En Mercedes el Clase A ya estaba empezando a pedir un relevo generacional, y ahora, hemos venido a Croacia a ver si lo siguiente que pida este compacto premium es el testigo del líder de su segmento. Tecnología de las clases más altas de la marca, estética rejuvenecida y más eficiencia para una gama de motores ya conocida serán sus bazas. El Mercedes Clase A 2018 deberá plantar cara al Audi A3, a un BMW Serie 1 a punto de renovarse, el Lexus CT 200h y a las versiones más equipadas del Golf o el Mini 5 puertas.

Desde su tercera generación en 2011, el Clase A se convirtió en el cabecilla de la renovación y rejuvenecimiento de Mercedes, y ahora en esta cuarta da una vuelta de rosca más a ese diseño fresco y atractivo. Nuevo capó, nuevos paragolpes, parrilla rediseñada, llantas nuevas, faros LED renovados, todo ello para seguir atrayendo al público joven en su mayoría. Además Mercedes con su diseño también logra mejorar su coeficiente aerodinámico, ahora de 0,25 cx.

No solo cambia en aspecto, también en proporciones, ganando 30 mm de batalla y siendo más ancho en ambos ejes, y pesando 20 Kg menos que el Clase A anterior. Esto da como resultado un maletero más amplio, de 370 litros (29 más) con una boca de carga que también se amplía, y más espacio en sus cinco plazas.

Unas cinco plazas que se enmarcan en un interior que sin duda representa el mayor cambio en el Mercedes Clase A 2018. Primero por su diseño y segundo por su tecnología. Un salpicadero de nueva factura de aspecto plano pero con una superficie redondeada, donde se enmarcan los aireadores centrales, en diseño de turbina y que en opción pueden ir retroiluminados. Los tiradores, paneles de las puertas, la consola central, los mandos del túnel central, el volante, absolutamente todo es nuevo. Mercedes lo ha cambiado radicalmente y ahora se podría considerar como un Clase S en miniatura, y es que incluso de este hereda los mandos de control del volante, incluidos los de uso táctil.

Desde aquí, o bien del touchpad de la consola central, o bien desde la misma pantalla que es táctil, podremos controlar el nuevo sistema de infoentretenimiento MBUX. Se trata de la ya conocida pantalla horizontal de Mercedes, situada aquí en el salpicadero de forma que nada la cubre por encima. Son dos pantallas de 10,2 pulgadas, una para la instrumentación y otra para el ordenador de a bordo. El sistema de pantallas viene de serie, así como el Bluetooth, pero será de 7” y sus funciones no tan amplias como con el sistema MBUX.

Este es el elemento clave para hacer del Mercedes Clase A 2018 el líder de su segmento. Dado que el interior del coche es por lógica donde más tiempo pasamos, los alemanes han querido que la experiencia de conducción y la convivencia con el coche sean lo más personalizada y placentera posible. Para ello el Clase A estrena el Mercedes-Benz User Experience, con el cual hemos comprobado al nivel que se puede llegar con un sistema de información y entretenimiento.

Empecemos por lo más básico, la personalización. En nuestra instrumentación digital tenemos de seis paneles de información diferentes en cada reloj, así como podemos elegir que visualizar en medio de estos. Y dentro de estas funciones, podemos hacer que el menú central se vea en dos formatos de información o que se vea a pantalla completa. Hay un Head-Up Display que también es personalizable en tres áreas, pudiendo llevar a la vez por ejemplo las indicaciones de navegación, la velocidad a la que circulamos y el lector de señales. Cada módulo se puede apagar independientemente.

En la consola central tenemos todo el despliegue de menús habitual de Mercedes, desde donde podremos modificar los modos DYNAMIC del Clase A, o la iluminación ambiental opcional de hasta 64 colores o 10 combinaciones predefinidas, hasta navegar por las Apps si tenemos el sistema MBUX ampliado con WiFi incorporado. Sin duda uno de los sistemas más completos y avanzados ya no solo de su segmento, sino del mercado.

Hay algunas novedades interesantes, como por ejemplo el sistema de realidad aumentada del navegador. Cuando llegamos a una intersección o desvío que tomar, la pantalla se divide en dos, por un lado aparece la representación digital de siempre, y en el otro se activa la cámara delantera, en la que se proyectan en color azul indicadores de dirección. También nos muestra si vamos por la ciudad los números de las casas y si se activa los puntos de interés más cercanos como si de un guía turístico se tratase.

Mercedes Clase A 2018

Otro elemento nuevo y que facilita, o más bien nos acomoda, el uso del nuevo Mercedes Clase A, es el mando fónico LINGUATRONIC. Es opcional, y se puede resumir en que es un control por voz inteligente, muy inteligente. Se puede activar por voz diciendo “Hola Mercedes” (si ponemos el idioma del coche en español) o solo Mercedes siempre que no esté dentro de una frase, así como con el botón del volante. Funciona bastante bien siempre y cuando no le saquemos de su terreno, que es controlar funciones básicas como subir la calefacción, encender las luces de lectura, cerrar la cortina del techo panorámico o buscarte los restaurantes más cercanos. Con el uso de la música no tuvimos suerte, y conviene no precipitarse en dar las órdenes y hablar con claridad. Lo interesante es que esas órdenes pueden ser indirectas, del orden de “tengo frío”, y automáticamente sube un grado la calefacción. Si queremos que suba varios, es mejor pedir la cifra exacta. Es un opcional que por ahora no nos parece indispensable y que se puede volver en tu contra si los pasajeros deciden ponerse a jugar con él, ya que aparece una pantalla específica en la consola central.

