Aston Martin está viviendo un cambio de era, primero renovó su más ilustre y distinguido modelo, el DB11, pero ahora le toca al deportivo más pequeño de la casa. Finalmente estamos ante el volante del primer Aston Martin Vantage nuevo en 13 años. El modelo más pequeño y deportivo de Aston ya está a la venta con un precio que parte en los 154.000 euros (precio en Alemania).

¿Qué tiene de especial este Aston?

Debajo de esa bonita carrocería de acero encontrarás un chasis de aluminio que viene adaptado de los DB11. Obtienes el mismo sistema de suspensión frontal de doble horquilla y la suspensión trasera multibrazo, pero a diferencia del DB11 hay un bastidor trasero sólidamente montado y un diferencial trasero controlado electrónicamente. Se dice que la distribución total de peso del coche se reparte en el 49.5% de este sobre las ruedas delanteras, con un peso total de 1630 kg con líquidos incluidos. Estamos ante un motor V8 twin-turbo de 4.0 litros, el cual le aporta unos extraordinarios 510 CV, en cuanto a la caja de cambios este Aston lleva asociado un cambio automático de 8 velocidades, la cual le permite pasar de 0 a 100 en unos increíbles 3,6 segundos, y con una punta de 313 km/h. Todo esto sitúa al Vantage más cerca del Porsche 911 Turbo que del Carrera GTS, el precio de partida del Vantage es de unos 9.000 euros menos que el 911 Turbo, el modelo anterior estaba más cerca del territorio del Carrera S.

Aston Martin Vantage

Entonces, ¿podríamos decir que lleva el mismo motor que el DB11 V8?

Básicamente sí, pero se siente y suena muy diferente en el Aston Martin Vantage. Diferentes ajustes de escape y una relación de transmisión final bajada de 2.7: 1 a 2.9: 1 es la clave para esto, junto con una reducción de peso de 129 kg frente al DB11 V8. Este es un motor verdaderamente impresionante, el cual se siente instantáneamente sensible al acelerador, no muestra ningún turbo lag notable y, bueno, se siente ridículamente fuerte sin importar dónde se encuentre en el rango de revoluciones: bajo, medio, alto, el Vantage siempre tiene potencia de sobra. En carreteras sinuosas, simplemente puedes dejarlo en la cuarta velocidad y aun así te seguirás sintiendo como si estuviera en un coche muy deportivo. Sé más agresivo y usa marchas más bajas y el Vantage se siente tan rápido que te preguntas cómo se sentirá su versión más rápida en la carretera cuando llegue.

Probamos tanto el escape de cuatro tomas de salida opcional en pista como el sistema normal de doble salida en la carretera. Ambos suenan fantásticos, con un rugido complemente perfecto. Para el uso en carretera, el sistema de escape estándar es más que suficiente y ya proporciona a la policía en el próximo pueblo un amplio margen de tiempo para configurar el radar de velocidad.

Aston Martin Vantage

Los cambios de marcha se sienten más agudos en el Aston Martin Vantage en comparación con el DB11, incluso si los tiempos de cambio no se mejoran realmente y el refinamiento durante una conducción más suave sigue siendo muy bueno; hay una sensación más positiva de compromiso cuando se apura. Puede aumentar esta sensación a través de los modos Sport, Sport Plus y Track, hasta el punto de que el Track es quizás un poco agresivo. Las cajas de doble embrague de algunos rivales son aún más nítidas, pero esta caja se adapta bien al Vantage y nunca se quedó atrás en nuestras demandas.

¿Cómo se siente el nuevo Aston Martin Vantage?

Inmediatamente, la suspensión del Vantage se siente mucho más atada que la DB11 con mayor enfoque GT, incluso en la configuración Sport que se encuentra en la parte inferior de la escalera de tres niveles: aquí no hay modo GT. Todavía suaviza las peores imperfecciones de las vías secundarias, pero puede sentirse abrupto sobre las ondulaciones de las autopistas. La dirección se siente notablemente más rápida que la DB11, a pesar de que la relación no ha cambiado, gracias a una distancia entre ejes 99 mm más corta para eso. Es extremadamente sensible al primer indicio de giro, y proporciona al conductor un peso adecuado contra el que trabajar.

Aston Martin Vantage

Avanzas por un camino sinuoso y observas cómo progresivamente se controla el balanceo limitado de la carrocería, cómo el Vantage parece pivotar alrededor de sus rodillas y con qué tranquilidad se asienta y agarra a través de las curvas rápidas; el agarre lateral que puede sostener es bastante impresionante. Sin embargo, es 160 kg más pesado que un Carrera GTS, por lo que el 911 se siente la máquina más pura y ágil, y la dirección hidráulica del viejo Vantage V12 S era significativamente más transmisora que la nueva configuración asistida eléctricamente.

¿Cómo se desenvuelve en la pista?

Muy bien. El motor está montado a mitad del frontal, por lo que mientras que un coche con motor central se siente más ágil, el Vantage sigue girando muy fuerte. Las ruedas delanteras se agarran con fuerza y se acercan muy progresivamente hacia el límite del subviraje con una aceleración constante. Pero el Vantage también tiene un tacto encantador si apuntas la dirección rápidamente en el ápice y levantas el acelerador. Los frenos estándar funcionaron perfectamente en la carretera con una buena potencia de frenado y sensación, pero los cerámicos de carbono opcionales son asombrosos en la pista, con capacidad para detenerlo de inmediato y la sensación de que nunca empujarás más allá de la mitad del recorrido del pedal.

Aston Martin Vantage

Un coche con motor delantero que entregue sus 510 CV CV a unos neumáticos Pirelli PZero de 20 pulgadas en el eje trasero siempre tendrá limitaciones de tracción, por lo que debe mantenerlo limpio y ordenado para evitar encender las luces de control de estabilidad. A través de curvas más largas y más rápidas, también notamos una inclinación lateral que se intensificó a medida que las cargas se acumulaban sobre la rueda trasera externa. Pero incluso después de una cantidad generosa de vueltas, todavía tuvimos que ser persuadidos para dejar el asiento del conductor.

Se ve bien también…

Aston Martin Vantage

Aston Martin Vantage

Se ve realmente bien. Algunos dicen que su morro es como un MX-5, pero aun así tiene un extraño equilibrio, una agresividad musculosa y una belleza pintoresca. No cambiaríamos nada. Sin embargo, es más fácil encontrar cosas a mejorar en el interior del Aston Martin Vantage. Hay mucho que nos gusta, incluidos los asientos bajos y de gran apoyo, el diseño de su arquitectura y la sensación lujosa del cuero y Alcántara. Pero los botones son un poco dispersos, y algunos de los controles parecen menos trabajados, especialmente terminados en plata; en negro grafito tiene una sensación más premium.

Veredicto

Aston Martin Vantage

El nuevo Aston Martin Vantage es un coche deportivo muy convincente, y una sólida mejora con respecto a su predecesor. A pesar de las similitudes que tienen en el hardware, su personalidad más agresiva tiene éxito en conseguir diferenciar claramente el Vantage del DB11 más grande y más suave. No es perfecto, particularmente por algunos elementos del interior y el hecho de que también podría ser más comunicativo al volante. Pero realmente el Vantage logra traducir la agresión visual de su diseño codiciable a una experiencia de conducción altamente gratificante. Solo necesitas mirar las imágenes para darte cuenta de el logro que supone esto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × 5 =