- Publicidad -

A partir de ahora ya no habrá Seat Cupra, sino que Cupra será una marca independiente. El primer modelo de la firma es el nuevo Cupra Ateca con 300 CV, un poderoso SUV que cuesta 44.900 euros y que ofrece una relación precio-prestaciones sin competencia.

El paragolpes delantero es de diseño exclusivo, y en la parte posterior mandan las cuatro salidas de escape.

Hace ya mucho tiempo que el personal no se sorprende cuando ve a un Seat rugiendo y pasando como una exhalación. Desde hace ya muchos años las versiones más deportivas han sido las Cupra (Cup Racing), pero ahora Cupra se convierte en una marca diferenciada de Seat. Este cambio en la estrategia comercial y de marketing respecto a los Seat de altas prestaciones se debe sobre todo al presidente de la compañía española, el italiano Luca De Meo, quien durante su periodo en el grupo Fiat relanzó la marca Abarth para las versiones más prestacionales.

Los Cupra se venderán 29 puntos seleccionados de la red nacional de concesionarios. En cada uno de ellos habrá un espacio específico o “corner” Cupra, con un vencedor especializado en estos modelos especiales.

Una aceleración de 0 a 100 Km/h en 5,2 segundos, hasta hace pocos años estaba reservada a deportivos de muy alto nivel.

Lo lógico es pensar que el primer Cupra debería ser un León o un Ibiza, los modelos que tienen más tradición en cuanto a versiones Cupra. Pero no ha sido así, y el primer coche que sale al mercado con el nuevo logo ocupando el espacio donde debería ir la S de Seat, es el Ateca.


El Ateca Cupra está disponible con seis colores de carrocería.

En Seat Sport llevan muchos años fabricando coches de carreras (del último León TCR unos 230 unidades), y su maestría a la hora de poner a punto los coches en cuanto a dinamismo está fuera de toda duda. Incluso fabrican los Audi RS3 LMS y los Golf GTI TCR. Ahora el departamento de competición pasará a llamarse Cupra Racing, pero el talento sigue siendo el mismo. Y en marzo en Ginebra presentaron el Cupra e-Racer, el primer turismo de competición 100% eléctrico del mundo, y basado en el Seat (León) Cup Racer de gasolina. Por tanto conocen a la perfección la plataforma MQB del grupo Volkswagen, la que comparten el Ateca, el León, el Audi A3, el Volkswagen Golf o el Skoda Octavia, entre otros.

El sonido que sale de sus escapes es el que se puede esperar de un deportivo con 300 CV.

Al volante

Nos sentamos en el asiento deportivo del Cupra Ateca, y todo nos resulta familiar. A primera vista las diferencias respecto a un Seat Ateca bien equipado se reducen al logo en el volante, el color de las costuras, algunos tapizados en las puertas y los asientos deportivos. Pero al comenzar a rodar las diferencias quedan mucho más patentes. Lo primero es el motor 2.0 turbo (TSI) de 300 CV, el más potente montado en un Ateca. Es un propulsor muy vivo y con mucha “chicha” que se emplea en modelos deportivos de Audi y Volkswagen. Subirlo de vueltas empleando las levas del cambio (DSG de doble embrague con 7 marchas) siempre es un placer, aunque también se puede usar plácidamente en modo completamente automático. Acelera de 0 a 100 km/h en solo 5,2 segundos y alcanza 247 km/h.

Además del logo de Cupra, las llantas de 19″ también le delatan como un coche muy especial.

Del Seat Ateca recordamos un comportamiento equilibrado y una suspensión más bien firme. No obstante tomando curvas rápidas y enlazadas la carrocería oscila más de lo que sería deseable, algo lógico teniendo en cuenta su enfoque familiar. En el Cupra Ateca es diferente, sobre todo si seleccionamos el modo de conducción “Cupra”. La ganancia en cuanto a precisión es muy notable, ya que gira mucho más plano y subvira poco. Su peso es bastante contenido teniendo en cuenta que es 4×4 (1.615 kg. con conductor), y lo más destacable es lo fácil que resulta ir muy deprisa con este Cupra, que da una enorme confianza.

Hay seis modos de conducción disponibles: Confort, Sport, Individual, Nieve, Off Road y Cupra.

Estas buenas sensaciones son el fruto de un chasis muy avanzado. La suspensión adaptativa DCC (con tres posiciones), la tracción total 4Drive y la dirección progresiva adaptan su funcionamiento según el modo de conducción que se seleccione, y hay seis diferentes: Confort, Sport, Individual, Nieve, Off Road y Cupra. Los frenos son más grandes que los empleados en otros Ateca, pero aún así se pueden pedir unos Brembo opcionales (2.440 euros) muy eficaces. En definitiva, el Cupra Ateca es un coche realmente rápido, que en las manos adecuadas puede poner en aprietos a modelos de mayor precio y renombre.

Desde Seat destacan su nuevo logro con un estilo “del siglo XXI”, muy diferente del que usan las marcas clásicas.

Competidores

En este sentido no es fácil identificar rivales directos del Cupra Ateca, porque realmente no lo hay, por un precio de 44.900 euros sin descontar ofertas ni promociones. Tendríamos que que buscar entre la oferta de marcas premium con modelos bastante más caros. En cuanto al posicionamiento en el mercado, desde Seat consideran que Cupra se posiciona entre las marcas generalistas y las premium. Y en cuanto a los SUV´s posibles rivales, pensamos en automóviles como el BMW X3 M40i (360 CV, 71.000 euros), el Audi SQ5 (354 CV, 80.000 euros), Mercedes CLS 43 AMG (367 CV, 68.700 euros) o el Jaguar F-Pace 3.0 V6 (340 CV, 69.300 euros).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.