- Publicidad -

El nuevo McLaren 600LT es la versión más radical de la gama “Sport Series” y sus 600 CV son más que suficientes para ofrecer sensaciones muy cercanas a las del mundo de la competición. Ya está a la venta desde 265.000 euros.

Prueba McLaren 600LT

Nos bastaría con una sola razón para comprar el McLaren 600LT, y es que por la noche o en la oscuridad, es fácil ver llamaradas salir de los escapes. De hecho basta con acelerar a fondo. Y es que las salidas de los escapes están sobre el motor, como en el Porsche 918 Spyder. Esta cualidad es una anécdota que nos encanta, pero solo un detalle más en un coche con unas cualidades excepcionales para la conducción deportiva.

Prueba McLaren 600LT
El 600LT en diferentes colores, incluyendo el clásico naranja McLaren.

Para situar a quienes no estén muy familiarizados con la marca, McLaren tienen la gama dividida en tres categorías y la primera de ella son los “Sport Series”: 540C, 570S, 570GT, 570S Spider y nuestro protagonista, el McLaren 600LT. Por encima están los “Super Series”, antes los 650S y 675 LT y ahora el reciente 720S. Y en lo más alto los “Ultimate Series”, el P1, P1 GTR y el nuevo Senna.

Prueba McLaren 600LT
La parte trasera es la que más diferencia el 600LT de su hermano de gama, el 570S.

El nuevo McLaren 600 LT es una evolución del 570S, con un enfoque más radical y de circuito. Si el 570S cuesta en España (el único concesionario nacional está en Barcelona) 218.000 euros, el 600LT se va hasta los 265.000 euros. Es una diferencia importante pero también se cotizará más que el 570S con el paso de los años.

mclaren 600LT
Con los controles desconectados es fácil quemar las gomas Pirelli.

El 570S lo condujimos por primera vez en octubre de 2015 y desde entonces su éxito ha disparado las ventas de McLaren hasta casi 4.000 unidades anuales. Emplea una estructura central de fibra de carbono muy ligera a la que va acoplado un motor 3.8 V8 biturbo, un concepto que permanece sin cambios en el McLaren 600LT. En aquel La primera sensación era de facilidad. La visibilidad es buena, incluso hacia atrás (un punto que suele ser critico en este tipo de coches) y la suspensión y el cambio, suaves y progresivos. También recordamos que ofrecía un equilibrio muy neutro y una dirección muy rápida, de modo que era fácil sentirse a gusto y empezar a pisarle con ganas.

Prueba McLaren 600LT
los espectaculares escapes van sobre el motor, como en el Porsche 918 Spyder.

Por concepto el nuevo McLaren 600 LT viene a ser como una versión RS del Porsche 911, para entendernos. También podría ser como un Ferrari 488 Pista o un 458 Speciale, aunque el modelo de McLaren que compite directamente con el 488 es el 720S, y más adelante también habrá una versión “extrema” del 720S.

Prueba McLaren 600LT
Las branquias en las aletas frontales son una de las numerosas opciones disponibles.

Si buscamos las raíces del concepto LT (Long Tail, cola larga) en la historia de McLaren hay varios antecesores. El primero y principal es el F1 GTR Long Tail, del que solo se hicieron 9 unidades que hoy se cotizan por encima de los diez millones. Luego llegaron el 675 LT Coupé y el 675 LT Spider, de los que solo se produjeron 500 unidades de cada uno, y se cotizan por encima de los 400.000 euros.

Prueba McLaren 600LT

La fórmula para crear el McLaren 600 LT es la de siempre, porque siempre funciona: menos peso, más potencia y unos reglajes del chasis enfocados a la eficacia, sin tener muy cuenta la comodidad. Desde la marca aseguran que un 23% de las piezas han cambiado respecto al 570S.

Prueba McLaren 600LT

Nuestra toma de contacto con el McLaren 600LT tuvo lugar en el circuito de Hungaroring, un trazado muy técnico que es uno de los más lentos del mundial de F1. Por eso no podemos hablar de si es cómodo o no, porque lo conducimos a fondo en la pista. Del mismo modo, si lo hubiéramos conducido por carretera habría sido más difícil percibir las diferencias respecto al 570S.

Estas son muy claras, sobre todo si, como fue nuestro caso, tomamos contacto con el circuito dando unas vueltas con el 570S. Lo primero que notas es una dirección aún más rápida y una suspensión más firme. En el modo de conducción normal ya va muy bien, pero si seleccionas “Race”, entre otros cambios percibes que el cambio de doble embrague es aun más rápido, brusco y violento, una sensación “racing” que sabrán apreciar los conductores más quemados. Tiene alma de competición, es extremadamente preciso pero también da confianza a su conductor.

Prueba McLaren 600LT
Los asientos de carbono como los del McLaren Senna son opcionales.

Factores como estos, sumados a una notable rebaja en el peso que puede llegar a los 100 kg. (dependiendo de que tipo de opciones se elijan) acaban por dar un nuevo carácter al biplaza inglés. Lleva más piezas de fibra de carbono y cristales más finos, y si lo calculamos por componentes el mayor ahorro se logra con los asientos opcionales del Senna (-21 kg.), seguido de las llantas (-17 kg.), la eliminación opcional del aire acondicionado (12 kg.), la suspensión (-10,2 kg.), el escape (-12,6 kg.) y así seguido hasta rebajar la cifra de tres dígitos.

Prueba McLaren 600LT

Además la aerodinámica es mejor, mejora la refrigeración y tiene más apoyo (100 kg. de downforce a 250 km/h), gracias en parte al alerón trasero que le hace ser 47 mm. más largo, lo cual justifica su apellido de “Long Tail”.

Prueba McLaren 600LT

Por supuesto el McLaren 600LT corre como un demonio con sus 600 CV (motor tipo M838TE), 30 más que el 570S. Esta potencia extra se ha logrado sobre todo con cambios en la centralita y el nuevo sistema de escape. En cuanto el piloto tiene ocasión de pisar a fondo, sale catapultado con la rabia esperada pero también con una progresividad sorprendente. Como referencia, el nuevo McLaren 600 LT pasa de 0 a 100 km/h en 2,9 segundos, la misma cifra que el Lamborghini Huracán Performante, un segundo más rápido que el Ferrari 488 GTB y una décima más lento que el Porsche 911 (991/2) GT2 RS. Pero la mayor diferencia está en el peso, con 1.247 para el McLaren, el más ligero con mucha diferencia. El Lambo marca 1.382 kg., el Ferrari 1.370 y el Porsche, 1.358 kg. Y el circuitos revirados, la ventaja de ser muy liviano es esencial en todas las circunstancias. De hecho, su paso por curva es superior al que logra el 675 LT. Los frenos también son una pasada, y están inspirados en los que lleva el Senna. Por supuesto son carbono-cerámicos, y permiten detenerse de 200 km/h a cero en solo 117 metros, prácticamente igual que el McLaren P1 de un millón de euros.

Si quiere un McLaren 600LT tendrá que pedirlo pronto porque la producción será limitada (comienza en octubre y durará solo un año) aunque sin una cifra fija, de modo que al final de la producción de los actuales Sport Series, el 600 LT no suponga más de 20% del total.

Prueba McLaren 600LT
El 675LT (en amarillo) junto al nuevo 600LT.

Más información en la revista Car de noviembre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.