En Kia llevan varios años democratizando la electrificación, y prueba de ello es su extensa gama de modelos híbridos, híbridos enchufables y eléctricos. Nuestro protagonista es quizás el más importante en esta ofensiva, ya que es el único crossover del mercado que cuenta con tres tipos de mecánicas electrificadas. En esta ocasión hemos conocido el nuevo Kia Niro 2020, una actualización que incorpora las novedades del e-Niro a las dos versiones restantes, el híbrido (HEV) y el híbrido enchufable (PHEV).

Kia Niro 2020

Los cambios son sencillos pero apreciables cuando vemos a uno junto a otro. El Niro 2020 no cambia en medidas, 4,33 metros de largo, 1,80 de ancho y 1,54 de alto. En diseño, hay un paragolpes renovado, que ahora tiene las luces diurnas led de doble flecha en su parte inferior, una calandra de nuevo diseño y una moldura inferior diferente.

En cuanto a las llantas, las hay de 16 y 18 pulgadas, estas últimas solo para el modelo híbrido, en diseño de doble tono. Para su zaga se han renovado los pilotos LED y el diseño del paragolpes que ahora incluye una nueva moldura plateada. Además se añade un nuevo color, el Horizon Blue, sumando en total 9 colores, de los cuales solo uno no es metalizado.

Si pasamos a su interior, lo primero que apreciamos es la nueva pantalla de 10,2 pulgadas de la consola central. Al incorporar esta, el diseño del salpicadero, de la moldura que lleva y de las salidas de aire ha cambiado. En el acabado básico la pantalla es de 8″. Otra pantalla nueva es la de la instrumentación digital, de 7″ a color y que está escoltada por otras dos más pequeñas a los lados para controlar el estado de la carga, el consumidor ECO y el nivel de combustible. Otra novedad es que el freno de mano pasa de ser el de pie a uno eléctrico en la consola central.

Hora de ponernos al volante. Kia mantiene la mecánica de los Niro HEV y PHEV 2020, es decir, que tenemos el motor 1.6 GDi de 105 CV y 147 Nm sumado a un motor eléctrico y una batería. En el caso del híbrido el motor eléctrico es de 43,5 CV y la batería de 1,56 kWh, en el enchufable es de 60,5 CV y la batería de 8,9 kWh. En ambos casos suman 141 CV y 265 Nm y van ligados al cambio de doble embrague de 6 velocidades. En cuanto a la autonomía eléctrica, el Niro PHEV puede recorrer hasta 49 km según ciclo WLTP, mientras que en el híbrido normal no hay una cifra oficial, pero podrían ser entre 1 y 2 km.

Iniciamos el trayecto con el Niro 2020 híbrido enchufable, y con el modo automático del modo híbrido para que fuera el coche quien decidiera de forma inteligente que energía usar en todo momento. Por delante teníamos 86 km hasta Segovia atravesando un puerto de montaña. El coche empieza a usar el modo eléctrico pero pronto entra el motor térmico cuando salimos a autopista, una entrada en escena que siempre se percibe, pero que no es molesta. Al acelerar a fondo el coche baja marchas muy rápidamente para ganar impulso gracias a ese cambio de doble embrague, un sonido que si que se acusa más. La insonorización es adecuada y avanzamos cómodamente.

Llegamos al puerto de montaña con 22 km de autonomía eléctrica. Es hora de jugar con la frenada regenerativa en el descenso de este. El Kia Niro 2020 incluye unas nuevas levas en el volante con las que modular las tres intensidades de la frenada regenerativa, cuatro si contamos la estándar. Con la leva izquierda aumentamos la intensidad hasta en tres niveles extra, mientras que con la derecha la reducimos. Conseguimos llegar al final del puerto con 26 km de autonomía eléctrica y comprobando que a pesar del peso de la batería su dinámica es más que buena en un tramo revirado, y más teniendo en cuenta que en nuestro caso la climatología era adversa.

En ciudad podíamos haber hecho uso del modo 100% eléctrico del Niro PHEV, pero lo dejamos en automático y finalmente llegamos al parking con 18 km de autonomía eléctrica.

De vuelta ya solo por autopista era el turno del Niro 2020 híbrido. Aunque llevamos menos peso que en el Niro PHEV, en las cuestas más pronunciadas había que llevar el pie hasta el fondo para mantener la velocidad deseada, pero una vez llegábamos a llano, con un leve toque de acelerador manteníamos la velocidad de crucero.

En ambos modelos tenemos modo ECO y modo Sport, al cual accedemos poniendo la palanca selectora en la posición S de cambio manual. En este segundo modo el Niro responde con mayor celeridad al acelerador y prepara la caja de cambios para cambiar más rápidamente y nos inserta una marcha ideal para acelerar con fuerza.

Los precios que Kia pone para el Niro 2020 parten en 27.500 euros para el híbrido, y 35.800 para el híbrido enchufable en los acabados Connect. Si pasaos al Drive son 29.500 y 37.500, y en el Emotion y más equipado son 32.000 euros y 39.300 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.