El mercado de los SUVs no para de evolucionar. Desde Stuttgart han decidido incorporar una nueva carrocería en su gama para este segmento. Como primicia en la historia de la firma, el Porsche Cayenne Coupé se convierte en el primer todocamino de la marca germana en tener este estilo de carrocería. ¿Un movimiento acertado por parte de Porsche? Sigue leyendo.

Diseño

Para el ojo no entrenado, y de un primer vistazo, quizás no se detecte muchos cambios, pero si afinamos la vista vemos que el Porsche Cayenne Coupé es más deportivo que nunca. Delante seguimos manteniendo la misma parrilla pronunciada, con los faros LED matrix de 84 diodos.

Como elemento característico de la variante Porsche Cayenne Coupé tenemos un nuevo techo de cristal, el cual tiene una superficie total de 2,16 m2. Este puede ser sustituido por uno de fibra de carbono como opción, gracias al paquete Ligthweight. Ahora las llantas pueden ir hasta las 22 pulgadas, incorporando el diseño GT en el catálogo.

Donde más notamos los cambios es, cómo no, en la parte trasera. El techo ha sido rebajado en 20 mm, con una caída del mismo pronunciada -estilo Porsche 911– terminando en un portón con un nuevo spoiler retráctil. Este puede elevarse hasta 135 mm (por encima de 90 km/h) en la posición más prestacional. A su vez, existe otro spoiler fijo en la parte trasera del techo. Detrás también vemos que es más ancho, 18 mm para ser exactos.

Puede incorporar escapes deportivos como opción, los cuales presentan un sistema cuádruple con embellecedores en negro.

Interior

El nuevo Cayenne Coupé se construye con la configuración de cuatro asientos individuales de serie. También es posible configurar el modelo con la segunda fila con tres plazas como opción, sin coste alguno. Se ha rebajado la altura de los asientos traseros en 30 mm, por lo que ahora no solo tenemos el mismo espacio que en el SUV convencional, sino que baja el centro de gravedad.

Sigue contando en la misma configuración que ya montaba el Cayenne de nueva generación. El coupé llegará con el paquete Sport Chrono de serie, por lo que tendremos disponible el selector de modos en el volante, así como una aceleración de 0-100 km/h en 3,9 segundos para la variante Turbo.

La capacidad del maletero es de 625 litros (600 litros en Cayenne Turbo Coupé), ampliables hasta los 1.540 litros si tenemos los asientos traseros abatidos.

Motores

El Cayenne Coupé llega con tres motorizaciones. La variante de acceso monta un V6 biturbo de 340 CV y 450 Nm; si este equipa el paquete de construcción ligera, así como el Sport Chrono, llega a los 100 km/h en solo 5,9 segundos. El mismo V6 biturbo llega hasta los 440 CV y 550 Nm en la variante Cayenne S Coupé, llegando a los 100 km/h en solo 4,9 segundos.

Como tope de gama tenemos la variante Turbo, que llega con el mismo bloque V8 biturbo que vimos en el Panamera, con 550 CV y 770 Nm de par. Este traspasa la barrera de los 100 km/h en solo 3,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 286 km/h, lo que le convierte en uno de los SUVs más rápidos del planeta.

Sensaciones

No es solo un mero cambio estético, hay más cosas detrás de esta nueva carrocería para el Cayenne. Durante nuestra estancia en Gratz, Austria, pudimos probar las variantes Cayenne S y Turbo Coupé. La variante S tiene un empuje espectacular, el motor V6 biturbo suena de forma angelical, ayudado también por los escapes deportivos que montaba nuestra unidad. Además, esta no contaba con el eje trasero direccional -que si se encontraba en el Turbo Coupé que probamos-, por lo que pudimos comprobar si merecía la pena adquirir este extra.

Sin duda con el eje trasero direccional el Cayenne Coupé se siente mucho mas directo y ágil. El menor ángulo de giro requerido para las curvas hace de la conducción un paseo por el parque, ya que nos permite mucho más control. La verdad que recomiendo este opcional porque si se nota, reduce la batalla de forma virtual gracias a este, dando lugar a una sensación muy agradable que parecer estar llevando un coche de menores cotas, al menos en longitud.

Y es que su anchura adicional de 18 mm se nota, y tienes que acostumbrarte a su gran porte en carretera, porque se trata de un vehículo bastante grande. Sin embargo, gracias a ese aumento de anchura ganamos la posibilidad de incorporar llantas de 22 pulgadas, así como rebajar la altura de los asientos traseros en 30 mm. Gracias a todo esto, el Cayenne Coupé se siente más dinámico en cierta medida, aunque tendríamos que montarnos en uno y bajarnos de otro para comprobar realmente cuán ágil es el Coupé frente al SUV, pero es perceptible.

La suspensión neumática que puede equipar le hace ser más polivalente aún, ya que según a la velocidad y el modo que vayamos, esta puede elevarse o bajarse automáticamente – o a voluntad-. Hay una cosa que si cambia en su configuración en ambos ejes, y es que se han revisado las barras estabilizadoras, debido al ligero incremento de peso -debido al mayor equipamiento que lleva de serie, así como a la incorporación del techo acristalado-. Por tanto, ahora es más directo y ágil.

Sin duda, la variante Porsche Cayenne Coupé Turbo es la que más miradas atrajo. Y es que el motor V8 biturbo de 550 CV y 770 Nm le proporciona prestaciones de superdeportivo, y es que en verdad se siente así. El empuje es descomunal, tanto es así que los 100 km/h llegan en 3,9 segundos. Además, los frenos carbocerámicos vienen de serie en esta variante -opcional en las demás- y son un gran aliado cuando tenemos tanta potencia bajo el capó.

Sin embargo, también es eficiente -siempre y cuando quieras-. Y es que si nos mantenemos sobre las 3.000 vueltas el V8 biturbo pasará a ver un V4, ya que cuenta con sistema de desconexión de cilindros, lo que mejora el consumo general del coche. Esta para mi es la variante más versátil y la que yo elegiría, ya que tenemos prestaciones casi de otro planeta -para ser un SUV-, pero también tenemos infinidad de sistemas que velan por nuestra seguridad a la vez que ser eficientes (dentro de lo eficiente que puede ser un V8). Sin embargo, lo bueno hay que pagarlo… y la variante Turbo no es precisamente barata.

En definitiva, el Cayenne Coupé se adentra en el mercado en busca de nuevos clientes, que buscaban desde hace muchos años esta carrocería dentro de la marca de Stuttgart. A su vez, los propios clientes de Porsche ya demandaban algo así, y es que estos no solo se llevan una variante con un “traje estilo 911”, sino que tienen el Cayenne más deportivo hasta la fecha.

Precio

El nuevo Porsche Cayenne Coupé parte desde los 97.217 euros (340 CV). A su vez, la gama intermedia (Cayenne S Coupé) partiría desde los 107.127 euros (con 440 CV). El tope de gama, Porsche Cayenne Turbo Coupé, comenzaría a partir de los 169.027 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

veinte − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.