Hace unos meses os anunciamos la llegada del nuevo Audi e-tron, el primer vehículo 100% eléctrico que el gigante germano lanzará al mercado. Se trata de la variante SUV de la nueva familia e-tron de Audi, la cual incluirá en el futuro un coupe de cuatro plazas y un modelo sportback, apodado e-Tron GT. Sin duda, una novedad con la que Audi hace toda una declaración de intenciones: la era de la electrificación ha llegado.

Con una autonomía de 400 km, la ultima generación de la tracción quattro midiendo de sus movimientos y la calidad y rendimiento propios de la marca alemana, el Audi e-tron merecía un entorno de pruebas a la altura de las circunstancias ¿Qué tal Abu Dhabi?

Muelles neumáticos, suspensión adaptativa y tracción quattro de serie

El e-tron avanza por las carreteras árabes con una calma impasible, ofreciéndonos una conducción suave y directa. Los baches ocasionales y los desperfectos del asfalto son prácticamente imperceptibles gracias a la suspensión neumática y a los amortiguadores adaptativos, todo ello pese a las enormes llantas de 21″ que equipa el modelo Launch Edition que estamos probando.

La dirección se percibe alerta, lista para saltar ante cualquier toque del volante. Está faceta, elogiable cuando se desea una conducción deportiva, puede, si se desea, regulares mediante los modos de conducción Audi Drive Select, permitiendo así que el modelo se adapte a las necesidades del conductor.

Lo mismo ocurre con la altura de conducción, que puede regularse según las características del terreno que se quiere vencer; una elevación mayor para conducciones off-road, y una menor para aumentar su dinamismo. Pero la capacidad de adaptación del nuevo Audi e-tron no se limita a la dirección y su altura, sino que también incluye la regulación de la rigidez de la suspensión, permitiéndonos disfrutar de amortiguadores duros como piedras o esponjosos como almohadas.

Emilio Olivares, director de CAR, surcando el desierto de Abu Dhabi a bordo del nuevo Audi e-Tron.

A esto debemos añadirle la versatilidad que proporciona la tracción quattro, que está continuamente regulando el comportamiento del e-tron. Esta última generación de la famosa tracción a las cuatro ruedas de Audi tiene, sin embargo, poco en común con la que montaba la leyenda de los rallys. Se trata de un sistema eléctrico que, pese a mandar todo el torque a la ruedas traseras en situaciones de conducción normal, puede, de manera instantánea, cambiar dicha tendencia a una velocidad mayor que los sistemas mecánicos. Esta impresionante capacidad permite al e-tron sobreponerse a todo tipo de terreno, ya sea tierra, nieve, barro, arena o gravilla.

El nuevo Audi e-tron monta un motor eléctrico en cada eje, los cuales envían la potencia a las ruedas mediante una única marcha. En el modo de conducción Drive, desarrollan una potencia máxima de 265 kW (360 CV), pero si decidimos despreocupados de la autonomía, y seleccionamos el modo Sport, esta aumenta hasta los 300 kW (408 CV).

¿Cuán rápido es el Audi e-tron?

Audi e-Tron

Al hundir el pie en el acelerador desde parado, el e-tron sale disparado hacia adelante, ofreciendo una aceleración sobrecogedora que le permite llegar a los 100 km/h en 5,7 segundos. Esta va en todo momento acompañada de un sugestivo y apreciable ronroneo eléctrico que le proporcionan un carácter más carismático que el de otros de sus competidores. En marcha, la aceleración es menos pronunciada, pero lo suficientemente para hacer que un policía intransigente te alegre el día.

Audi e-Tron

Al mirar a través de la venta nos sorprende la aparente desolación de las zonas urbanas de Abu Dhabi. Las dunas flanquean las autopistas de toda la ciudad, en las cuales la velocidad máxima está limitada a 140 km/h. A estas velocidades en el Audi e-tron se percibe el suave sonido del viento, que, acompañado por el compás típico de las mecánicas eléctricas, nos permite disfrutar de una calma desconocida para los asiduos a las grandes urbes, dónde la sofisticación del e-tron pasaría desapercibida.

