- Publicidad -

Tras vender más de 1,6 millones de SUVs en toda Europa y, más concretamente, 400.000 unidades Santa Fe, desarrollar una nueva generación no iba a ser tarea fácil para la firma coreana. Sin embargo, una vez más Hyundai nos sorprende con una cuarta generación de su SUV-D que roza el mercado premium.

Sus comienzos datan del año 2001, cuando la fiebre por los SUVs era inexistente y mercado casi de nicho. Sin embargo, en pleno 2018 ya sabemos que las cosas han cambiado  y mucho.

Con la alta demanda de coches cada vez más grandes, conectados, eficientes y cómodos, la cuarta generación del Santa Fe llega para lograr distinguirse de entre los de su clase, partiendo con un diseño muy rompedor.

Diseño

Si has seguido últimamente los lanzamiento de la firma, el frontal se será muy familiar, el cual hereda el lenguaje de diseño ya mostrado en el Hyundai Kona. Su paragolpes ha ganado presenta y robustez frente a la variante anterior, con una configuración completamente diferente de los grupos ópticos LED.

Otro aspecto que infunde personalidad es la gran parrilla en forma de cascada que preside la parte frontal, unido a unas protecciones del paragolpes en otro color. Los pasos de rueda también se han ensanchado, confiriéndole más músculo.

Como calzado monta unas llantas que parte desde las 17 hasta las 19 pulgadas (de estas últimas, existen dos diseños). Otra característica que distingue al nuevo Santa Fe de la competencia es la presencia abundante de cromados.

Tanto en el paragolpes delantero, marco de las ventanillas, barras del techo, y protecciones traseras, todos estos elementos tienen algo de cromado, aumentando su nivel de calidad percibida.

Si lo vemos de perfil, nos damos cuenta de que ha crecido bastante. Para ser exactos, su longitud crece hasta los 4.770 mm, con un ancho de 1.890 mm y una batalla de 2.765 mm. Por tanto vemos que se acerca a los SUVs más grandes del segmento en cuanto a proporciones se refiere. Al aumentar la distancia entre ejes, la habitabilidad ha mejorado bastante.

Ahora el Santa Fe, en su cuarta generación, tan solo se ofertará en la variante de 7 asientos, con la segunda fila regulable de forma longitudinal. Su maletero también ha crecido, hasta los 625 litros con los asientos traseros abatidos.

Si nos fijamos en la trasera vemos que ahora aloja unos faros LED con efecto 3D con una forma más delgada, a la vez que alargada. De esta forma, las líneas del Santa Fe se vuelven más marcadas y refinada que nunca.

Interior

Los materiales de alta calidad, como el cuero, se adhieren de una forma simple pero a la vez que elegante a las nuevas formas del salpicadero.

En este apartado, Hyundai ha configurado todos los apartados que proporcionan información al conductor (como la pantalla central del sistema de infoentretenimiento) en una parte más elevada. De esta forma, el conductor ahora no aleja su mirada en demasía de la carretera al consultar, por ejemplo, la navegación.

Para facilitar aún más la entrega de información hacia el conductor, ahora el Santa Fe equipa un Head-up Display (HUD) de 8 pulgadas a todos color -uno de los más grandes del segmento-. Con este elemento no tenemos que apartar nuestra mirada de la carretera.

La consola central ahora crece hasta las 8 pulgadas -de forma opcional-, ofreciendo un interfaz muy simple de utilizar e intuitivo -muy similar al visto por primera vez en el i30-.

Dentro, digitalización interior sigue en la nueva pantalla TFT de 8 pulgadas en el panel de instrumentos. Con ella podemos ver la velocidad y varios parámetros útiles del coche -cambiará de color según el modo de conducción activado-.

En el apartado de confort, la cuarta generación es alumno aventajado en la materia. Los nuevos asientos son mucho más cómodos que sus predecesores y ahora ofrecen hasta 4 colores interiores a elegir. Estos asientos reciben nuevo tapizado y decoración, con la posibilidad de equiparlos con tecnología de calefacción y ventilación.

El volante multifunción es completamente nuevo, unido a un sistema de climatización mejorado unido a 7 tomas de carga dentro del coche (1 toma por inducción, 4 USB, 1 toma de 220 V y 1 de 12 V).

La conectividad es uno de los campos que más demanda está sufriendo. Por ello, el nuevo Santa Fe equipa todos los sistemas para conectar nuestro smartphone al coche –Apple CarPlay y Android Auto-.

Motores

El nuevo Santa Fe equipa dos bloques diésel y un único gasolina.

El primero de los diésel se trata de un 2.0 CRDi de 150 CV y 400 Nm de par; este puede ir asociado únicamente a una caja manual de 6 velocidades y tracción delantera. Por otro lado, tenemos el otro motor diésel de 2.2 CRDi de 200 CV y 440 Nm de par. 

