De la mano de Nissan y con unas temperaturas inmejorables para ser verano, nos desplazamos a Islandia para vivir en primera persona la Experiencia #Goanywhere. Volcanes, glaciares y playas de arena negra han sido el escenario de una prueba diferente en la que descubrimos el nuevo Nissan Navara.

A priori, el Nuevo Navara puede parecer muy similar a la generación estrenada en 2015, y la cual supuso un gran salto cualitativo respecto al modelo anterior.  No en vano, las diferencias a nivel estético son bastante insignificantes. Sin embargo, como hemos podido comprobar, las mejoras técnicas están presentes en casi todos los aspectos del Nuevo Navara para convertirlo en un modelo más versátil y robusto que nunca.

Islandia: el escenario perfecto

Además de tratarse de un marco con una plasticidad fantástica, Islandia nos ha permitido poner a prueba el nuevo Navara sobre todo tipo de terrenos de distinta dificultad. Desde las pistas rápidas de grava hasta tramos más pronunciados de piedra volcánica suelta o la mismas playas de este sorprendente país. En todos estos terrenos, lo primero que nos ha llamado la atención es la facilidad con la que hemos podido devorar kilómetros sin tener ningún tipo de contratiempo. Desde el primer momento, el feeling con el vehículo es bastante bueno en cualquier terreno. Sobre el asfalto los 5,3 metros de largo se perciben pero no se acusan. Evidentemente no podemos decir que el comportamiento sea tan bueno como el de un SUV de menor tamaño, pero aun así el comportamiento dinámico es razonablemente bueno.

Una vez dejamos atrás el asfalto para empezar a hacer off-road es cuando realmente se nota que este pick-up se mueve como pez en el agua. Tanto en pistas rápidas de grava como en otras más pedregosas, el comportamiento es excelente. Especialmente si se circula con la tracción trasera y el control de tracción desconectado, disfrutando de un tren trasero que si se le provoca permite sobrevirar con total nobleza y a placer.

Prueba Nissan Navara 2019

Incluso cuando el terreno resulta bastante más complicado, con piedras de gran tamaño sueltas o grandes desniveles que obligan a utilizar la tracción 4×4, todo parece fácil al volante. La tracción es magnífica y la suspensión absorbe muy bien el terreno permitiendo un buen nivel de confort.

Por último, en terrenos extremos como la arena de la playa, donde no queda más remedio que activar la reductora, la sensación de control  persiste al volante. Somos conscientes de que en nuestro país difícilmente ningún usuario pueda verse circulando por la playa, a menos que quiera ir a la cárcel. Sin embargo, como en CAR nos gusta ser profesionales, nos adelantamos a hipotéticos cambios de normativas. Así que probamos el Navara a fondo por la playa, y de nuevo, podemos decir que el comportamiento en ese terreno es también muy bueno.

No en vano, todas estas sensaciones positivas al volante no son más que el fruto del buen trabajo que ha realizado Nissan para mejorar el Navara; pero veamos el por qué.

El chasis

A nivel de chasis, el nuevo Navara incorpora varias mejoras interesantes. Por un lado, los discos de freno delanteros han pasado a ser de 320mm en vez de 296mm, mientras que en el tren posterior se equipan discos de 308mm en lugar de los tambores que montaba la generación anterior. Con ello, además de mejorar notablemente la capacidad de frenado, también se ha reducido la fuerza para accionar el pedal de freno en un 40%.

En cuanto a la suspensión, la segunda generación del sistema multilink que estrenó el modelo en 2015 en la versión de doble cabina, -y que ahora incorpora también la versión king cab-  supone una mejora en el confort a la vez que permite aumentar la capacidad de carga. Este aumento en la capacidad es de entre 55 y 95 kg en el King cab, y de entre 54 y 114kg en el double cab, dependiendo de las especificaciones del modelo.  Esto se traduce en que la capacidad total de carga del King cab queda en unos 1165 kg  con 3200kg de peso máximo autorizado. Mientras tanto, en el modelo de doble cabina dónde el peso máximo autorizado es de 3250kg la capacidad total asciende hasta los 1115 kg – 1180 kg según especificaciones.

