- Publicidad -

Es muy similar al viejo Continental GT y tiene unas especificaciones sorprendentemente parecidas sobre el papel, todo esto se completa con un inusual y compacto motor twin turbo de  6.0 litros W12. Sin embargo, la tercera generación del Bentley Continental GT es completamente nueva. Además, se siente realmente renovado, y mucho mejor que el anterior.

Es más rápido, más cómodo e incluso más lujoso. Después de la conmoción del Bentayga, también es un alivio informar que aquí hay un nuevo Bentley que se ve realmente bien: con un capó más largo que el anterior, una defensa delantera más corta y todavía más elegante que antes.

El primer Continental GT, lanzado en 2003, quintuplicó las ventas de Bentley. Fue renovado y revisado en gran medida en el año 2011. El nuevo comienza la vida como un coupé con motor W12 como única opción. Le seguirán los modelos V8 e híbridos, así como las versiones más deportivas y el convertible.

Nuevo chasis desarrollado con Porsche

El viejo Continental GT usaba una versión adaptada de la plataforma del Volkswagen Phaeton. Estaba finamente sintonizado, y siempre se sentía tan sólido como la bóveda de un banco. Pero cuando las carreteras se ponían serpenteantes y aumentabas la velocidad, se sentía más berlina que coupé de dos puertas. En esta nueva arquitectura, algunos componentes se comparten con el Porsche Panamera, pues fue desarrollada conjuntamente por Bentley desde el principio. Los ingenieros de Crewe obtuvieron lo que querían, no lo que estaba disponible.

Agilidad Mejorada

El motor está ahora 150 mm colocado más atrás. Lleva tracción a las cuatro ruedas, como antes, pero el reparto prioriza la trasera, mejorando el manejo y la agilidad. Encontramos cuatro amortiguadores por aire, que brindan una flexibilidad sorprendente. El inteligente sistema anti-balanceo electrónico de 48 voltios de Bentley aumenta la flexibilidad de manejo y ayuda a tener un excelente control del coche. Es similar al sistema utilizado en el Bentayga, y es una razón clave por la cual el todoterreno pesado de bentley se maneja con esa suavidad tan extraordinaria.

Su manejo es una gran mejora respecto al pasado modelo. En los modos de conducción ‘Bentley’ o ‘Sport’, es extraordinariamente rápido y fluido aunque se sigue sintiendo como un coche grande y pesado. En ‘Sport’, con el control de estabilidad desactivado, siempre puedes realizar deslizamientos de la parte de atrás, si así lo deseas. La dirección es intachable. De acuerdo, no estás exactamente detrás del volante de un 488 o incluso un rival (menos pesado) como el DB11. Pero para un GT tan grande, es abiertamente llamativo e impresionante. En el modo ‘Confort’ esa amortiguación de aire cuenta con un 60% más de volumen que antes y amortiguan las imperfecciones del camino con el aplomo de una limusina de lujo.

Rendimiento sorprendente

Un automóvil de 2,2 toneladas no tiene derecho a ser tan rápido. Utiliza el control de salida, una señal de cuáles son las ambiciones deportivas del automóvil, y puedes subir de 0 a 100 desde parado en tan sólo 3.6 segundos, sin aliento, el gran W12 golpea con fuerza, las ruedas delanteras patean la pista para ayudar a la tracción y tus entrañas parece que se van a salir y a golpear el respaldo. La velocidad máxima es de 333 km/h. Es un auténtico superdeportivo, es rápido, y así se siente. La transmisión se reparte entre las cuatro ruedas a través de una caja de doble embrague de ocho velocidades. Es un desarrollo del sistema Porsche PDK, y funciona sorprendentemente bien. Los cambios son casi instantáneos, especialmente en ‘Sport’. En ‘Confort’, se cambia también sin problemas. El buen frenado se debe a los nuevos y enormes discos, estos son los frenos de hierro más grandes jamás instalados en un automóvil de producción para calle, un buen seguro para toda esa velocidad y todo ese peso.

Si bien el rendimiento y el ímpetu de conducción del nuevo Bentley Continental GT fueron una sorpresa, la calidad del habitáculo y el acabado de su carrocería no lo fueron. Los paneles del cuerpo de aluminio están “súper formados” calentando la aleación a 500 ° C antes de darles forma, lo que permite líneas del cuerpo más complejas y definidas. Es una bestia maravillosamente esculpida y bien formada, aunque no estamos seguros acerca de esos faros frontales dobles de marca Bentley.

Interior esbelto

La cabina está compuesta por montones de madera, no menos de 10 metros cuadrados, y cuero, más o menos 15 pieles naturales. También tiene una agradable variedad de conectividad y otras tecnologías. En particular, se encuentra una nueva “pantalla giratoria” central que puede servir como una tabla minimalista de madera barnizada, tres instrumentos tradicionales o una pantalla táctil grande, según lo desee. Este es un buen extra, sin importar que cueste 5500 euros. Los asientos traseros, aunque estén bellamente terminados, es mejor evitarlos. Es un 2+2, en el mejor de los casos.

Veredicto del Continental GT

Es el ancho del coche lo que más impresiona. En caminos simples, o aunque sea atravesando la ciudad, la calidad de marcha, el viaje en sí y la tranquilidad son realmente sorprendentes. Esa suspensión por aire ayuda a tragar agujeros; el ingenioso sistema eléctrico antivuelco brinda un excelente control de la carrocería del coche. Sin embargo, con tan sólo girar el controlador hacia el modo de conducción ‘Sport’ ya la nota de escape se profundiza, estalla y ladra, y de repente estás conduciendo un coche que puede acelerar, esquivar, frenar y conducir como ningún otro gran coche de lujo. Algunos coches deportivos son más rápidos que éste aunque no muchos, y algunos son más emocionantes. Otros GT son más ágiles y cómodos. Pero no puedo pensar en otro gran turismo que pueda cubrir viajes con distancias muy grandes y llevándote de manera más cómoda y rápida y que sin embargo, cuando las curvas comiencen, nos siga brindando ese placer de la conducción, como bien hace este nuevo Continental GT.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × dos =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.