- Publicidad -

Fue el Porsche más vendido en el mundo en 2017, pero cuatro años después de su llegada necesitaba algo de maquillaje y nuevos gadgets tecnológicos, así como aprovechar la nueva normativa WLTP de emisiones para adaptar sus motores. Lo normal habría sido acudir a su presentación internacional, con su rueda de prensa y sus horarios ajustados, pero en lugar de eso Porsche nos llevó en exclusiva a Escocia semanas antes para tener un vis a vis con el nuevo Porsche Macan 2019, el hermano pequeño del Cayenne.

Cambiado, no agitado

Es una tierra majestuosa, conocida por sus gaitas, su whisky y paisajes de los que te dejan embobado, y en cierto modo el nuevo Macan 2019 puede parecerse, pues en su versión S con motor V6 suena bien, conducirlo sabe mejor aunque no emborracha, y configurado en Miami Blue o el nuevo Mamba Green cautivará muchas miradas.

Prueba Porsche Macan 2019

Precisamente, habrá que detenerse unos instantes para apreciar los cambios con respecto al modelo anterior. Sutiles pero en conjunto apetecibles y al final notables, con nuevos faros Full LED delante y las luces tridimensionales también LED detrás o nuevas llantas, incluidas unas elegantes Sport Classic en 21 pulgadas. Los paragolpes también modifican la fisionomía de la calandra en su parte delantera, y el difusor en la trasera, donde hay nuevas salidas de escape. El paquete SportDesign incluirá las famosas taloneras negras.

Más pantalla y aún con botones

Y si pasamos a su interior, los cambios son más tecnológicos que físicos, aunque si tenemos nuevas salidas de ventilación del climatizador, ahora ubicadas bajo la pantalla central en lugar de a sus lados. Y es que esta ha crecido hasta las 11 pulgadas, desde la cual se controla un rápido e intuitivo sistema Porsche Communication Management (PCM) de serie, incluyendo navegación online y el Connect Plus(con módulo de teléfono LTE y lector de tarjetas SIM), un punto de acceso WLAN y una gama completa de servicios Porsche Connect.

El volante podrá ser el opcional GT, al estilo del que lleva el 911, y tanto este como los asientos, el techo y la palanca del cambio PDK podrán ir forrados en Alcantara. Aunque sea un SUV, no tenemos las estriberas del Cayenne en el túnel central, donde sigue habiendo un buen despliegue de botones convencionales en lugar de los capacitivos del SUV grande o el Panamera, pues este no deja de ser el modelo de acceso a la gama Porsche.

Sus plazas traseras permiten acomodarse bien a cualquier adulto, y aunque no pase de los 4,7 metros de largo y 1,9 de ancho, tenemos 500 litros de maletero ampliables a 1.500 y con portón eléctrico.

Precisión al volante

En su llegada el Porsche Macan 2019 se anunció con un motor de 4 cilindros de 2.0 litros y 245 CV. Quienes tienen buena memoria se dieron cuenta que son menos caballos que el modelo anterior, pero el filtro antipartículas obligatorio con la normativa Euro6d se los ha llevado. No se preocupen porque esto es solo un número en un papel, en la carretera el Macan con este motor sigue desenvolviéndose con mucha facilidad para sus 1.800 kg de peso.

Prueba Porsche Macan 2019

Lo bueno es que llevamos asociado el cambio PDK de siete velocidades y la tracción total, dos elementos que en conjunto ayudan a sentirnos conectados con el coche y el asfalto y acelerar sin miedo en unas carreteras escocesas empapadas por la lluvia. Sigue siendo un coche ágil, con una dirección exquisita, casi sacada de un 911 o un 718 y puesta ahí para demostrar que un Porsche también puede ser un SUV, o viceversa.

El caso es que conducir por primera vez en el lado izquierdo, y además con el volante a la izquierda, pues los Macan que probamos eran unidades alemanas, fue toda una experiencia, pero Porsche ha dotado de más sistemas de seguridad y ayuda a la conducción. El nuevo Porsche Macan 2019 lleva ahora un control de crucero adaptativo más toda la parafernalia de sensores, cámaras y mantenimiento de carril, por lo que el trabajo en autopista es mínimo con este coche.

Prueba Porsche Macan 2019

Si alguien se pregunta si lo hemos probado en terreno offroad, no por ahora, ni hacía mucha falta porque el cliente medio de este coche no lo hará más que cuando se equivoque de camino. De hecho, su sistema de tracción total activo apodado Porsche Traction Management (PTM), tiene una configuración eminentemente deportiva, primando el par al eje trasero cuando no hay pérdidas de adherencia en el delantero. Esto nos da un feeling más deportivo y en la práctica, no hay subviraje ni sobreviraje dentro de unos límites de velocidad comprensibles pero a la vez divertidos. Las estrechas carreteras escocesas tampoco invitaban a desconectar las ayudas…

Mejor si es con V6

Pero el Porsche Macan 2019 no estaba solo con el motor básico. El Macan S también pasó por nuestras manos, una versión con motor V6 turbo de 354 CV y 480 Nm de par. Sin duda el esta versión se nota mucho más deportiva y nuestra unidad iba equipada con la suspensión neumática y la dirección deportiva opcional, dando como resultado un conjunto aún más ágil y dinámico, todo un corredor de fondo.

Otra diferencia entre el Macan verde y azul, era que el Macan S llevaba el Paquete Sport Chrono, casi indispensable, y que añade el selector giratorio en el volante para seleccionar uno de sus cuatro modos, y ajusta la suspensión PSM al modo Sport cuando se selecciona uno de los dos modos más deportivos.

Prueba Porsche Macan 2019

Con un 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y una velocidad punta de 254 km/h se sentía verdaderamente rápido, tanto que seguía al Cayenne S del equipo de Porsche GB sin esfuerzo. Todo lo que acelera necesita ser parado, y aunque esta versión lleva discos de 360 mm delante, Porsche lo equipó con los PCCB, los carbonocerámicos. El tacto del pedal de freno es contundente, con una mordida mucho más rápida que en el modelo básico, deteniendo al SUV compacto con mucha precisión y sin apenas inercias, recto y tranquilo.

Prueba Porsche Macan 2019

Tanto la versión S como el modelo básico del Porsche Macan 2019 resultaron ser ágiles y deportivos, quizás más conectado con el conductor el modelo con el V6 gracias a una configuración redonda de opcionales deportivos. A día de hoy no hay casi ningún otro SUV que se le acerque en cuanto a precisión al volante, todo un 911 hecho todocamino si me lo permiten los más puristas.

A falta de que lleguen sus esperadas versiones GTS y Turbo, el Porsche Macan 2019 arranca con los 66.498 euros de la versión 2.0 de 4 cilindros. Si queremos más garra, el Macan S 2019 hace lo propio con un precio de 75.421 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.