Prueba Maserati Ghibli Hybrid: vuelve el 2L turbo más Eco que nunca

HÍBRIDOS PRUEBAS CARRUSEL

Prueba Maserati Ghibli Hybrid: vuelve el 2L turbo en el Ghibli, 30 años después y más Eco que nunca

RevistaCAR 13 de marzo, 2021 | Tiempo de lectura 12-13 min

La llegada del nuevo Maserati Ghibli Hybrid, con un motor turbo de 4 cilindros y 2 litros de cilindrada e hibridación ligera, se estrena como el primer modelo electrificado de la marca italiana. Sustituye a la extinta versión diesel, y pasa a ser el primer escalón de acceso al modelo que cuenta además con etiqueta ECO. Y lo hace al competitivo precio de 82.700€.

Tras probarlo os adelanto que  me ha satisfecho más que notablemente en todos los sentidos. Por su diseño, su rendimiento, e incluso por su consumo entre otros buenos atributos. Además, pese a que recientemente he escuchado en distintas “conversaciones de cuñados” varios comentarios del estilo “el motor de 2L es demasiado pequeño para este modelo”, me gustaría recordar que a principios de los 90 ya existió un Ghibli 2l Turbo.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Era V6 y biturbo, pero rendía 306 CV, es decir 24cv menos que el Ghibli Hybrid 2021 a pesar de que tenía 2 cilindros más. Además de recordar esta curiosidad, hemos aprovechado para recuperar una versión de dicho modelo para juntarlo con el nuevo. Con ello hemos podido  constatar, entre otras cosas, que con el paso de las décadas, Maserati sigue conservando la misma pasión por el diseño de siempre.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Del presente hacia al futuro

Pero primero centrémonos en el nuevo recién llegado. A nivel de diseño, pocos elementos lo diferencian e identifican del resto de la gama Ghibli. En el interior, este sigue igual de refinado y deportivo que siempre, aun contando con un alto nivel de comodidad para los ocupantes. Como novedad, incorpora por primera vez una nueva pantalla táctil de grandes dimensiones que facilita mucho la lectura de toda la información que necesitemos en unos menús claros e intuitivos.

A nivel estético, la diferencia entre el Ghibli Hybrid y sus hermanos de gama radica en el exterior en los pequeños detalles de color azul “eléctrico” en distintas partes de la carrocería que desde ahora identificarán a la gama híbrida. Por lo demás, no hay grandes cambios, y los kits opcionales como el Nerissimo que llevaba la unidad probada son los mismos que en el resto de la gama.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid
bsh

Técnicamente más eco, pero igual de Maserati que siempre

Por lo que respecta a características técnicas, lo primero a destacar es que se estamos ante un híbrido no enchufable. Es decir, a nivel de usuario funciona igual que un coche de gasolina puro puesto que no hay que cargarlo nunca. Dispone de un sistema de baterías que se recarga sólo con la recuperación de energía en las frenadas, de modo que en ningún momento te tienes que preocupar de dónde ni como enchufar el coche. Cuando se acaba la gasolina, llenas el tanque y a seguir, sin complicaciones. Y con la infraestructura de cargadores de nuestro país, mejor así.

Sin renunciar a las prestaciones deportivas

La motorización del Ghibli hybrid alcanza los 330CV de potencia y 450 Nm . Estas cifras de potencia están algo lejos de la versión V8, pero en cualquier caso sirven para mover con total soltura y brío a la deportiva berlina italiana. No obstante, en conducción normal hay que destacar los consumos francamente bajos que se pueden llegar a conseguir.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

En los primeros 100 kms en conducción pacífica por carretera saqué 8l/100km, un consumo muy contenido para una berlina de estar características. Sin embargo, cuando la cosa se pone interesante es cuando quieres sacar el alma deportiva del Ghibli. Para ello debes activar el modo de conducción Sport y poner la suspensión también en modo deportivo (ambas funciones se activan con tan sólo pulsar sendos botones).

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Una vez haces esto, el Ghibli hybrid adquiere un carácter más deportivo y excitante, algo que percibes inmediatamente a través de un ruido de escape más agresivo. Maserati ha trabajado mucho para que la versión de 4 cilindros siga transmitiendo el sonido o más bien las sensaciones propias de los modelos de la marca.

