Más cercanos a los modelos de producción que los GTE, aún así los GT3 son máquinas repletas de tecnología y alerones. La creación del empresario de la competición Stéphane Ratel es ahora una categoría establecida alrededor del mundo con series nacionales e internacionales. No encontrarás coches de GT3 en Le Mans, pero son la máxima categoría en Spa y Nürburgring en las carreras de 24 horas. Y son rápidos, solo los prototipos de máxima categoría son más veloces. Nosotros vamos a comprobarlo a bordo del Lamborghini Huracán GT3.

Todos los coches de GT3 lucen agresivos y con propósito de ganar, pero ninguno tanto como el Lamborghini Huracán GT3, una flecha baja y puntiaguda que parece la mitad de alta de lo que es de ancho. En su paso de coche de calle a circuito se ha ensanchado aún más, con las ruedas fuera de su carrocería original. No solo es un coche de aspecto más agresivo, también es exitoso. En 2017 varios Huracán GT3 ganaron ocho títulos alrededor del mundo, incluyendo el duro British GT con el equipo Barwell Motorsport, quienes han sido persuadidos de alguna forma para que podamos probarlo.

Tradicionalmente, Lamborghini no compite, el viejo Ferruccio no quería. Este es el coche que verdaderamente rompe esa tradición. Ha habido otros Lambo de competición antes, como proyectos independientes, pero este es el primero diseñado para pelear internacionalmente, haciendo su debut en 2015. Audi ha ayudado desde su nacimiento, por lo que es parecido al R8 GT3, pero tiene mucho ADN de Lamborghini. De hecho, no fue otro que Gian Paolo Dallara, ingeniero jefe del Miura, quien estuvo implicado en la aerodinámica.

Comparte con el coche de calle la estructura de aluminio, el motor 5.2 V10 atmosférico, los logos y los tiradores de las puertas, así como las luces, eso es todo. La suspensión es de competición y la carrocería de material compuesto en su mayoría. El alerón gigante y el fondo plano generan una carga aerodinámica descomunal, siendo de tracción trasera. Prepare alrededor de 350.000 euros para comprar un Huracán GT3. No es barato, pero el equivalente en Ferrari, el 488, sube a 530.000.

Aquí el cambio secuencial de seis velocidades sí lleva pedal de embrague, dos de hecho. Acciona uno mientras aprietas la leva para meter primera, suéltalo y acelera, abandonamos el pitlane en un coche GT3. Llueve, y con el pitlane despejado salimos a pista para descorchar el torrente de par del V10.

Por el bien de la ciencia, primero rodamos con un Huracán de calle, y si los ponemos juntos, en recta el que lleva matrícula es más rápido. Se debe a que el GT3 rinde entre 560 y 570 CV por reglamento –el de calle entregaba 610 CV y el nuevo EVO 640 CV–. Sin embargo, coge una curva, y no podrás tomarla igual que el GT3 gracias a la aerodinámica… y a la tecnología, con 10 posiciones ajustables para el ABS y el control de tracción. Unas ayudas al conductor que permite a los pilotos amateur ser casi tan rápidos como los profesionales. El Huracán es increíblemente fácil de conducir.

Confías en él instintivamente. Hoy está configurado con un balance neutral, con muy poco subviraje, y mientras que en el circuito de Snetterton (UK) donde rodamos hay curvas que demandan la primera marcha, hay mucha tracción a la salida de estas a pesar del agua. Después de unas vueltas la pista se va secando y las gomas de lluvia se empiezan a descomponer por toda la pista. El coche empieza a deslizar en casi todas las curvas, y demuestra unos límites tan benignos y claramente comunicados que inspira más confianza de la que podría esperar de una máquina de aspecto tan brutal. Debo admitir que estoy siendo muy cuidadoso, y dejo Snetterton sin ninguna duda de que solo he rozado las habilidades del coche. ¡Pero, qué máquina!

Lamborghini Huracán GT3

El Huracán encapsula todo lo que es tan cautivador de las  carreras de GT3: se ve genial, suena genial, es espectacular de conducir, y la idea de ir rueda a rueda con otros 50 superdeportivos uniformemente equilibrados en Spa es algo único. Esta es una época dorada para la competición internacional de GT3, aunque algunos creen que los costes crecientes finalmente la echarán a perder… así que no te la pierdas. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.