Dinamismo con 2.5 toneladas a la espalda

Audi e-Tron

Llegamos a nuestro primer destino, el puerto de montaña de Jebel Hafeet, una serpenteante carretera de montaña de 11.7 kilómetros en cuyo guardabarros aún se aprecian las marcas de algún que otro desafortunado conductor. En estas carreteras estrechas el SUV se percibe mucho más voluminoso, aunque siendo sinceros, con una longitud similar a las del A6 Avant, con mayor altura y un peso de casi 2.500 kilos, el Audi e-tron es un coche grande se mire por donde se mire.

El eléctrico de Audi incorpora dos grandes baterías, refrigeradas por líquido y situadas una sobre la otra, que se alojan en la parte baja del vehículo y proporcionan al e-tron un centro de gravedad muy bajo, permitiendo que escale la montaña con una soltura sorprendente para su tamaño.

Audi e-Tron

En la subida destaca de nuevo la precisa dirección, que permite dirigir el morro sin dificultad alguna al interior de las curvas. Con la velocidad de entrada adecuada, no se experimenta ninguna clase de subvirage, dado que el agarre es realmente extraordinario. El e-tron se muestra fluido y no pierde la compostura, en parte gracias a la ayuda del sistema de tracción a las cuatro ruedas, que frena las ruedas interiores para ayudar al e-SUV a pivotar. “Sería imposible que un SUV con tracción mecánica a las cuatro ruedas fuese así de ágil y cómo”, explica el ingeniero Victor Underberg, haciendo referencia a las bondades de la tracción electrónica quattro.

Recarga al alcance del pie derecho

Audi e-Tron

Coronamos la cima con tan solo 81 kilómetros de autonomía restantes en las baterías de 95 kWh, lo cual nos brinda una situación ideal para probar el sistema de recuperación de energía del e-tron. En la bajada, simplemente levantando el pie del acelerador la batería comienza a recuperar energía. Al pisar el freno, que tiene dos niveles de frenado, la recarga es aún mayor. En el primer nivel se activa el sistema de frenado regenerativo, que transforma ambos motores en generadores que maximizan la carga. En el segundo nivel, activado cundo se ejerce sobre el pedal una fuerza superior a los 0.3 gramos, entran en funcionamiento los frenos hidráulicos.

Audi e-Tron

Gracias a su extraordinaria capacidad de recarga, logramos aumentar en 11 kilómetros la autonomía restante. Todo un logro que, sin embargo, no parece sorprender al personal de Audi, que defienden que con mayor agresividad en la frenada hubiésemos sido capaces de ganar hasta 15 kilómetros. Sin duda, este es uno de los sistemas de recuperación de energía más avanzados del mercado, pues nos permite regenerar el 70% de la energía que consume el e-tron.

Al igual que otros eléctricos del mercado, que presumen de poder conducirse mediante un único pedal -levantando el pie del acelerador el coche desacelera bruscamente- el nuevo SUV eléctrico de Audi también incorpora esta función. Si conectamos el modo de recuperación manual, accionando las levas o mediante el menú de vehículo, el e-tron nos permite seleccionar entre tres niveles de retención, alto, medio y bajo.

Adiós a los retrovisores, hola a las cámaras

Audi e-Tron

El Audi e-tron es el primer coche de producción que sustituir los retrovisores exteriores por cámaras, las cuales se ubican dónde normalmente estarían los espejos. Nos llevó todo el día acostumbrarnos a mirar más debajo de lo habitual, concretamente a la unión entre las puertas y las ventanas, donde se ubican las pantallas de cada una de las cámaras.

