocidades, fantásticamente refinada y eficaz.

El cambio no se puede manejar manualmente, esto es un Rolls-Royce, insiste Torsten, y está guiado por satélite para adelantarse al tipo de trazado. La dirección es tan ligera que se mueve con un dedo, pero aun así responde muy bien y las barras estabilizadoras activas hacen un gran trabajo para mantener las 2,7 toneladas de aluminio, cuero, madera y cristal en contacto con el suelo. Pero como en todos los SUV, si le exiges a fondo a la suspensión le cuesta hacer frente a las leyes de la física. Un Bentayga ofrece mayor precisión en la conducción.

Cuando terminamos nuestro viaje estamos convencidos de que el Cullinan es el SUV más imponente, refinado, cómodo, lujoso, confortable (en asfalto y fuera de él) y maravillosamente construido del mercado. Con precio base en Reino Unido de 276.000 libras  (314.300 euros), casi cuesta el doble que un Bentayga y casi tres veces lo que vale un Range Rover. ¿Vale la pena? Racionalmente por supuesto que no pero, como Torsten te explicaría, los superricos no piensan en precio y valor como tu o como yo. Simplemente quieren lo mejor, aunque no sea necesariamente lo más bello. Y una vez más, Rolls está en situación de proporcionárselo. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis − 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.