Otra de las mejoras de la segunda generación de la suspensión multilink se percibe en el tren delantero, donde gracias a que se ha conseguido reducir el esfuerzo de la dirección, ahora el tacto de la misma es más ligero, sobre todo cuando se circula a baja velocidad. Finalmente, la suspensión trasera, que permite ganar 25mm da altura en el tren posterior con la inclusión de un muelle bifase, confiere un aspecto más agresivo al pick-up.

Los motores

Por su lado, las dos motorizaciones diesel de 163 y 190 CV disponibles, y que cuentan con homologación EuroD6, son ahora biturbo y anuncian un consumo de combustible de hasta 6,9l/100kms (conversión inversa de NEDC en ciclo combinado) y unas emisiones de CO2 a partir de 182g/km.  En nuestra prueba, en la ha habido bastante off-road, el consumo se ha mantenido en unos contenidos 8,5l/100km.

Por otro lado, pese a ser la misma potencia de las motorizaciones de la generación anterior, el motor básico gana 22 Nm de par hasta alcanzar los 425 Nm gracias al doble turbocompresor.

Como novedad, los pistones son ahora de acero con recubrimiento de carbono diamantado en las juntas, y la compresión baja de 15,4 a 15,1, mientras que la presión de la nueva bomba de combustible pasa a ser de 2200 bares en vez de los 2000 del modelo precedente. El sistema de refrigeración también se ha mejorado, así como el de escape, que ahora cuenta con un nuevo filtro de partículas que se traduce en una reducción de las emisiones de NOx.

Transmisión

En cuanto a la transmisión, además de la ya conocida automática de 7 relaciones, ahora también está disponible una caja manual de 6 velocidades completamente nueva que mejora substancialmente el tacto, la precisión y la fiabilidad respecto a la caja manual anterior. Con los nuevos desarrollos y su mayor refinamiento tanto el consumo como el ruido del vehículo se ven reducidos, lo cuál se traduce directamente en un mejor confort de marcha.

El interior

La principal mejora que encontramos en el interior es la inclusión del sistema NissanConnect, con su pantalla de 8 pulgadas táctil, y un sistema multimedia que ha visto notablemente mejoradas sus prestaciones. Entre otros atributos, el sistema cuenta la app NissanConnect Services con un dispositivo 4G integrado que permite usar datos sin necesidad de ninguna conexión telefónica externa. Con esta app, que es compatible con Apple car play y Android, se actualizan los mapas, los datos de tráfico y meteorología en tiempo real.

El resto del interior permanece con la misma buena calidad y diseño del modelo anterior, sin ningún cambio a destacar.

El exterior

A nivel estético, la carrocería permanece igualmente inalterada respecto a la anterior generación. Sin embargo, el tamaño de las llantas han pasado a ser de 17 pulgadas en lugar de 16 en los modelos básicos, mientras que como opción se pueden montar unas 18. El otro cambio llega de las ópticas delanteras con los acabados N-Guard y Tekna, que ahora cuentan con sistema led y fondo negro en vez de cromado.

Tecnología al servicio de la seguridad

Además de los ya conocidos sistemas de seguridad activa como los distintos asistentes de frenada o estabilidad, la novedad más destacable que incorpora el nuevo Navara es el asistente inteligente de balanceo de remolque. Cuando el vehículo tira de un remolque, este sistema predice su balanceo efectuando pequeñas correcciones en tiempo real aplicando el freno sobre distintas ruedas si fuera necesario, para mantener un control y equilibrio absolutos del conjunto.

Este novedoso asistente se suma a los ya conocidos control de descenso, el de arrancada en pendiente, y el de anticolisión frontal. La cámara con visión de 360º para poder maniobrar con total seguridad es, como el resto de asistentes que hemos comentado, de serie en el nuevo Navara. Con toda esta tecnología, el modelo de Nissan pone de manifiesto su condición de vehículo polivalente, lejos del carácter de herramienta de trabajo que tuvo este modelo antaño.

Un valor seguro.

Con las mejoras que presenta el nuevo Navara, Nissan vuelve a confirmar la apuesta por su pick-up, un modelo en el que se hacen patentes los más de 80 años de experiencia de la marca nipona en cuanto a fabricación de este tipo de vehículos. De esta forma, y gracias tanto a argumentos como las buenas sensaciones que nos ha dejado, podemos concluir que este pick-up vuelve a consolidar su posición como uno de las referentes en su segmento.

Texto por: Dani Blasco

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.