Audi e-Tron

Las pantallas tienen una buena resolución y muestran con detalle lo captado por las cámaras, además, gracias a la tecnología táctil que incorporan, podemos ajustar el lugar de enfoque con un solo dedo. Pese a su naturaleza digital, estos “retrovisores” también incluyen un sistema de aviso de ángulos muertos que, al detectar algún objeto, ilumina el perímetro de las pantallas interiores. Con esta novedad, Audi no solo sienta las bases del futuro equipamiento que veremos en el mercado, sino que logra reducir el coeficiente aerodinámico del e-tron en una décima, lo que se traduce en un aumento de la autonomía de entre tres y seis kilómetros. Gracias a esta configuración de retrovisores, el coeficiente aerodinámico pasa de 0,28 cx a 0,27.

¿Cuánto podemos recorrer con una carga?

Audi e-Tron

Algunos coches eléctricos pueden sorprendernos al ver que la autonomía se evapora como por arte de magia. Sin embargo, con el e-tron te puedo asegurar que eso no pasará, ya que durante nuestra prueba vimos que casi los consumos eran equivalente a los kilómetros que recorrimos. De esta manera, a una velocidad legal, en una de nuestras rutas pusimos nuestra mirada en el parcial y en la autonomía restante, el resultado: 193 kilómetros recorridos con otros 219 km disponibles en las baterías, lo que ser traduciría en 412 kilómetros teóricos, más de la autonomía base del modelo (400 km, según el ciclo WLTP).

Audi e-Tron

Las baterías que se alojan en el suelo del SUV puede recargarse de varias maneras. por ejemplo, podemos cargarlo en una toma convencional de 230 voltios o incluso llegar al 100% de carga en solo 30 minutos si utilizamos los cargadores de carga rápida DC de 150 kW.

De momento, pocos hay de este tipo repartidos por el mundo, pero estamos seguros que la nueva red energética Ionity se va a expandir muy rápido, lo que hará que podamos cargar en apenas unos minutos en cualquier parte de Europa. Hasta entonces, si instalamos un Wallbox en nuestro garaje (con una potencia de 11 kW), en unas 8 horas tendremos el 100% de nuevo disponible.

¿Cómo luce el e-Tron por dentro?

Dentro la configuración ha optado por mantener la línea ya establecida por la nueva generación de modelos como el A6, A7 y A8. Los ingenieros de la firma afirman que el e-SUV tiene una plataforma única y solo comparte su dirección y la suspensión neumática de otros modelos como el Q7 o Q5.

El panel de instrumentos es completamente digital, siendo la última versión del Virtual Cockpit la que vemos dentro del e-tron (con unos relojes ligeramente rediseñados para comprobar el nivel de energía eléctrica que entra o sale de los motores). Para crear un ambiente muy espacioso, Audi ha diseñado el e-tron de tal forma que tengamos el mismo espacio para las piernas del que gozamos en el Q7, así como una altura similar a la del Q5.

Audi e-Tron

No solo es espacioso para los pasajeros, sino que también para nuestro equipaje; los 605 litros se antojan más que suficientes para el equipaje de toda la familia, pudiendo ampliarse hasta los 1.775 litros con los asientos traseros abatidos.

La pantalla de la consola central es de 10 pulgadas, con la última generación del sistema de infoentretenimiento de Audi, así como otra localizada en la parte baja para controlar otras funcionalidades como la climatización. Increíblemente futurista, el interior es solo una muestra más de la capacidad de la marca por desarrollar la tecnología más puntera del mercado, así como uno de los más ergonómicos del mercado.

Veredicto

La marca está entrando en la era eléctrica con el e-Tron, con un precio base de 82.400 euros para el mercado español. Como puedes esperarte de un Audi, su ingeniería es sobresaliente; sin embargo, lo que no esperábamos es su comportamiento dinámico, con una agilidad como pocos vehículos eléctricos hay en el mercado.

El e-Tron también es espacioso y confortable, y será una de las mejores apuestas del mercado a la hora de entrar en la era de las cero emisiones. Si alguna vez te has preguntado si realmente la tecnología hace avanzar al ser humano, este es un claro ejemplo de que el futuro no puede ser más brillante si este es el camino a seguir. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

seis + 11 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.