- Publicidad -

La nueva apuesta de BMW por el segmento de los gran turismo me ha dejado boquiabierto. No solo porque no esperaba tales prestaciones de un coupé que casi llega a las 2 toneladas, sino porque si esto es el Serie 8… para el M8 nos tendremos que sacar la licencia de piloto de caza de combate. Si eres uno de los afortunados que tiene un presupuesto por encima de los 100.000 euros para gastar en un vehículo, la nueva generación del Serie 8 no te va a decepcionar. Hoy hemos tenido el placer de subirnos en el nuevo BMW M850i xDrive.

Diseño

BMW M850i 2019

 

Intachable estéticamente. Te guste o no este tipo de carrocerías, el Serie 8 describe unas líneas extremadamente deportivas para tratarse de una variante “convencional”. Y es que no es de extrañar esta naturaleza agresiva, ya que antes del de calle, nació el de circuito. El M8 GTE fue el padre creador de la Serie 8 que protagoniza hoy nuestro artículo; el modelo de competición fue desarrollado para llevar la marca M Sport a otro nivel, llevando todo lo aprendido en la competición a las carreteras.

BMW M850i 2019

De frente es embaucador; los típicos riñones de BMW que vemos por parrilla son muy anchos y con un acabado en negro –color que veremos por todos los elementos de la variante más deportiva del Serie 8-. Estos presentan un pequeño mecanismo interno para abrir o cerrar la compuerta de la misma, mejorando la aerodinámica cuando el coche no necesita mucha refrigeración.

Otro punto a destacar en el frontal son las luces delanteras LED, las cuales viene de serie con esta tecnología y, de opción, otra configuración  con luces BMW Laserlight –las mismas que incorpora del BMW i8-. Estas últimas tienen un rango de acción de hasta 600 metros.

BMW M850i 2019

Si seguimos las líneas de la carrocería con la mirada, salta a la vistas las grandes dimensiones del coupé. El Serie 8 presenta 4.843 mm de largo, 1.902 mm de ancho y 1.341 mm de alto, con casi 3 metros de batalla (2.822 mm). Como puedes esperar, el espacio es más que generoso para las plazas delanteras, con unas plazas traseras aptas para adultos de menos de 1.80 metros (configuración 2+2).

De lateral, destacan las pinzas de freno M Sport, junto con las llantas de 20 pulgadas de la variante M850i (la variante 840d parte desde las 18 pulgadas). Presenta unas branquias localizadas junto a las ruedas delanteras, con un acabado en negro también.

BMW M850i 2019

Detrás la cosa toma unos tintes muy “Racing”. Los faros traseros son uno de los elementos que más nos llaman la atención de este nuevo Serie 8. Se presentan con un diseño alargado, ancho, deportivo y con tecnología LED de serie. Podemos optar por un paquete de carbono que añade este material a varios elementos de la carrocería, como el spoiler trasero, difusor trasero, elementos de los paragolpes, retrovisores o incluso el techo (esto último es la primera vez en una variante que no pertenece a la división M).

Los escapes traseros optan por una forma trapezoidal, unido a una zaga muy ancha, donde reina las líneas horizontales que remarcan la presencia del nuevo Serie 8.

Interior

BMW M850i 2019

Si el exterior destaca por su deportividad, dentro tenemos que decir que BMW ha combinado muy bien el lado “canalla” de la firma M, junto con la más exquisita elegancia y refinamiento propio de un vehículo de lujo.

Dentro tenemos una configuración completamente nueva en la marca, con una pantalla central de 10 pulgadas, unida a un nuevo volante multifunción y a un panel de instrumentos digital de 12,3 pulgadas. Por tanto, BMW no solo ha colmado de pantallas digitales el interior, sino que ha añadido también más funcionalidades en el sistema de infoentretenimiento, con una pantalla táctil unida a un asistente virtual con inteligencia artificial.

BMW M850i 2019

Como ocurre con los nuevos modelos de Mercedes, ahora BMW implementa un asistente que responde a comandos tales como “Hola BMW, estoy cansado”, guiándote a una estación de descanso mientras tanto el sistema de climatización como otras funcionalidades se ponen en marcha para mantenerte despierto.

Son 420 litros los que tenemos de capacidad en el maletero, más que suficiente para llevar todo el equipaje que puedas imaginarte.

Motor

BMW M850i 2019

Junto a la variante diésel 840d de 6 cilindros en línea, el nuevo Serie 8 llega con un bloque V8 de 4,4 litros y 530 CV con 750 Nm de par, disponibles a partir de las 1.800 vueltas. Sus prestaciones son dignas de un superdeportivo; su 0-100 km/h es solo de 3,7 segundos, junto con una velocidad limitada electrónicamente a 250 km/h.

Tanto el chasis, como la suspensión, escapes y dirección ha sido firmado por la división deportiva M de BMW; por tanto, el coche no solamente hace las funciones de confort de un gran coupé, sino que tenemos unas “armas” que han nacido para estar en el circuito.

