- Publicidad -

Los coches ecológicos ganan terreno poco a poco, sin prisa, pero sin pausa. Hasta hace no mucho eran pocos, no muy eficientes y a veces incluso no muy agraciados estéticamente. Pero la crisis del diésel de hace un par de años ha acelerado el proceso de transición a las nuevas tecnologías, especialmente a los eléctricos. Aún así ni la sociedad, ni las infraestructuras ni muchas marcas están preparada para ese cambio tan radical. Pero no os preocupéis porque no nos van a quitar el chupete de la noche a la mañana. Kia es consciente de ello y ya cuenta en su gama con hasta cuatro modelos ecológicos, los cuales sirven de transición hasta que todo cambie sin retorno, y entre ellos, se encuentra el Kia Niro PHEV.

Es la versión híbrida enchufable del Kia Niro, un coche concebido como modelo híbrido y que ahora estrena esta versión. Se suma así al Kia Optima PHEV, la misma versión pero en la berlina coreana, contando con un motor gasolina de 2.0 litros y uno eléctrico que suman 205 CV y una autonomía eléctrica de 54 km. También le acompaña el Kia Soul EV, el primer coche 100% eléctrico de la marca para Europa, con 212 km de autonomía, el cual cierra el cuarteto de coches ECO de la marca.

Estamos ante un crossover del segmento C, un coche que, a pesar de sus menos de 4,4 metros de largo, goza de una batalla de 2,7 metros, lo que permite que sus plazas traseras y delanteras tengan un espacio más que generoso. Por contrapartida, los más de 400 litros de maletero del Niro estándar pasan a ser 350 litros, ya que el motor eléctrico se coloca bajo el maletero. De su habitáculo no hay cambios, salvo una tapicería mixta de tela y cuero específica para el Plug-in Hybrid. Tenemos el sistema de información y entretenimiento con pantalla de 8″ y una de 7″ en la instrumentación para controlar el sistema híbrido y multimedia. En general las calidades son buenas, aunque hay muchas zonas de plásticos duros, pero todo está bien amoldado.

Su mecánica es un motor 1.6 GDi de gasolina, que por sí solo produce 105 CV y 147 Nm de par, que sumado al eléctrico de 60 CV, da una potencia conjunta de 141 CV y 265 Nm de par para el Kia Niro PHEV. Su batería es de polímero de litio de 8,9 kWh y la autonomía eléctrica es de 58 km. Esto nos da como resultado un SUV que se mueve con bastante facilidad y que permite jugar con el modo híbrido y eléctrico puro.

Con el híbrido el Niro PHEV gestiona por si solo el uso de ambas energías, pero notamos que siempre primaba el motor de combustión cuando se circulaba a alta velocidad. Para pasar de uno a otro es tan sencillo como apretar el botón junto a la palanca del cambio. Este por cierto es uno automático, de doble embrague, y que se puede gestionar de forma secuencial. Todo un acierto en el Niro y de respuesta rápida y cómoda, ya que no hay brusquedades en los cambios y estos se producen con la suficiente celeridad necesaria. Si movemos la palanca a su modo secuencial se pone en modo Sport el coche, por lo que todas nuestras reacciones y peticiones ocurrirán con mayor inmediatez.

Al volante el Kia Niro PHEV convence como coche de diario, es cómodo, es fácil convivir con él gracias a su tecnología y ayudas a la conducción, y además transmite más que un coche eléctrico puro. El modo eléctrico te permite ir por ciudad con mucha calma, sin prisa pero sin pausa, y tiene la ventaja de que ni pagamos la zona SER en Madrid ni nos multan si circulamos por calles de prioridad residencial, por lo que podemos llegar hasta la misma puerta del Sol sin problemas.

El par eléctrico ayuda pero al ser el motor eléctrico un suplemento del de gasolina, las reacciones solo con este motor no son comparables con las de un coche concebido para ser sólo eléctrico, con un motor más potente. Si activamos el modo EV (eléctrico) el coche puede coger velocidades de hasta 120 km/h con él, que es la máxima a la que llegamos en ese modo. Pero si hundimos el pie a tabla, hasta el final, el coche entiende que necesitamos la máxima potencia y pone a trabajar conjuntamente el motor de gasolina.

Nosotros recorrimos Madrid con algo de tráfico e hicimos 66 km de los cuales eran un 60% urbano y un 40% de carretera (con velocidad máxima de 100 o 120), y conseguimos sacar un consumo medio de 2,8 litros, sobrándonos 4 km de autonomía eléctrica. Nada mal si tenemos en cuenta que las cifras oficiales lo colocan en 1,3 litros. ¿Y qué ocurre si me olvido de cargarlo? Con el Kia Niro PHEV no lo sabemos a ciencia exacta, aunque antes de entrar a ciudad y activar el modo EV llevábamos 6,4 litros de consumo. Pero después, cogimos un Optima PHEV que en lugar del bloque 1.6 GDi lleva un 2.0 litros, y en un tramos mayoritariamente de carretera conseguimos 6,4 litros de consumo sin usar la energía eléctrica, ya que estaba descargado.

El Kia Niro PHEV nos ha parecido un coche ideal para quienes piensen ya en lo eléctrico, pero no quieran que su vida dependa siempre de un enchufe. Se carga en solo 2,5 horas por completo en una toma de 240 Voltios, y en 9 en una de 120. Su autonomía eléctrica hará que incluso a veces no necesitemos usar gasolina, y si nos quedamos sin carga, ahí está el motor de gasolina. En conjunto tenemos mas de 700 km de autonomía en un coche de gasolina, con categoría 0 de etiqueta de la DGT (la azul), que no tiene impuesto de matriculación y que no paga parking en la calle (en la zona SER). Su precio son poco más de 30.000 euros, y la versión más equipada son menos de 35.000, por lo que apunta directo a rivales tanto de tecnología híbrida como tradicional.

WiBLE, el carsharing de Kia llegará este año a Madrid

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.