PRUEBAS CARRUSEL

Prueba Porsche 935 en circuito (y no se puede usar en carretera)

Guillermo Lahoz 4 de junio, 2020 | Tiempo de lectura 6-7 min

Han pasado casi dos años desde que el Porsche 935 fue presentado en la Reensport Reunion en el circuito de Laguna Seca (California), el principal evento mundial para Porsche de competición. Emplea la base mecánica de un 991 GT2 RS con 700 CV, y por fin hemos tenido la ocasión de ponernos al volante.

porsche 935 rodando

“Un regalo de cumpleaños de Porsche Motorsport para los fans”. Así es como definieron en septiembre de 2018 los responsables de la marca al Porsche 935. Con esas líneas y esos colores de Martini Racing, todo el mundo celebró el regreso de un mito, un sucesor espiritual del legendario 935 “Moby Dick” de 1978.

Porsche 935 perfil
La silueta del 935 de 2018 está inspirada en la del 935 «Moby Dick» de competición de 1978.

Pero si aquel modelo era una bestia de competición, el nuevo Porsche 935 emplea la base mecánica de un 911 de calle. Eso sí, el más rápido de todos los tiempos, el GT2 RS de 700 CV. Este 935 unicamente se puede usar en circuito, y la parte mala es que la producción está limitada a 77 unidades, a 700.000 euros cada una (un 991 GT2 RS costaba 326.900 euros). Al menos no hay que pagar impuesto de matriculación…  

Porsche 935 en boxes
El 935 en los boxes del circuito de alemán de Lausitzring.

Cuando salió este 935 algunos pensaron que era el coche definitivo, un sueño inalcanzable, y otros dijeron que era una especie de pastiche, un 911 GT2 RS vestido de “Fiebre del sábado noche”. Yo estaba un poco en el medio, y subrayo: Estaba. El Porsche 935 tampoco es para competir, ya que no cumple con los requisitos de ninguna categoría recogidos por la FIA. En esto es como los Ferrari FXX, aquel derivado el Enzo, o el Ferrari FXX-K, la versión de circuitos del LaFerrari.

Aspecto brutal

Porsche 935 trasera
En la parte trasera las luces van ocultas bajo la larga cola, como en los 935 clásicos.

Pero estamos en el circuito de alemán de Luasitzring y todas esas consideraciones ya no importan nada. Estoy demasiado ocupado, un poco concentrado y bastante eufórico. Su aspecto es brutal: toda la carrocería ha sido sustituida por nuevos paneles de fibra de carbono, y con 4,87 metros de largo es 32 cm. más largo que el GT2 RS (4.549 mm.). Y la anchura también es llamativa, con 2,03 metros.

Nueva aerodinámica

La aerodinámica del Porsche 935 es un desarrollo nuevo, con ese enorme alerón que no podía faltar en un coche con nombre de ballena blanca. Y las llantas, con esos aerodiscos pintados en rojos y acoplados para mejorar la refrigeración (foto inferior).

Porsche 935 ruedas

En la parte trasera las luces van ocultas bajo la larga cola, como en los 935 clásicos, y los espejos son del 911 RSR. En cuanto a los escapes de titanio, están inspirados en los del 908 de 1968.

Porsche 935 escape

En el interior, el pomo de la palanca de cambio PDK de siete marchas es de madera de balsa, como en el Porsche 917 y el Carrera GT de calle, ambos manuales. El puesto de conducción es completamente de carreras, con el volante de fibra de carbono (sin airbag) y el cuadro de instrumentos tomados del 911 GT3 R.

Porsche 935 palanca de cambio
Fuerte contraste entre la clásica madera y el moderno cambio PDK.

Por supuesto lleva integrado una jaula de seguridad con un asiento de competición, con cinturón tipo arnés de seis puntos. Como opción se puede pedir un asiento adicional, y también aire acondicionado.

Porsche 935 cockpit

Comienza la acción

Arrancarlo es sencillo, basta con girar la llave, y el pitbull se despierta con la resonancia suficiente  como para hacer vibrar el agua de los vasos del garaje de al lado. Ponerse en marca también es simple, basta con poner la palanca en posición D y desplazarla a la izquierda para usarlo en modo manual, con las levas. La potencia de 700 CV es la misma que el GT2 RS de calle, una cifra muy alta sobre el papel que se siente aún más alta cuando estás sentado al volante.