El consumo de estos dos es bastante contenido, con un consumo que oscila entre los 5,6 l/100 km en la variante 2.0 y 6,1 l/100 km en la que desarrolla 200 CV.

Para finalizar, también se ofrece un bloque gasolina de 2.4 litros con 185 CV y 241 Nm de par, con un consumo medio de 9,4 l/100 km.

Sensaciones

Esta cuarta generación entra por los ojos y por las manos, ya que se ha convertido en un SUV de gran calibre. Como todo buen SUV es bastante cómodo, con un tarado de suspensión intermedio -ni duro ni blando-, con el ligero balance de carrocerías que podrías esperar en un coche de estas características.

La ergonomía genera ha mejorado, con un tacto de los materiales exquisito. La información ahora se ve de forma más clara, ya que toda la información mostrada queda en la parte superior del salpicadero.

Mención especial al HUD de 8 pulgadas, sobresaliente y muy caro de ver en cualquier circunstancia. La habitabilidad interior ha crecido, con 38 mm más de espacio en la segunda fila, siendo el asiento 18 mm más alto. De la misma forma, también la tercera fila gana espacio para las piernas (+22 mm).

De esta forma, ahora el Santa Fe es más cómodo que nunca, unido a un suspensión que copia a la perfección las irregularidades del terreno.

Es una perfecta burbuja de seguridad. No solo por la alta rigidez de su chasis, sino por la cantidad de sistemas de ayuda que equipa.

Como novedad especial, el Santa Fe equipa el Avisador de ocupantes traseros, concebido para evitar que nos dejemos a nuestros hijos olvidados en el coche -por si algún padre se olvida que lo es-.

Otros sistemas que se incluyen son: Asistente de prevención de colisión trasera por tráfico cruzado, Asistente de salida segura, Asistente para evitar colisiones frontales con detección de peatones, Asistente de mantenimiento de carril y Advertencia de colisión en punto ciego.

La unidad de pruebas en la que nos montamos llevaba el motor diésel 2.2 litros de 200 CV. Los consumos, en modo ECO, oscilaban entre los 7 a los 8 litros por cada 100 kilómetros, lo que es una excelente media para un SUV de grandes cotas.

Un apartado a destacar en el tema de consumos, y es que gracias al nuevo modo Smart el coche se adapta a nuestra conducción.

Con este activado, el coche “lee” nuestra demanda de potencia mediante la presión del acelerador, alternando entre Eco, Confort o Sport según lo pesado que sea nuestro pie derecho. 

Las variantes con tracción total HTRAC -como la nuestra-, dependiendo del modo activado el par se reparte entre ambos ejes. En Sport sería de 50% para cada eje; en Confort pasaría el 35% del par a las ruedas traseras; y, por último, el modo ECO hace que el motor envíe solo al eje delantero los 200 CV.

El motor en general rinde perfectamente, con un par bastante contundente casi desde el ralentí y con un sistema de tracción sensacional. 

Unido a este motor también venía una caja de automática de 8 velocidades “Made in Hyundai”. Se trata de una transmisión CVT que cumple con creces cualquier demanda.

Es cierto que en modo manual, como ocurre con este tipo de cajas, no resulta muy rápida en los cambios, resultando en un uso más bien escaso de las levas traseras del volante debido a ello.

En definitiva, la cuarta generación del Santa Fe ha dado un salto cualitativa muy importante, rozando los segmentos premium con poco esfuerzo.

Un diseño más que innovador junto con un aprovechamiento de espacio interior y ergonomía que le confieren una personalidad única dentro del segmento.

Precio

El nuevo Hyundai Santa Fe 2019 parte desde los 36.900 euros (sin descuentos aplicados).

Gasolina

SANTA FE 2.4 GDI 184CV 4X4 7ST AT KLASS: 45.100 €
 
SANTA FE 2.4 GDI 184CV 4X4 7ST AT KLASS: 51.400 €

Diésel

SANTA FE 2.0  150CV 4X2 7ST ESSENCE: 36.900 €

SANTA FE 2.2  200CV 4X2 7ST KLASS: 40.900 €

SANTA FE 2.2  200CV 4X2  7ST AT KLASS: 43.100 €

SANTA FE 2.2  200CV 4X2  7ST AT TECNO: 49.400 €
 
SANTA FE 2.2  200CV 4X4 7ST AT TECNO: 51.400 €
 
SANTA FE 2.2  200CV 4X4 7ST AT STYLE: 55.200 €
 
SANTA FE 2.2  200CV 4X4 7ST AT LIMITED: 55.500 €
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.