- Publicidad -

En Citroën hace más de un año que se adentraron al segmento SUV con su C3 Aircross, un SUV compacto al que después se le sumó un hermano mayor, el C5 Aircross. Un coche jovial, atrevido y exitoso, con 170.000 unidades vendidas desde entonces. Un coche que sale de la fábrica de Zaragoza para todo el mundo y que ahora recibe una nueva motorización que hemos probado. Y es que el Citroën C3 Aircross ahora estrena caja automática, para hacerlo aún más cómodo en el día a día.

Precisamente este es uno de los principales valores que la marca resalta de su modelo compacto. Y lo cierto es que a bordo, uno puede percibirlo, en parte gracias a la suspensión, pero también a los cómodos asientos del C3 Aircross. Y si ahora además sumamos este cambio automático nuevo para despreocuparnos de cambiar de marcha, la cosa mejora aún más.

Citroën C3 Aircross

Por fuera el Citroën C3 Aircross quiere llamar nuestra atención con la personalización. A su diseño francés y atrevido se suma una amplia oferta de variaciones cromáticas, disponiendo de 8 colores de carrocería, tres de techo, 4 Pack de color para ciertos detalles del exterior y unos paquetes de diseño interiores. En total podemos obtener hasta 85 C3 Aircross diferentes.

Otro gran factor que destaca, y más en un coche de solo 4,15 metros de largo, es su espacio de carga y modularidad. De serie el maletero cuenta con 410 litros de capacidad, pero desde el segundo nivel de acabado el C3 Aircross puede aumentar este espacio hasta los 520 litros, y es que su banqueta trasera se puede desplazar hasta 14 cm hacia adelante, en una distribución de 2/3 y 1/3. . Además si abatimos las plazas traseras la capacidad total crece hasta los 1.289 litros, y se puede reclinar hacia adelante el asiento del copiloto, dando como resultado un espacio de 2,4 metros de largo para los objetos más alargados.

Un interior que destaca por su buena presentación y ciertos detalles que siguen el estilo del exterior, así como la elección de diferentes materiales para los asientos o los paneles de las puertas y el salpicadero. Todo está en su sitio y perfectamente ajustado, con buen espacio y ergonomía. Sus plazas traseras no son malas para su tamaño, con suficiente espacio en las rodillas para alguien alto, y algo más justo en el techo, aunque la banqueta es reclinable, pero alguien de estatura media no tendrá problema alguno.

Además tenemos todas las tecnologías del momento, como cargador inalámbrico para el móvil, sistema Mirror Link para conectar nuestro móvil, navegador con información en tiempo real y el sistema de ayuda en carretera con el botón de emergencia. Como elemento extra interesante para quienes vayan a salir al campo más a menudo, se puede equipar el sistema Grip Control con el Hill Assist Descent. Además lleva de serie 5 asistentes de conducción y podemos llevar hasta 12.

En cuanto a la gama de motores, no hay más cambios que la llegada de la caja automática EAT6 de convertidor de par y 6 velocidades. Por lo tanto en la oferta gasolina los PureTech siguen siendo el de 82 CV, 110 CV con cambio manual y EAT6, y el de 130 CV manual de 6 velocidades. En diésel el BlueHDi dispone de 100 o 120 CV, este último con el EAT6.

Este último motor ha sido el que ha pasado por nuestras manos. Un bloque diésel que con sus 300 Nm de par a solo 1.800 vueltas, mueve con la suficiente soltura al Citroën C3 Aircross como para no desear más potencia en la mayoría de ocasiones. Es un motor enérgico a bajas vueltas y que combinado con el cambio automático hace que el SUV francés se desenvuelva muy bien en cualquier tipo de vía.

Un bloque algo rumoroso acelerando desde baja velocidad, pero bien insonorizado en autopista entre 100 y 120 km/h. Lo único que se escucha es algo de ruido del viento por la aerodinámica del coche, por lo demás todo es bastante confortable, especialmente su suspensión. Esta mitiga muy bien los baches del terreno, y en el puerto de montaña que hoy hemos transitado ha sido una gran compañera para ir muy cómodos, pues rodando dentro de unos márgenes respetables para un coche así, el Citroën C3 Aircross no inclinaba en exceso y nos permitía circular sin notar ninguna irregularidad del terreno. Sin duda el confort en marcha es su principal punto fuerte, sea cual sea la vía por la que vayamos.

Como única pega del test drive de hoy ha sido el consumo. La marca homologa 4 litros a los 100 km pero subir hasta el embalse del Atazar nos ha colocado en uno 7 litros. Seguramente en una conducción diaria esa cifra se rebaje un par de litros.

En lo tocante al nuevo cambio, es suave en transiciones a gran velocidad y con una rapidez de respuesta bastante buena para un convertidor de par. Si demandamos mayor potencia es capaz de mantener la marcha hasta el límite de vueltas del motor, y si preferimos cambiar nosotros tendremos que echar mano de la palanca en posición manual, ya que no hay levas en el volante. Por lo demás, es perfecto para una conducción distendida del día a día.

El Citroën C3 Aircross ha demostrado ser una de las mejores apuestas para quien quiera un SUV práctico, cómodo y a buen precio. Y es que con la oferta del mes su precio son 13.890 euros, aunque si bien es cierto, por nuestro BlueHDi 120 EAT6 habrá que desembolsar 19.300 euros sin descuentos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.