BMW M850i 2019

Unido a este bloque, vemos que monta una transmisión automática steptronic de 8 velocidades, como única opción. De la misma forma, todas las variantes llegan con el sistema de tracción total xDrive de BMW, lo que le confiere una seguridad envidiable.

Por si no tenías suficiente, la variante M850i llega con eje trasero direccional. Como ya sabemos de otros modelos del mercado, en los giros a baja velocidad (hasta 72 km/h) las ruedas traseras girarán en dirección opuesta a las delanteras. Por encima de esa velocidad, las ruedas seguirán el mismo sentido que las delanteras.

Para añadir más inri, el BMW M850i equipa un diferencial trasero autoblocante de deslizamiento limitado, lo que mejora la tracción en la salida de las curvas.

Sensaciones

BMW M850i 2019

Se lo que piensas, ¿cómo un bicho de tales cotas (casi 5 metros de largo y más de 1.700 kg de peso) puede tener un comportamiento dinámica a la altura? Pues lo chicos de BMW han hecho magia, y han traído los deberes hechos al Circuito de Estoril, en Lisboa, donde pusimos a prueba el nuevo Serie 8.

Nada más sentarte dentro notas que es un coche bastante grande, y sobre todo ancho. En circuito, el Serie 8 se mueve como pez dentro del agua; el eje trasero direccional hace maravillas y redondea las curvas de una forma sensacional. Parece que estamos sentados en un vehículo de menores cotas.

El inicio de curva es increíblemente ágil dentro del BMW M850i, aunque si jugamos demasiado agresivo con el volante, las casi 2 toneladas de peso se hacen presente. No es un coche excesivamente subvirador, si cuidas la demanda de gas en curva, logra realizar trazadas perfectas sin el menor esfuerzo. La suspensión varía en dureza dependiendo del modo de conducción. En Sport Plus encontramos un tarado duro, pero no tan extremo como pensarías. Aun así, apenas notamos balance de carrocería.

El V8 de 530 CV es, sin duda, lo mejor del M850i. Es inmediato, muy lineal y con un par muy alto (750 Nm) desde apenas el ralentí. Esto hace que salgamos catapultados de las curvas, gracias en parte también al sistema de tracción xDrive y al diferencial autoblocante trasero. Corta la inyección a las 6.000 vueltas, por lo que es un coche que, al tener el par disponible a bajas vueltas, no es necesario llevarlo al límite. Entre las 4.500 y 5.500, vemos su patio de recreo.

De nada sirve tanta potencia si no sabemos transmitirla bien al suelo, ¿verdad? Gracias a que BMW ha implementado una transmisión steptronic de 8 velocidades, la potencia se gestiona de maravilla. En modo automático, los cambios son directos y justo en el rango de revoluciones óptimo (5.000 y poco); en manual tenemos que acostumbrarnos a que el motor corte “tan pronto”, ya que muchas veces nos encontraremos llegando al limitador sin quererlo. Sin embargo, es rápida y deportiva si se lo demandamos.

Cambiamos el circuito por las maravillosas carreteras portuguesas

BMW M850i 2019

No todo va a ser circuito en esta vida, ya que nuestro protagonista no solo se desenvuelve bien dentro, sino también fuera de él es un coche más que apto. El BMW M850i es un modelo muy versátil y capaz de sobrellevar cualquier tipo de situación cotidiana, gracias a la suspensión adaptativa que monta. En modo confort vemos que es un coupé comodísimo e increíblemente fácil de conducir.

El descomunal par a bajos regímenes hace que no tengamos que pisar en exceso el pedal derecho, ya que con una punta de gas estaremos exprimiendo potencia del V8. El aislamiento acústico, ya sea a nivel mecánico o del viento, es sobresaliente. Ante el increíble sonido que emana de los escapes trapezoidales, vemos una amortiguación acústica sin pega alguna. Podremos mantener una conversación a un volumen bajo incluso con el motor en modo Sport (donde escucharemos ciertos petardeos).

El eje trasero direccional también tiene protagonismo en carretera. Es tan fácil como girar el volante a 90 grados y ya estas realizando el 80% de los giros que harás en el día a día. El volante nuevo es muy comunicativo, ancho y ergonómico, con unas levas bien situadas.

Sorprende ver cómo un vehículo de estas prestaciones sea tan polivalente; tanto en circuito como en carretera vemos las mejores caras de BMW: el espíritu deportivo y la pasión por conducir, junto con la mayor comodidad que puedas imaginarte. Todo ello dentro de una misma carrocería.

Adáptate o muere, se suele decir; el nuevo Serie 8 renace bajo un ADN que se moldea a la situación que el conductor quiera poner en su camino. Prestaciones muy cercanas a las que hemos experimentado en las variantes M más recientes. No quiero imaginarme la descomunal bestia que podría ser el M8… una máquina que está tan solo a un año de distancia de la variante más “modesta”.

Precio

La nueva generación del BMW Serie 8 vendrá con dos variantes:

BMW M850i xDrive (530 CV): desde 140.400 euros.

BMW 840d xDrive (320 CV): desde 112.600 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.