- Publicidad -

Desde su presentación en otoño de 1993, el Porsche 993 estaba llamado a ser parte importante de la historia de la marca alemana. Fue el último air cooled, con unas formas casi perfectas y, aunque su producción global fue elevada, fueron pocas las unidades que se fabricaron de algunos de sus modelos, como fue el caso del los Turbo S y los GT2, circunstancia que le sumaba otro valor añadido: la exclusividad. Si hay algún modelo que reúne todas estas características –exceptuando el 993 Carrera Speedster, construido especialmente para “Butzi” Porsche–, podríamos decir que por unidades fabricadas, por diseño y por componentes, uno de los más exclusivos sería el 993 Turbo Cabrio. Un modelo del que muy pocos porschistas tienen conocimiento de su existencia.


El 993 Turbo Cabrio fue una serie construida por el departamento Exclusive de Porsche en 1995 a petición del propietario del concesionario de la marca en Múnich, Fritz Haberl. Su precio fue de 264.000 marcos –134.985 euros– y solo se fabricaron 14 unidades. Porsche había exigido un mínimo de 10 unidades para construirlos, pero Haberl consiguió 12 clientes y finalmente se fabricaron 14 unidades. La mitad de ellas fueron entregadas en Alemania y, el resto, a compradores de fuera del país. Inicialmente todos iban a ser de color negro, pero 10 de ellos fueron cambiadas de color antes de salir de fábrica.

TRES DIFERENCIAS

Existen tres características que diferencian este modelo de los demás 993 Turbo. La primera es su motor: equipa el M64/50 del 964 con un solo turbo que desarrolla 360 CV, lo que permite que su potencia cuando entra en acción no sea gradual, sino explosiva, consiguiendo con ello una gran espectacularidad en la conducción. La segunda particularidad es el alerón trasero, construido exclusivamente para este modelo. Debemos tener en cuenta que es una carrocería de 993 con motor de 964 turbo, de modo que ni el alerón del 964 ni el del futuro 993 Turbo podían acoplarse para la refrigeración del intercooler. Uno por tipo de motor, y el otro por modelo de carrocería. La tercera característica hace referencia a la caja de cambios, que es de 5 velocidades en vez de la de 6 que distingue al 993 Turbo. Por lo demás, su estética, funcionamiento y equipamiento corresponden a un 993: tapicería de cuero, asientos eléctricos, ordenador de a bordo de la época, radio con cargador de CD en su parte delantera, frenos con pinzas de cuatro pistones con una buena capacidad de frenada y dirección asistida, entre otros.


Una de estas unidades, la número 3, está en España, concretamente en Barcelona. Cuando llegó tenía una transformación menor, la estética y la mecánica realizada por el preparador alemán Strosek –pasos de rueda ensanchados, frontal y parte trasera, amortiguación, llantas– y el equipo de postventa del Centro Porsche Barcelona, uno de los pocos Centros Porsche del mundo y único en España con la certificación Classic Partner, dirigido por Marc Montolio, ha llevado a cabo la restauración para volver a dejar el vehículo en las condiciones originales.

Se han cambiado todos los elementos necesarios para conseguirlo: aletas, taloneras, muelles, amortiguación y pintado total del vehículo en su color azul original, según consta en la ficha de datos de Porsche. Con todo ello se ha conseguido tener en una condición totalmente original uno de los Porsche más exclusivos jamás construidos.

Por: Isidre March (Consultor Porsche Classic)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

20 − 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.