En un resumen del interior, la tecnología es apabullante, fácil de usar incluso con los nuevos mandos, tanto los táctiles del volante como el touchpad táctil del túnel central; y la calidad percibida y al tacto han sido elevadas considerablemente, por lo que estar dentro del nuevo Mercedes Clase A 2018 se ha convertido en una auténtica experiencia Premium. Nos habría gustado ver la versión más básica, pero no creemos que muchos clientes vayan a interesarse tampoco por ella gracias al alto grado de personalización y tecnología que se puede tener. Como recomendación, bucear y jugar con el sistema MBUX es algo que es mejor hacer en parado, pues su inmensidad es tal que puedes despistarte más de lo debido en la carretera y tener un susto, palabra de niño Jesús.

Mercedes Clase A 2018

Una vez nos hemos familiarizado con los gadgets del Clase A, toca ver que tal ha mejorado en el apartado dinámico. Lo primero que notamos es un chasis más preciso, y al que acompaña una suspensión realmente educada, que no te atora con los baches y que te permite conducir con alegría como si de un compacto deportivo se tratase. Esto se debe a que Merccedes ha montado un sistema multibrazo en el eje trasero en las versiones más potentes y los 4Matic, por ahora eso significa que de tracción delantera solo lo llevará el 250 gasolina. El resto de versiones cumplen debidamente gracias a un nuevo sistema por barra de torsión, que se nota que aporta un grado menos de solidez y control sobre el coche, pero que sigue dándonos como resultado un Clase A cómodo en ciudad y muy estable y seguro en carretera.

La gama de motores es de sobra conocida. El modelo de entrada por 31.400 euros es el 200 gasolina manual, un bloque de 4 cilindros y 1.3 litros de 163 CV y 250 Nm de par. Por nuestras manos ha pasado la otra versión gasolina, el 250, de 2.0 litros y 223 CV con 350 Nm de par, ligado como única opción al cambio de doble embrague automático de siete velocidades. Este es una evolución del que ya había y aunque ha sido muy suave, cómodo y bastante rápido, le falta un punto de celeridad para acompañar las buenas prestaciones deportivas que adquiere el Clase A 218 con este motor. Se siente rápido de verdad, con un 0 a 100 de 6,2 segundos, y la curva de potencia es bastante buena desde el régimen bajo y el medio, empezando a decaer en el alto una vez pasamos el pico de potencia. No suena nada mal pero como el coche ha mejorado su aislamiento y reducido las vibraciones que llegan al interior, no lo sientes tanto.

Mercedes Clase A 2018

En diésel por ahora llega el 180d, que usa el bloque 1.5 de origen Renault y que equipa el nuevo cambio de siete marchas automático de doble embrague. Sus 116 CV y 260 Nm de par han resultado ser muy solventes para mover al compacto germano, y aunque en frío es algo ruidoso, se ha mejorado mucho su nivel de ruido y en marcha no es para nada molesto. Además es la opción más económica para el día a día, pues tiene un consumo medio homologado de 4,2 litros a los 100 km.  Su precio son 32.700 euros. El 250 llegará en Octubre, pero solo 4Matic y 7G-DCT, por un precio aún sin definir.

A nivel dinámico los programas Sport, Confort y Eco modulan con mucho tino el carácter del coche, especialmente la dirección, que va tomando peso cuanto menos “eco” es el modo, permitiendo disfrutar bastante del Mercedes Clase A 2018 en tramos de curvas. En autopista la insonorización se nota aún más y su estabilidad es intachable. Mercedes deja claro que tienes un coche alemán para cualquier terreno. A nivel de seguridad no podemos pasar por alto que la marca ha incluido en el más pequeño de la casa sistemas del más grande de la firma, su Clase S. Ya tenemos el sistema de control de crucero adaptativo con mantenimiento de carril, aviso por colisión con frenada de emergencia y detector de ángulo muerto, así como los sistemas que ya estaban.

Mercedes Clase A 2018

Con todo esto sobre la mesa queda dar un veredicto. El nuevo Mercedes Clase A 2018 se ha renovado con sólidos argumentos, convenciendo como compacto para uso diario, ya sea por ciudad, autopista o subiendo un puerto de montaña. También como compañero de diario, con una tecnología de segmentos superiores totalmente personalizable, y un habitáculo que desde el momento en el que abres la puerta te invita a montar, tocar y sobre todo conducir. Habrá que ver por dónde salen los rivales que se renovarán en menos de un año, pero por ahora, el Clase A 2018 será quién marque el camino a seguir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.