Cuando un modelo tan icónico como el Renault Clio se renueva, todas las miradas se posan en él. Y es que precisamente el diseño es lo que atrajo millones y millones de clientes a lo largo de sus generaciones. Se trata del modelo francés más exitoso de la historia, llegando al mercado europeo a partir de 1990.

La quinta generación llega con un apartado tecnológico renovado, una apariencia más moderna y con el mismo compomiso por la seguridad, con un resultado de 5 estrellas en los test de la EuroNCAP. Visualmente no sufre demasiados cambios pero, ¿y debajo de su piel?

Diseño

Su estética ha ganado madurez, con un frontal rediseñado con una calandra de mayor tamaño. De la misma forma, el paragolpes ahora presenta unas tomas de aire más deportivas.

Dónde vemos los cambios más importantes son las ópticas, las cuales heredan el mismo diseño que las del Renault Talisman o el Renault Mégane.

De la misma forma, el capó del nuevo Renault Clio gana unos nervios más marcados, acentuando su carácter y apuntando hacia la insignia de la marca. De lateral, tan solo un ojo entrenado podrá ver la diferencia.

En la zaga notamos más cambios. Entre ellos unos grupos ópticos más afilados, con una nueva firma LED en forma de “C” invertida. El portón trasero se ha elevado, para facilitar el acceso del equipaje. A su vez, la forma del portón es ahora más cuadrada, para mejorar la capacidad del maletero -la cual ahora se eleva hasta los 391 litros, 61 litros más que la pasada generación- (1.069 litros con las plazas abatidas).

El paragolpes trasero implementa unas formas más redondeadas, así como disponer de menos superficies de plásticos en su estructura. A su vez, se incorpora un pequeño difusor, con elementos en cromado, junto con una salida de escape también cromada.

Interior

Dentro del Renault Clio 2019 es donde vemos los cambios más evidentes. Tenemos un nuevo volante ergonómico mutifunción, el cual es más compacto que su predecesor y tiene más botones. El cambio más grande lo encontramos en la consola central, donde descansa la nueva pantalla táctil de 9,3 pulgadas, presentando un nuevo sistema de infoentretenimiento Easy Link. Su interfaz es más fácil de utilizar ahora, así como incorporar una disposición vertical, estilo Tablet.

Como aspecto novedoso, el nuevo Renault Clio incorpora un nuevo panel de instrumentos digital de 7 pulgadas, siendo otro de 10 pulgadas opcional (todavía no disponible este último).

Los asientos reciben un nuevo diseño, y estos han reducido su envergadura para dar cabida a más espacio tanto en las plazas delanteras, como para mejorar el espacio para las piernas en la segunda fila. A su vez, la sujeción lateral también se ha visto mejorada.

Motores

En la nueva generación del Renault Clio, vemos que tenemos una amplia gama de trenes de potencia. Para la gama de gasolina se presenta el Sce de 75 CV y 95 Nm como acceso a la gama. Continuando a esta le sigue el TCe de 100 CV y 160 Nm y el TCe de 130 CV y 240 Nm (equipado de serie con la transmisión automática de doble embrague EDC de 7 velocidades).

Por otro lado, tenemos la gama diésel que presenta los motores dCi de 85 y 115 CV. Para 2020 llegará una motorización híbrida, apodada E-Tech, el cual estará compuesto por un motor de gasolina de 1.6 litros y otros dos motores eléctricos -alimentados por una batería de 1.2 kWh. Con todo ello, podrá tener una autonomía 100% eléctrica de 5 km.

Sensaciones

La pasada generación del Clio ya destacó por su dinamismo y, a su vez, por su suspensión rígida que le daba un comportamiento deportivo -aunque era algo incómoda en el día a día-. Ahora en la quinta generación tenemos una evolución de lo que ya teníamos en la cuarta generación, pero ahora con mayores niveles de confort y deportividad.

Para empezar, tanto el eje delantero como el trasero han sufrido cambios en la estructura de la suspensión, así como incorporar un tarado de las mismas más blando. Se nota que no es tan duro, por lo que la conducción ahora es mucho más serena. Por otro lado, también se incorpora una nueva dirección, acompañada por un nuevo volante. Esta es más reactiva y directa que la anterior -al principio la notamos casi tan directa como un Mégane con 4Control-.

 

El paso por curva es realmente bueno, con buenos apoyos y transferencias de peso en la nueva suspensión, la cual no se muestra tan deportiva- e incómoda- que la que equipaba el Clio anterior, pero ahora tenemos un coche más balanceado. Su confort sigue en su habitabilidad, la cual se ha aumentado gracias a los nuevos asientos -con mejor mullido- que mejoran el espacio para todos los ocupantes.

Más dinámico que nunca

Durante nuestra estancia en la presentación internacional pudimos probar tanto el TCe de 100 CV como el de 130, con caja manual de 5 velocidades y automática de 7, respectivamente.

El bloque de 100 CV presenta una curva de par bastante lineal, una patada disponible apenas después del ralentí, lo que hace que, sobre todo, para uso en ciudad sea un motor bastante bueno. En cambio, por carretera, y debido a la transmisión de cinco velocidades, puede que los consumos se eleven ligeramente por encima de los 6 l/100 km. Por otro lado, a pesar de que circule “algo revolucionado”, no es para nada ruidoso, lo que es resultado del mejor aislamiento de los materiales del nuevo Clio. Este sería el motor ideal para trayectos urbanos, no es demasiado prestacional, pero la verdad que se mueve bastante bien en este tipo de vías.

Por otro lado, el motor 130 CV es diferente, a pesar de solo añadir 30 CV. Este aumento de potencia se nota, y más gracias a la gestión de la transmisión automática de doble embrague de 7 velocidades. Es indudablemente más enérgico y deportivo que el otro bloque que probamos, y con este disfrutamos mucho más del nuevo modo de conducción Sport, que incorpora por primera vez el Renault Clio.

El empuje a bajas vueltas es mucho más potente, pero sigue manteniendo altos niveles de confort en marcha, ya que no es ruidoso en autovía. A su vez, y como curiosidad, la transmisión EDC de 7 velocidades no puede configurarse en modo manual, por lo que ejecutará los cambios en modo automático a no ser que “juguemos” con las levas de detrás del volante, las cuales tienen un diseño y ergonomía tales que desde nuestro punto de vista son las mejores que ha fabricado la marca hasta la fecha.

Seguridad lo primero

En cuanto al nivel de seguridad dentro del nuevo Renault Clio, hay que destacar que cuenta con las cinco estrellas en la EuroNCAP. De la misma forma se han añadido más asistentes de ayuda a la conducción de serie, con mención especial al nuevo sistema Highway & Traffic Jam Companion.

Este asistente está pensado para embotellamientos y autopista, el cual se combina con el regulador de velocidad adaptativo, el Stop & Go y la asistencia de centrado en la vía. De esta forma, el nuevo Renault Clio presenta un nivel de conducción autónoma nivel 2. Este sistema llegará para la motorización TCe de 130 CV para principios de 2020.

En definitiva, el nuevo Renault Clio se presenta como una evolución, más que revolución, en términos generales. Si bien es verdad que en el apartado tecnológico es donde más ha crecido, así como su diseño interior, el cual ahora aloja una atmósfera más sofisticada y moderna. Todavía no se conocen precios oficiales para España, pero se abren los pedidos para julio, llegando las primeras unidades en septiembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.