- Publicidad -
En Ford hace dos años que nos trajeron a Europa a su modelo del segmento D de los SUV, un Edge que llegaba con el espacio y la tracción total por bandera y que ahora se actualiza estéticamente y a nivel tecnológico y de mecánicas. Un Ford Edge 2019 que nos ha llevado por las duras y nevadas carreteras del norte de Suecia, volviendo a hacer gala de sus cualidades.
https://youtu.be/XHerLd329Ks

Tamaño y diseño robusto

El frío y la nieve han sido perpetuos estos días a 600 km al norte de la capital sueca, como cabría esperar, pero eso no ha sido problema para el Edge. Aquí donde las pick-up americanas son más comunes que en el resto de Europa, el SUV americano era uno más, con sus 4,8 metros de largo y 1,9 de ancho. Esto nos deja una batalla de 2,8 metros y un maletero de 602 litros ampliables a más de 1.800.
Prueba Ford Edge 2019
A nivel estético al tratarse de una actualización los cambios son los esperados, nuevos faros LED, paragolpes, capó y portón trasero, que pierde la tira luminosa que conectaba ambos faros traseros. Lo más interesante es la llegada del acabado S-Line, un toque deportivo que se suma al Trend, Titanium y Vignale, el más premium y elegante. En este acabado deportivo llevamos llantas de 20″ de serie de 21 como opción. También cambian los paragolpes y la calandra y otros detalles van en negro. En el Vignale esos elementos son cromados.
Prueba Ford Edge 2019

Pocos cambios en el interior

Si pasamos al interior, Ford no ha modificado apenas el Edge 2019. La distribución de la consola central es la misma, ahora con el sistema Sync3 en el apartado de infoentretenimiento, con la pantalla de 8″. Las novedades son el nuevo selector giratorio para el cambio automático introducido con el Fiesta y el Focus renovados, y el cargador inalámbrico para móvil en el hueco bajo la consola central.
Prueba Ford Edge 2019
A nivel de equipamiento, las versiones ST-Line y Vignale llevan asientos con tapizado y el dibujo de este especial, con pespuntes en contraste en salpicadero y asientos. Ford ha mejorado el aislamiento acústico y ahora el sonido del viento y el motor son casi imperceptibles. Para aislarnos aún más llevamos el equipo de audio de B&O, marca secundaria de Bang&Olufsen, con una calidad de sonido encomiable y que ha hecho más ameno el viaje por esta región de Suecia, donde las velocidades máximas no pasan de 90 km/h.
Por supuesto sus plazas traseras ofrecen amplio espacio para ocupantes de gran embergadura, ya sea por alto, o ancho. La posición de conducción es dominante, muy elevada y algo erguido, pero gracias al ajuste eléctrico de los asientos se consigue adaptarse rápido y el volante tiene ajuste en profundidad y altura. Esto ayuda también a no tapar la instrumentación digital, consistente en dos diales analógicos acompañados de dos pequeñas pantallas.

Solo diésel

Y bajo la enorme carrocería del Ford Edge solo encontraremos motores diésel, algo razonable teniendo en cuenta que hay que mover 2.100 kilos. Si quieres un Edge ST con su motor gasolina de 340 CV tendrás que importarlo tu de Estados Unidos. En la anterior generación sólo había dos motorizaciones, mientras que ahora hay tres. El 2.0 EcoBlue arranca en 150 CV solo tracción delantera, pasa a 190 y culmina con la versión biturbo de 238 CV, nueva en este coche.
Prueba Ford Edge 2019
Esta ha sido la que hemos probado, un motor muy contundente a bajas vueltas gracias a un par de 500 Nm que llega desde tan solo 2.000 rpm. Es bastante refinado y sumado al aislamiento, solo en aceleraciones prolongadas notaremos supresencia. Está ligado a la nueva iAWD, un sistema de tracción total inteligente que puede desconectar el eje trasero cuando no se precisa demanda de tracción en ese eje. Ha sido clave en las travesías por las carreteras nevadas, pero todos los Edge llevaban neumáticos con clavos, casi aún más indispensables.
Eso sumado a la caja de cambios automática de ocho velocidades de convertidor de par, ha logrado infundir tranquilidad a nuestros viajes por carretera, en un coche con nuevo tarado de dirección y suspensión, más adaptados ahora en función de la velocidad que llevemos.
Prueba Ford Edge 2019
Si bien el nuevo Ford Edge 2019 sigue siendo un SUV ligado al confort, lo hemos probado brevemente en un circuito helado de la marca, pudiendo rodar rápido e incluso derrapar con facilidad quitando el control de tracción, único sistema de seguridad activa desconectable. Su tracción total colocaba el coche rápidamente cuando salíamos con gas a fondo de la curva o pisábamos con fuerza en las rectas, donde el coche permanecía impasible. Parecía mentira que se pudiera derrapar y divertirte con un bicho de dos toneladas, pero la nieve, la tracción total y las trasferencias de peso hicieron el resto.

Sin miedo al campo

Prueba Ford Edge 2019

Aunque no muchos dueños del Edge vayan a hacerlo, probamos sus cualidades como todocamino en una pequeña y estrecha pista offroad. Un par de zonas resbaladizas, un balancín, una mini colina y un horquilla inclinada bastaron para demostrarnos que el Edge 2019 puede desenvolverse sin problemas fuera del asfalto. Aunque la tracción total no lleva diferenciales, la gestión electrónica del par nos ayuda a avanzar sin problemas. Además las cotas de todoterreno no son malas, con una altura libre de 193 mm y un ángulo de entrada y salida de 21 y 28 grados respectivamente.
En el apartado tecnológico de ayudas el Ford Edge 2019 puede equipar todo lo que a un SUV de su segmento se le pediría. El control de crucero adaptativo ha demostrado funcionar incluso de noche con fuerte viento y nieve, con una graduación de la distancia de seguridad correcta y una gestión de la frenada y aceleración muy progresivas. Tenemos aviso por colisión, de ángulo muerto y sistema de mantenimiento de carril, que habría sido inútil usar porque muchas carreteras estaban totalmente cubiertas por la nieve.
Prueba Ford Edge 2019
Aún con todo hemos disfrutado de las rutas y de la conducción, siempre alerta pero con confianza en el Edge y si tracción total, con un motor que lo mueve con mucha soltura y con un diseño muy personal, muy americano y que se puede equilibrar más en la balanza hacia lo deportivo o lo elegante con los nuevos acabados.
La gama de precios le coloca eso sí frente a rivales premium, con un precio de partida actual de 46.125 euros por el Edge Trend de 190 CV AWD. El tope de la gama lo pone el Vignale de 238 CV por 63.000 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 + 17 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.