La montaña rusa

¿Qué se experimenta cuando lo conduces a fondo? Retrocedo a ese primer momento en las imágenes de la cámara GoPro y pulso el play: veo mi cara arrugándose involuntariamente en una sonrisa gigante a medida que la furiosa aceleración se afianza.

Porsche 935 instrumentación
Acertada combinación de instrumentación digital y analógica.

Se siente absurdamente rápido, como en el parque de atracciones cuando te subes a un cacharro no apto para cardiacos, solo que mejor porque puedes girar y frenar. Los frenos con discos de carbono no llevan servo asistencia de modo que hay que hacer un esfuerzo extra al pisar, pero son tremendamente eficaces y cuenta también con ABS, de modo que puedes pisar sin miedo a que se bloqueen.

Porsche 935 vista frontal movimiento
Casi como un parque de atracciones particular.

Empiezo a jugar con las levas de carbono y, siendo excelente, creo que el sistema es algo más lento que uno puro de carreras, pero también menos violento. Llego a una curva parabólica larga y bacheada y percibo algo de subviraje. Al principio da confianza, notas que el coche está estable, pero se intensifica a lo largo del giro, hasta que sales de él no con un pequeño contravolante sino con más giro de la dirección.

Porsche 935 circuito vista posterior
Desarrollado para disfrutar sin necesidad de ser piloto.

Esto se debe en parte a que para esta prueba el coche se ha reglado de un modo conservador, y en parte a que es el comportamiento normal de un 911 Turbo. Puedes frenar con más fuerza al llegar a las curvas y dar gas antes para hacerlo más neutral y eficaz.

Un coche amigable

935 frontal circuito

En todo caso su velocidad de paso por curva es tan impresionante como su aceleración aerospacial, pero más impresionante aún es su facilidad. El control de tracción regulable y el control de estabilidad son esenciales para que todo su potencial no se desboque, y a medida que ganas confianza y se reduce la intervención de estos sistemas, queda claro que este es un automóvil amigable y dócil, pensado para que su piloto disfrute y no se la vaya jugando en cada giro. Es decir, lo contrario que en los terroríficos 935 de competición de los años 70.

Porsche 935 en circuito
El 935 pesa 50 kg menos que el GT2 RS del que deriva.

La sesión de pruebas termina demasiado pronto, como todo lo bueno. La siguiente pregunta obvia es: ¿cómo se siente respecto a un GT2 RS? Confieso que después del 935 me dejaron subirme en un GT2 RS Clubsport, para corroborar que es el mismo coche, con la pequeña diferencia del peso (si el GT2 RS en seco marca 1.470 kg, el 935 se queda en 1.380 kg.) y la carga aerodinámica. Quizá fue el placebo de conducirlo en segundo lugar, pero el 911 me pareció un poco más ágil que el 935.

Es posible regular la asistencia del control de tracción.

Así que el dinero de mi premio de la lotería iría al GT2 Clubsport. No obstante está claro que los selectos clientes del 935 ya tendrán un montón de deportivos en el garaje, y también que probablemente este “Moby Dick del siglo XXI” será el más especial de toda la colección.

¡Valora este artículo!
[Votos: 2 Media: 4.5]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Prueba Porsche 911 Turbo S 2020 (992), en la cumbre

    Los 911 Turbo anteriores estaban dirigidos a gentleman drivers que disfrutaban pilotando rápido y mostrando al mundo que...

  • Prueba Porsche Macan GTS 2020: ¿puede un SUV ser emocionante?

    El nuevo Porsche Macan GTS 2020 se sitúa en la gama entre las versiones S y Turbo, y tanto las siglas GTS como su motor...

  • Prueba Porsche 911 Safari by Julià 911: un Porsche como el que casi gana el Rallye Safari 1974

    La historia de Porsche está íntima y exitosamente ligada al mundo de la competición. En este terreno, sus victorias son...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración