- Publicidad -

No parece que las berlinas estén tan acabadas como dicen, y menos si lo que tenemos delante es un coche de la talla de este Lexus. Primero por su tamaño, 4,97 metros de largo, y luego por su calidad y conducción. En Lexus se han puesto las pilas muy correctamente con el segmento SUV y cubren todos los mercados incluido el de las 7 plazas con el nuevo RX 450h L y el de los SUV más urbanos con el recién llegado UX 300h. Pero no olvidan su estandarte histórico, sus berlinas más distinguidas y sofisticadas, a fin de cuentas, el origen y razón de ser de la marca. Es por eso que hoy nos subimos al nuevo Lexus ES 300h 2019.

¿Qué es un Lexus ES?

Aunque esta ya es su séptica generación, hasta ahora no se había dejado caer por nuestro continente, pero el Lexus ES goza de buena reputación al otro lado del charco y ahora llega sustituyendo al GS. Está por debajo del prestigioso LS en tamaño, precio, potencia y algún que otro aspecto, pero en calidad y diseño no tiene mucho que envidiar al Clase S japonés. De hecho, este es el rival de coches como el Serie 5 de BMW, el Clase E de Mercedes o el A5 Sportback de Audi.

Son 4,97 metros de largo y poco más de 1,8 de ancho, con una batalla que con 2,8 metros de largo nos permitirá viajar con más espacio que en el AVE, no lo digo yo, lo hemos medido, pues sus plazas traseras tienen 1.026 mm de espacio entre el respaldo y el asiento delantero. Su caída del techo al estilo coupé no es problema en sus plazas traseras y alguien de 1,85 metros de alto aún tiene unos centímetros de margen hasta tocar con el techo, en parte gracias a una banqueta trasera inclinada 8 grados.

Prueba Lexus ES 300h 2019

¿Qué ha cambiado?

No mucho, pero no lo apreciaremos porque aquí no se vendía hasta ahora. Es 65 mm más largo, 5 mm más bajo y 45 mm más ancho. La posición de conducción se ha bajado y por supuesto su plataforma GA-K es ahora más rígida y en conjunto más ligero, pues este Lexus ES 300h hace uso del aluminio para puertas, capó y maletero, este de apertura y cierre eléctrico y con capacidad para 454 litros, muy aprovechables y con una boca de carga ancha y grande.

Prueba Lexus ES 300h 2019

En su aspecto no cambia la filosofía Lexus, gran parrilla que afila su frontal y luces LED con un diseño muy personal. Hay llantas de 17 pulgadas de serie y 18 en opción, solo 19” para el F Sport (tope de gama junto al Luxury). Es curioso ver un alerón integrado en la tapa del maletero pero después del primer impacto no desagrada y queda incluso elegante.

Por dentro es un LS en miniatura, pues el Lexus ES 300h comparte su volante multifunción en cuero y las pantallas que permiten al piloto y copiloto controlar todo lo que ocurre. La que solo controla el conductor es una instrumentación digital con el ya conocido dial que se mueve al centro o a la derecha para mostrar más o menos información. Además su diseño cambia dependiendo del modo de conducción, cuyo mano tenemos justo a la derecha de la cúpula de la instrumentación. No falta un Head-Up Display, el más grande del segmento, con 260 mm de ancho y 97 de alto a color.

Prueba Lexus ES 300h 2019

La pantalla central de 12,3 pulgadas queda a buena altura pero es más ancha que alta, y se controla con el touchpad digital que puede no gustar a todo el mundo, y es que su manejo es tan rápido y fluido que necesita de un aprendizaje que no llevará más de unas horas o un día. Una vez te acostumbras saltar de un menú a otro es pan comido.

Los asientos también son nuevos, con dos versiones, siempre en cuero, y en el caso de los que equipa el F Sport, el agarre lateral es mayor. Ellos son cómplices del confort en marcha con el Lexus ES 300h, con ajuste eléctrico de 12 posiciones y opción de calefacción y ventilación.

Prueba Lexus ES 300h 2019

En términos generales pocos detalles quedan por detrás de sus rivales alemanes en el ES, Lexus ha logrado unos ajustes y una calidad digna de su hermano mayor, el LS. Para los más melómanos Lexus les tiene preparados un sistema de audio Mark Levinson digno de alabar. Como detalle, el F Sport añade también ciertas molduras en aluminio.

Maestro del confort

Y bajo esta elegante y a la vez algo deportiva carrocería, el Lexus ES 300h esconde un sistema híbrido renovado y en posición transaxle, que ayuda al reparto de pesos óptimo y a una conducción más ágil y conectada con el conductor. El motor de gasolina es un 2.5 litros de 4 cilindros que por sí solo rinde 178 CV y 221 Nm de par entre 3.600 y 5.200 rpm. Se ayuda del motor eléctrico de poco más de 100 CV con el que declara una potencia combinada de 218 CV y un consumo medio homologado de 5,3 litros a los 100 km en ciclo WLTP.

Prueba Lexus ES 300h 2019

¿Se notan esos caballos híbridos? Lo cierto es que si, cumple a la perfección en los adelantamientos en carreteras secundarias, y en estas, nos ha demostrado que en modo Sport o Sport Plus y con la versión F Sport se puede uno llegar a divertir con este híbrido. El Lexus ES 300h en esta versión monta una suspensión ligeramente retocada para ofrecer una conducción más eficaz, pero incluso ha demostrado ser igualmente cómoda.

Esta generación lleva unos nuevos topes hidráulicos que trabajan para que no nos enteremos de ni uno solo de los baches de la carretera. ¿Nos aísla esto de la conducción pura? No necesariamente, su dirección ha demostrado ser muy precisa y ágil en tramos de curvas, y el comportamiento del chasis ha sido impecable, en parte por su buena rigidez y por ese reparto de pesos con las baterías en la parte trasera, justo debajo de los asientos traseros. Esto posibilita un centro de gravedad bajo y la grata sorpresa de una berlina que a pesar de su tamaño y peso, 1.700 kg, se mueve con mucha soltura. No nos vengamos arriba porque en curvas muy lentas aunque hay una buena dosis de par eléctrico ayudando a despegar, no lo haremos como un caza, sino como un Airbus A320, con suavidad y sin perturbar a los pasajeros.

Precisamente esta es la mayor cualidad del Lexus ES 300h 2019, que a bordo se va en plena quietud y calma, con un aislamiento de categoría superior tanto del compartimento como del ruido del motor, solo presente al llevar el acelerador al máximo de recorrido, cuando el cambio CVT eleva las revoluciones al máximo para acelerar. Aunque tenemos levas de metal tras el volante solo sirven para movernos entre las seis marchas simuladas que Lexus nos ofrece para o bien retener el coche o bien tenerlo listo para hacer lo contrario, liberarlo con más rapidez hacia la siguente curva. Es dócil y obediente, moldeado en las mejores escuelas y universidades y que hoy pone de manifiesto lo qué es capaz de hacer, tanto rodar en silencio en ciudad con su modo EV, solo unos pocos kilómetros, como hacernos disfrutar de una carretera revirada.

Prueba Lexus ES 300h 2019

A cambio su tarifa es la propia de su categoría. El Lexus ES 300h 2019 parte en 45.000 euros, pero hay que añadir 20.000 más si queremos llevarnos a casa el más deportivo y equipado F Sport que hemos probado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

15 − 9 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.