El resultado es satisfactorio. Obviamente el sonido dista del cantar de un V6 o un V8, pero aun así sigue siendo sumamente atractivo, especialmente al subir de vueltas y cambiar a alto régimen con el pie a fondo. El funcionamiento del cambio secuencial con las levas resulta perfecto, y a cada cambio te permite notar el nervio del Ghibli, con toda su fuerza transmitiéndose al asfalto a través del eje trasero.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Por su lado, la suspensión hace muy bien su trabajo ofreciendo una sensación de seguridad total incluso a ritmo alto. Igual ocurre con los frenos que resultan excelentes.  Al buen comportamiento natural del Ghibli hay que sumar que la batería del sistema híbrido, de 80 kg de peso, se encuentra ubicada en la parte baja del maletero, lo que mejora el equilibrio de pesos.

El resultado de todo ello es que en carreteras de montaña puedes rodar rápido y a la vez disfrutar mucho a los mandos de esta práctica y estilosa berlina italiana, incluso de camino al trabajo.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

El equilibrio perfecto entre deportividad y consumos

Las cifras hablan por sí solas. Y es que todo y a pesar de unas prestaciones excelentes que permiten el 0 a 100 km/h en 5,7s y una velocidad máxima de más de 250 km/h, el consumo medio se mantiene fácilmente por debajo de los 10 litros. En los 250 kms de esta prueba el consumo medio quedó alrededor de los 11 litros, lo cuál tratándose de un servidor es una cifra excelente.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Considerando la deportividad vs consumo, la versión Hybrid se convierte en una de las más interesantes. Si además tenemos en cuenta su precio muy poco por encima de los 80.000€, el Ghibli Hybrid se posiciona directamente como una opción de las más atractivas entre sus competidores.

Del presente al pasado

Y del Ghibli Hybrid recién llegado, saltamos a los mandos del Ghibli biturbo de 1992 para comprobar como han cambiado las cosas. Me encanta hacer este tipo de pruebas para ver la evolución de las marcas en el tiempo. Lo primero que llama la atención teniendo ambas versiones enfrentadas es la diferencia de tamaño entre ambos modelos. El Ghibli ha crecido. No sólo en tamaño sino también en numero de puertas puesto que antiguamente se trataba de un coupé.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

El diseño también resulta muy distinto, con una línea diseñada por Gandini que resultaba totalmente propia de la marca a principios de los 90, y que derivaba de los Maserati Biturbo de los 80. Y es que en realidad, el Ghibli era una evolución del Biturbo, con el mismo motor V6 biturbo apretado hasta sacar unos nada despreciables 306CV. Frente a este diseño más recto las líneas actuales resultan mucho más fluidas pero igualmente deportivas.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

El diseño del interior también era muy característico en los 90, con elementos que vemos, se han perpetuado en el tiempo como el icónico reloj analógico en el centro del salpicadero que seguimos encontrando en el Ghibli Hybrid. El refinamiento es omnipresente tanto en un modelo como en el otro, así como la calidad de los materiales empleados. Una lástima que lo que eran temas eléctricos en los 90 no fueran tan buenos como en la actualidad, lo que dio mala fama a los Maseratis de esa época.

Un deportivo puro

Una vez me siento a los mandos, pronto percibo cómo ha cambiado el Ghibli en 3 décadas a nivel de comportamiento. El V6 biturbo, que tiene muy buen sonido al ralentí, resulta algo perezoso hasta que no entran los turbo. Estos tienen un importante lag, y entre que pisas a fondo y que te da la patada, prácticamente te podrías tomar un café y comer unas pastas. Eso sí, cuando entran los turbos prepárate porque entran de golpe y de forma contundente.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Ahí se desata toda la potencia para que, de golpe, te des cuenta de que estás a los mandos de un deportivo. Lo bueno es que si sigues acelerando, cambias, y sigues a fondo, enlazas la patada del turbo entre marchas. Además, el cambio manual resulta de accionamiento preciso y de recorrido corto, resultando muy deportivo. La clave en estos coches es esa, conducirlos siempre a fondo. Qué diferencia con el Ghibli Hybrid, el cuál te ofrece la potencia de forma mucho más lineal y domesticada. Otros tiempos…

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

A nivel de chasis, el “viejo” Ghibli resulta mucho más nervioso. El tarado del chasis es de lo mas deportivo, aunque la suspensión no resulte excesivamente dura. Igual que en el Hybrid, puedes circular a ritmo tranquilo sin inmutarte, o conducir el coche en modo deportivo disfrutando mucho. Aunque uno hay que domesticarlo con esfuerzo, y el otro viene domesticado de serie.

Prueba Maserati Ghibli Hybrid

Y es que el Ghibli de los 90, con su chasis corto y su tracción trasera, resulta juguetón y sobrevirador. No obstante, el comportamiento es de lo más noble, permitiendo derrapar con precisión con una sonrisa de oreja a oreja, siempre que tengas buenas manos. Sino puedes acabar contra un árbol fácilmente, lo cuál es excitante. Honestamente, estos coches están infravalorados. Seguramente llegue un día en que el precio de los Ghibli de los 90 suba y suba, y entonces muchos nos lamentemos de no haber comprado uno cuando iban baratos.

El espíritu de la marca sigue ahí

Después de todo una cosa queda clara. A pesar de las diferencias, el espíritu deportivo nunca se ha ido. Aún así, con el mundo actual lleno de badenes y radares, me quedo con el nuevo. Probar un Ghibli de hace 30 años es excitante. Pero como vehículo para el mundo en el que vivimos tiene más sentido el Hybrid con su etiqueta ECO. Más cómodo, más utilizable y tecnológicamente muy superior. Al fin y al cabo, en 30 años han cambiado muchas cosas.

Lo que me alegra es que a pesar de ello, la berlina que ahora lleva el nombre de Ghibli siga siendo igual de excitante, aunque de forma más domesticada que el primer 2L que era biturbo. A su vez, que sea así de excitante siendo un vehículo totalmente cómodo, utilizable y atractivo como pocas berlinas lo convierte en una opción de lo más atractiva. Y espero en 30 años los Maserati del futuro sigan siéndolo, y ya de paso que aquí me encuentre para volver a contároslo.

Por: Dani Blasco

Prueba realizada gracias a la sesión del vehículo por Maserati Cars Gallery Barcelona

Agradecimiento a Julia911 por la cesión del Ghibli biturbo

¡Valora este artículo!
[Votos: 1 Media: 5]

Recibe más artículos sobre la actualidad del motor

Déjanos tu correo y recibe las noticias con la última actualidad

Te recomendamos

  • Prueba Maserati Ghibli Trofeo, gloria al V8

    No somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos, o eso suele pasar normalmente cuando probamos algún...

  • Probamos la gama Maserati Q4: diversión con tracción total… y con estilo

    Al norte de Italia, Courmayeur se convierte en un remanso de paz y tranquilidad a los pies de la cara italiana del Mont...

  • Prueba Porsche Panamera 4S E-Hybrid Sport Turismo ¡asalto al Turbo!

    Es obvio que Porsche no llegó al segmento de las berlinas para hacer amigos hace 12 años, pero lo que no esperábamos es...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
AVISO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas (elaborar estadísticas a partir de sus hábitos de navegación) y publicitarias (elaborar perfiles para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias de navegación). Aceptando ahora consiente el uso de esta tecnología en nuestra web. En cualquier momento puede configurar su instalación o retirar su consentimiento clicando en Configuración de Cookies.

COOKIES PROPIAS

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

Revistacar.es + info

Las utilizamos para conocer si has aceptado nuestra política de privacidad o si estás suscrito a nuestros boletines informativos

COOKIES DE TERCEROS

Las utilizamos para medir datos estadísticos de la publicidad mostrada en la revista y el comportamiento que tienen nuestros lectores.

Analíticas

Google.com + info

A través de Google analytics se obtiene información que nos permite medir cómo interactúan los Usuarios con el contenido del portal.

Publicitarias/Publicidad programática

AdServer + info

Sirve para almacenar sus preferencia publicitarias y mostrar anuncios propios de su interés

Webads.es + info

La publicidad en revista CAR es proporcionada por WebAds que hace uso de las ubicaciones de cookies. Los datos recopilados de las cookies son anónimos y no se realiza un seguimiento de los datos personales. Las cookies no pueden causar daños ni propagar virus a ninguna computadora o archivo. Cookies utilizadas: uuid2, sess, icu, anj, token

Guardar Configuración