Nuestro mundo cada vez va más rápido, y la vida moderna parece medirse en designaciones cada cual más sintéticas que la anterior; WiFi, HTTP, 4G, MP4, PC, USB y un largo etcétera que no tiene otro fin que acortar palabras para hacer nuestra vida más sencilla. Sin embargo, hay siglas en las que vale la pena detenerse, y más si con tan pocas letras puedes nombrar una de las historias más únicas del mundo, como el Tourist Trophy, afamada carrera que cede su nombre al protagonista de nuestra prueba, el Audi TTS Competition 2019.

El Audi TT llega con un nuevo facelift en su variante 2019, en la que vemos ligeros cambios estéticos con mayor equipamiento (te explico todo en este artículo dedicado a la nueva variante). Sin embargo, en este artículo nos centramos en una variante especial que llega al mercado para conmemorar y celebrar los 20 años del pequeño deportivo, la variante TTS Competition -por su nombre, te puedes imaginar que deportivo va a ser-. A esto, hay que sumarle la edición especial “20 Years TT“, que es un maravilloso guiño al primer concept mostrado en 1995 en el Salón de Frankfurt.

Diseño

TTS Competition

Rompedor, agresivo y equilibrado. Las líneas del TTS quizás no hayan cambiado en exceso para el ojo no entrenado, pero en esta variante TTS Competition vemos que equipa el color rojo tango junto con elementos en acabado en negro, como un nuevo spoiler trasero en negro y llantas de 20 pulgadas en el mismo acabado oscuro. A su vez, su lateral destaca por la incorporación de adhesivos de los cuatro aros de Audi en las taloneras, así como inserciones del mismo tono en la parrilla delantera y en la trasera. 

Para mejorar su carácter deportivo, las pinzas de freno del TTS Competition están acabadas en un tono rojo, unido a uno retrovisores en oscuros y cristales traseros ligeramente tintados. Como colofón, la zaga de completa con un escape cuádruple que le confiere una sonoridad que alegra el alma.

Interior “racing”

TTS Competition

Si por fuera nos quitaba el aliento con tan solo mirarlo, es simplemente asomarse dentro del habitáculo del TTS Competition y notas un escalofrío subiéndote por la espalda. El acabado es de primera clase, con inserciones de fibra de carbono en el volante, así como con la presencia de unos asientos S-Line rediseñados, con inserciones en los mismos a juego con el color de la carrocería.

Pespuntes en rojo aquí y allá, hasta en la cúspide del volante, donde encontramos la sección superior central en ese mismo tono -un guiño a los vehículos de competición-. El virtual cockpit de Audi se renueva ligeramente con indicadores más deportivos -similares a los del Audi R8-, unido al ya conocido sistema de infoentretenimiento MMI que funciona a las mil maravillas.

Motor

TTS Competition

En cuanto a la variante TTS, monta el 2.0 TFSI del modelo predecesor pero con ligeras mejoras; en este caso hablamos de una potencia de 306 CV y 400 Nm de par (+20 Nm frente al motor al que sustituye). Velocidad máxima de 250 km/h (limitada) y 0-100 km/h en solo 4,5 segundos (0,1 segundos más rápido que la variante anterior), 4,8 en la variante Roadster.

Como no puede ser de otra forma, la marca de los cuatro aros hace gala de su sistema de tracción integral quattro -de serie en la gama TTS 2019-. Unido a este vemos una nueva transmisión S-Tronic de 7 velocidades, de la cual te hablaré a continuación en mis impresiones.

Sensaciones

TTS Competition

El Audi TT es un coche que ya enamoraba allá por los años 90 por sus líneas curvadas y a la vez esculpidas hasta el más mínimo detalle. Tengo que decir que no es nada fácil mejorar un producto tan redondo como este deportivo compacto, pero la firma germana nos sorprende una vez más. 

El chasis del TTS Competition presenta una rigidez asombrosa, a la vez que un equilibrio innato que podría bien albergar más de los 400 CV que procesa el actual TT RS. La suspensión (Audi Magnetic Ride con sistema de amortiguación controlada) es el camino perfecto entre la deportividad y la comodidad por carretera, muy versátil en cualquier terreno -incluso en las bacheadas carreteras de la Isla de Man, no tuvimos demasiados problemas en ir cómodos-.

TTS Competition

Se siente muy firme y plano en carreteras reviradas, como tuvimos el honor de trazas -nada más y nada menos que las mismas carreteras en las que se disputa el Tourist Trophy, cerrada en exclusiva para nosotros solos-.

El motor es elástico, muy dócil y comunicativo con la nueva transmisión S-Tronic, con la que se entiende a la mil maravillas -ya sea en auto o en manual-. Cambios muy eléctricos en modos manual con el corte en las 7.500 rpm, una delicia. El par disponible desde apenas 2.000 rpm hace que la conducción sea mucho más fluida en modo “confort” y más eléctrica en “dynamic” (en el cual escucharemos ciertos petardeos en reducciones).

TTS Competition

Nulo o imperceptible balance de carrocería aún siendo agresivo con la dirección, la cual se muestra tan precisa como el bisturí de un cirujano. Tacto correcto de la misma junto con una ergonomía sobresaliente, unida a una posición de conducción muy deportiva.

En conclusión, el Audi TTS sigue en plena forma en su actualización para 2019 con un motor un poco más nervioso y una transmisión simplemente perfecta -a la espera de una nueva generación que quizás pase por motores con cierta “hibridización”-. Restyling para un diseño ya redondo en un principio que pone el listón muy alto en el mercado, con un equipamiento mayor y mejoras en la eficiencia y potencia de los nuevos motores del TT y TTS.

Precio

Los nuevos Audi TT y TTS 2019 podrán pedirse a partir de primeros de octubre del presente año, llegando las primeras unidades a finales de 2018.

TT Coupé 2019: 39.050 euros

TT Roadster 2019: 43.270 euros. 

TTS Coupé 2019: 62.680 euros.

TTS Roadster 2019: 66.450 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.